Columna Política

sábado, 13 de noviembre de 2010 00:00
sábado, 13 de noviembre de 2010 00:00

El pedido de intervención al PJ, por parte de Unidad y Lealtad, resulta claramente extemporáneo y, por ende, no es el mejor camino para calmar los ánimos. Además, no soluciona en nada la atomización que sufre y que lo ha llevado a sufrir derrota tras derrota, fracaso tras fracaso, frustración tras frustración y escándalo tras escándalo hasta niveles inamigables. Por caso, haber resultado tercero en varios comicios y no tener representación, por ejemplo, en el Congreso de la Nación. Que sepamos, allí habitan únicamente legisladores de la UCR (Oscar Castillo, Blanca Monllau, Mariana Veaute, Pedro Molas y Raúl Paroli) y del Frente para la Victoria (Lucía Corpacci, Dalmacio Mera y María Julia Acosta). Y otra cosa que está mal es quién hace la presentación, nada menos que el perdedor, o “supuesto perdedor” como dicen ellos, de la desgraciada interna del 7 de noviembre. Más legitimidad tendría que la pida otro y no quien perdió que, por si no lo sabe, fue parte del proceso.
******
Tampoco fue saludable que el saadismo, después de que se modificara el resultado de la Capital, levantara a sus fiscales y miembros en la Junta Electoral. Al fin y al cabo, en el principal distrito, y en el único que hubo controles reales, se impuso claramente en la fórmula de gobernador. Con el retiro, le dejó la “mesa servida” a quienes disponían para obtener el triunfo “de la terna arbitral y hasta del cuarto árbitro”. Y sobre el conteo de los votos, es bueno aclarar que han pasado casi 140 horas y todavía no se conocen los resultados. ¿Quién explica esto? Lo de decir que las internas “tienen sus códigos y la ganan los vivos” es ofender a la democracia.
*******
Tan extemporáneo resulta el pedido de intervención que, desde la conducción nacional, no existiría ánimo de complicarse la vida con Catamarca. Aparte, la decisión de participar solitariamente de las elecciones por parte del Frente para la Victoria ya está tomada, lo que determina que el PJ deberá concurrir por cuenta propia. No habrá alianzas ni acuerdos de ninguna índole con los vencedores de la reciente interna.

Comentarios

Otras Noticias