Marcha en reclamo de justicia por el militante Mariano Ferreyra

A un mes de su crimen, militantes del PO se concentraron en Plaza de Mayo.
viernes, 19 de noviembre de 2010 00:00
viernes, 19 de noviembre de 2010 00:00

Tras protagonizar algunos incidentes, militantes del Partido Obrero (PO) y de organizaciones de izquierda marcharon ayer por la tarde a Plaza de Mayo para pedir justicia por el crimen del joven estudiante Mariano Ferreyra murió baleado hace un mes en las vías de la estación de Avellaneda donde realizaba una protesta. Los militantes se congregaron anoche e hicieron una vigilia en en lugar donde un mes atrás fue asesinado Ferreyra.
El dirigente del PO Jorge Altamira, partido al que pertenecía Ferreyra (de 23 años), señaló que tras la marcha a Plaza de Mayo pasarán la noche en el lugar donde fue baleado el joven militante hasta las 14, “el momento infausto” de la muerte del militante del PO.
La marcha comenzó ayer minutos después de las 17 desde la estación Constitución, donde militantes del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) y trabajadores tercerizados del ferrocarril Roca protagonizaron incidentes en el inicio de la movilización.
Los cruces se produjeron cuando activistas del PTS impidieron que los tercerizados encabecen la caravana que luego se movilizó a Plaza de Mayo para reclamar el esclarecimiento del asesinato del militante del Partido Obrero (PO). “Un carnero no puede ser la cabecera”, fustigó Omar Merino del PTS, para luego denunciar que los tercerizados se negaron a cortar las vías del tren como parte de las protestas.
Por su parte, en medio de los reclamos por el esclarecimiento del crimen de Ferreyra, la abogada querellante Claudia Ferrero volvió a apuntar contra las fuerzas de seguridad presentes el día en que el joven fue baleado por una patota constituida por barras bravas presuntamente vinculadas a dirigentes de la Unión Ferroviaria. “La policía liberó la zona”, sostuvo Ferrero durante la marcha.
Néstor Pitrola, dirigente del PO, volvió a acusar de planificar el hecho al secretario general de la Unión Ferroviaria, José Pedraza, y al sindicalista Juan Carlos “Gallego” Fernández. Pitrola también señaló la supuesta responsabilidad de “los funcionarios de la Secretaría de Transporte, la UGOFE (Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia, a cargo del servicio de la línea Roca) y las autoridades y policías que liberaron la zona a la patota sindical criminal”.

El crimen

Ferreyra fue asesinado el 20 de octubre, cuando participaba de una protesta de trabajadores ferroviarios tercerizados sobre las vías de la línea Roca, en el barrio de Barracas. Además, otras tres personas sufrieron heridas de bala, entre ellas Elsa Rodríguez, quien desde ese día permanece internada en estado de coma en el hospital Argerich.
 

Comentarios