Km. 20/10

sábado, 20 de noviembre de 2010 00:00
sábado, 20 de noviembre de 2010 00:00

El escándalo político y mediático que generó la clausura de la hostería “Polo Giménez” de El Portezuelo está llegando a su fin. Ya sin la presencia de Catalina Krapp, el concesionario reinició los trámites de habilitación y ayer reabrió sus puertas el flamante complejo construido por el gobierno provincial. El municipio chacarero anunció que la disputada hostería contará con una habilitación comercial y bromatológica provisoria de 30 días y, en este plazo, se deberá presentar el plano certificado por la división Bomberos de la Policía de la Provincia, que fue rechazado porque se indica que el complejo turístico está enclavado en El Alto. Como puede apreciarse, todavía existen diferencias, pero hay ánimos de superarlas y que, finalmente, el complejo sirva para la gente.
******
De alguna manera, este avance en las negociaciones y los trámites administrativos de rigor, avala la postura del municipio de Valle Viejo de reclamar como suyo el ámbito físico de la construcción turística que se planteó, desde el gobierno, como perteneciente a El Alto. Inspección General de la Municipalidad aclaró que los responsables de la concesión presentaron la documentación pertinente y que, tras una inspección ocular, pudieron constatar que todos aquellos ítems que fueron indicados al momento de la clausura han sido corregidos.
******
Como se recordará, la clausura obedeció a la falta de cumplimiento de las normas de higiene y seguridad en la hostería, que se encuentra bajo la administración privada de la empresa HUATU SRL, cuya socia gerente es Micaela Gregorio, pareja del hijo de la entonces secretaria de Turismo, Catalina Krapp. Momentos de nerviosismo y tensión se vivieron en la tarde del 17 de septiembre cuando el senador Ricardo Boggio (FCS) llegó al lugar, pasadas las 15, y arrancó la faja de clausura manifestando que (la hostería) no estaba situada en Valle Viejo. Los hechos ulteriores, lo repetimos, respaldaron los detalles formales de la clausura.
 

Comentarios