Inauguración del estadio en la capital provincial.

Julio Cobos acompañó al gobernador Brizuela del Moral

martes, 30 de noviembre de 2010 00:00
martes, 30 de noviembre de 2010 00:00

Julio Cobos busca ahuyentar los fantasmas que se ciernen sobre su candidatura presidencial. Mientras buena parte del radicalismo nacional, tanto en sus tropas y como en las de sus rivales, cree que antes del fin del verano el Vicepresidente se bajará de su aspiración, hoy el mendocino estará en Catamarca acompañando al gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral inaugurando un estadio en la capital provincial.

Se pondrá, así, nuevamente el traje de candidato, luego de un mes de "luto" por la muerte del ex presidente Néstor Kirchner. 

Esta semana tendrá, también, una cena en un lujoso hotel porteño con empresarios y sus hombres trabajan en la organización de una reunión, a mediados de diciembre, en la que los equipos técnicos del cobismo mostrarán los planes del Vicepresidente. "Esperamos que mañana -por hoy- Julio pueda decir algo en Catamarca, así se dejan de hablar pavadas", confío uno de sus operadores a este diario. 

Sin embargo, Cobos no está dispuesto a aceptar las presiones de sus aliados y del resto del radicalismo para que lance formalmente su candidatura y tome distancia de su cargo institucional. "Hasta marzo no lo va a hacer", sostuvo un legislador cercano al Vicepresidente. 

Es justamente esta negativa a "formalizar" lo que genera más incertidumbre en el partido. En el alfonsinismo creen que la decisión del senador Ernesto Sanz, titular del partido, de admitir que quiere ser presidente no es más que una maniobra para no dejar huérfanos a los dirigentes que apostaban por Cobos y que ahora creen que éste abandonará la lucha por el Sillón de Rivadavia. 

En este esquema, el sanrafaelino Sanz no sería un rival de Ricardo Alfonsín, sino sólo el puente para que los cobistas apoyen al diputado bonaerense en una elección general, donde todo el aparato radical deberá trabajar unido. 

El nivel de confusión es grande en la UCR nacional. En el cobismo están convencidos de que el kirchnerismo, con el visto bueno de Sanz, terminará dando por caídas las internas abiertas, obligatorias y simultáneas que la ley fijó para el 14 de agosto. 

"El Gobierno está dejando pasar el tiempo para después percatarse de que la fecha es de imposible cumplimiento", sostuvo un cobista desconfiado. "No vamos a ir a una interna si no es abierta", aclaró la misma voz, consciente de que el alfonsinismo maneja la estructura partidaria. 

Para colmo de males, algunos dirigentes que antes tributaban al Vicepresidente ya han levantado el teléfono para hablar con Sanz, quien les abrió los brazos y busca contenerlos. Aunque en el entorno de Cobos confían en revertir este mal momento.
 

Comentarios

Otras Noticias