Km 20/10

viernes, 17 de diciembre de 2010 00:00
viernes, 17 de diciembre de 2010 00:00

No es un secreto a voces. Lo que nos aprestamos a comentar suele escucharse por los pasillos de la administración, pero nadie levanta la voz para hacerse oír. Se trata de las obras energéticas, muchas de las cuales habrían sido adjudicadas a una empresa que, más allá de su capacidad técnica, pertenece al hermano de un alto funcionario de Infraestructura. Todo puede estar bien en cuanto a los papeles y la capacidad empresaria, supongamos, pero la famosa cuestión de “ser juez y parte” jamás se acomodará a la seriedad que debe imperar en los manejos de las cosas públicas. Allí no hay forma de pensar que se intenta favorecer los intereses del erario.
******
Dicen los empleados públicos, además, que el tema de las adjudicaciones se ha convertido en un gran nicho de corrupción. Hace un tiempo, era vox populi que el gobierno encargaba a las empresas algunas obras, sin siquiera realizar un contrato. Aquella vez, funcionarios que se sintieron afectados salieron a desmentir la versión que, con los hechos consumados, nadie puede honestamente desmentir. Las obras realizadas, parcial o totalmente, se inician con simulaciones de procesos legales para licitar y/o adjudicarlas. Las empresas, con tal de trabajar, aceptan condiciones precarias de contratación, asumiendo el riesgo de no cobrar por la fragilidad legal.
******
En el caso de la Maternidad, obra elogiada en esta misma columna, el procedimiento de adquisición de su costosísimo equipamiento fue bastante irregular, explicaron nuestras fuentes. La construcción, al parecer, estaba virtualmente finalizada cuando advirtieron que no tenían presupuesto para dotarla de camas, aparatos y lo necesario para su funcionamiento. Con una destreza sin igual, desde Tucumán se hicieron gestiones y se consiguió que la Nación adjudicara fondos a Catamarca destinados a la compra del equipamiento. Vaya casualidad, ese equipamiento fue provisto por una empresa que pertenece a un alto exponente del poder tucumano. Se puede decir mucho más de los mecanismos de adjudicación. Por ahora, hacemos un parate en esta ruta.

Comentarios