Comentario Político

miércoles, 22 de diciembre de 2010 00:00
miércoles, 22 de diciembre de 2010 00:00

El lanzamiento de la candidatura de Duhalde, concretada en Costa Salguero, tuvo algo que ver con Catamarca. Es que el motorizador del acto fue José Luis Barrionuevo, un adicto de la política que no ceja en sus propósitos de alcanzar grandes conquistas, como la que lograra a fines de los 80 cuando prácticamente fue el conductor de campaña de quien resultó Jefe de Estado: Carlos Menem. Hoy se ha planteado el mismo objetivo, pero con Duhalde, quien en aquel entonces fue el vicepresidente. La prueba irrefutable de que fue el mentor de la movida estuvo dada por presencia de gente de su entorno íntimo, como su esposa Graciela Camaño, el economista Martín Redrado, el ídolo del fútbol Norberto “Beto” Alonso, el bombista “El Tula” o el locutor-periodista Jorge Formento.
******
La apuesta de Barrionuevo tiene que ver con su personalidad. Es fuerte, brava, bravísima y casi audaz. Ha montado una estructura para un hombre, como Duhalde, que viene desde el pasado. Hoy estaría muy lejos de otros presidenciales, pero el tiempo dirá si avanza o no, en cuyo caso podría dar un paso al costado para otros compañeros de ruta (¿Macri? ¿Rodríguez Saa? ¿Das Neves?). De cualquier forma, si la jugada le sale bien a Barrionuevo, volvería a los primeros planos como autor de un verdadero milagro y sus acciones cotizarían a precio del oro. Hasta podría recuperar el terreno que, desde 2003 a la fecha, perdió en Catamarca, en la que mantiene la estructura del PJ.
******
Quines más deben saber que Barrionuevo no está muerto son los candidatos electos del PJ, de Jorge Moreno para abajo. Como ya lo apuntamos, “Luisito” maneja el Consejo Provincial, sus apoderados y tiene cómo hacer funcionar un Congreso. Por lo tanto, muchos movimientos que puedan llevarse a cabo dependen de su voluntad y no es hombre, precisamente, de quedar al margen de negociaciones que lo incumben. Hace tiempo que no viene a Catamarca, incluso la última vez que lo hizo solamente llegó hasta Recreo, pero igual su teléfono rojo funciona.
 

Comentarios