Punto final para el escandaloso proceso

Suspendieron las elecciones de ATECA

lunes, 6 de diciembre de 2010 00:00
lunes, 6 de diciembre de 2010 00:00

Gustavo Palacio, normalizador de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Catamarca (ATECA), decidió finalmente aceptar la renuncia a los miembros de la Junta Electoral, y en consecuencia suspendió las elecciones del gremio docente, previstas originalmente para el 17 de este mes. De este modo se frustra definitivamente un proceso electoral escandaloso, signado por impugnaciones y denuncias de irregularidades, atropellos y amenazas.
Palacio oficializó su decisión ayer al comunicarle a la delegada del Ministerio de Trabajo de la Nación, Inés Blas de Zamora, que “habiendo tomado vista de la presentación efectuada por la Junta Electoral mediante expediente Nº 1-203-78.024 y 1-203-78.053-10 respectivamente y conforme a las facultades previstas en el acto administrativo de designación y en mérito en que se ha aceptado la renuncia indeclinable de fecha 29 de noviembre de 2010 de los integrantes Sara María Balverdi, Graciela Zulma Acuña, Viviana Soledad Bonader y Alberto Rolando Cano, y habiendo renunciado con antelación el profesor Juan Carlos Melo, esta Junta Electoral no reúne el quórum necesario para sesionar, con lo que indefectiblemente lleva a esta normalización a disponer en consecuencia la suspensión del proceso eleccionario”.
Este punto final está a tono con el desarrollo de los acontecimientos desde la convocatoria original, ya que todo lo que vino después fue una sucesión de escándalos. El primer cimbronazo se sintió cuando se anularon las candidaturas de dos dirigentes históricos del sindicato docente, Carlos González y Francisca Dumeni de Rueda, precisamente la cúpula desplazada para la llegada del actual normalizador.
Pero ése fue apenas el punto de partida, porque hubo también fuertes roces por los padrones que debían emplearse y hasta por empleo de fondos, pasando por cuestiones casi infantiles como la ocupación de oficinas o cambios de cerraduras.
Como telón de fondo, el distanciamiento entre el presidente de la Junta Electoral y el Normalizador se agudizó cada vez más, y al cabo malogró todo el proceso de normalización del poderoso sindicato docente.
De cara al futuro, el panorama no es muy alentador. Hasta el año que viene no habrá novedades de peso, y recién en 2011 se convocaría al Congreso para conformar una nueva Junta Electoral y comenzar todo otra vez. La idea de terminar este año con el gremio normalizado se perdió.

Comentarios