A un año de las elecciones primarias

Todos piensan en las alianzas partidarias

El radicalismo y el peronismo disidente pugnarán por concentrar a la mayor cantidad de opositores a Kirchner.
sábado, 14 de agosto de 2010 00:00
sábado, 14 de agosto de 2010 00:00

A un año de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, en las que se dirimirán los candidatos para las elecciones de 2011, las principales fuerzas políticas están en pleno proceso de discusiones internas para conformar alianzas y coaliciones para enfrentar el nuevo sistema electoral que se estrenará el año próximo.
Según la reforma política aprobada por el Congreso en noviembre del año pasado, las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias se realizarán el 14 de agosto de 2011, dos meses antes de los comicios presidenciales programados para el 14 de octubre.
El proyecto impulsado por el gobierno busca que toda la ciudadanía “concurra a votar y se comprometa en la selección de candidatos que participarán en la elección general de octubre”, según dijo el ministro del Interior, Florencio Randazzo, al presentar meses atrás la reglamentación de la ley aprobada por el Congreso.
Si bien aún no se ha lanzado públicamente casi ninguna de las candidaturas, el panorama político en las distintas fuerzas comienza a conformarse de cara a las internas, aunque es dinámico y cambiante.
En el oficialismo, el titular del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, busca que todos los postulantes peronistas a ocupar el sillón de Rivadavia participen de la interna.
Desde el peronismo disidente, sus principales referentes -como Francisco De Narváez, Felipe Solá, Eduardo Duhalde, Carlos Reutemann, Adolfo Rodríguez Saá y Mario Das Neves- firmaron un acuerdo en el que definieron su voluntad de trabajar en conjunto para enfrentar al kirchnerismo en 2011, pero la mayoría de sus integrantes no está dispuesto a participar de la interna peronista.
Los únicos que, hasta el momento, expresaron públicamente su intención de enfrentar al kirchnerismo en la primaria son el gobernador de Chubut -para quien “decidir ir por afuera es vaciar el partido”- y De Narváez, que aceptará la interna “siempre y cuando estén claras las reglas de juego”.
En tanto, aún no está del todo claro qué papel jugará el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, quien no termina de acordar una estrategia electoral con el peronismo federal, cuyos dirigentes ven con agrado ampliar su base electoral con el PRO.
En tanto, desde la oposición, a poco más de un año de haberse erigido como la segunda fuerza nacional después del kirchnerismo, el Acuerdo Cívico y Social tuvo esta semana una fuerte fractura, provocada por la decisión de la titular de la Coalición Cívica-ARI (CC-ARI), Elisa Carrió, de alejarse del espacio opositor.
Ahora, el radicalismo se afianza como la estructura sobre la cual se aglutinarán los otros integrantes del espacio opositor.

Comentarios

Otras Noticias