Por la Promoción Industrial

El gobierno aún no fue invitado a Mendoza

El primer mandatario indicó que todavía no fue invitado a la provincia cuyana.
martes, 17 de agosto de 2010 · 00:00

El gobernador de la provincia, Eduardo Brizuela del Moral, afirmó ayer que aún no recibió la invitación para participar mañana del encuentro previsto en Mendoza, donde se pretende llegar a un acuerdo en torno a la prórroga de la promoción industrial.
“Aún no recibí la invitación de manera formal”, fueron las escuetas palabras que transmitió el primer mandatario provincial al finalizar el acto de recordación por el centésimo sexagésimo aniversario de la muerte del General José de San Martín.
Lo cierto es que para mañana está anunciado el encuentro entre los gobernadores de La Rioja, San Juan, San Luis, Mendoza y Catamarca, oportunidad en que se elaboraría un documento que permita llegar a un acuerdo con las provincias vecinas.
Durante estas últimas semanas, los legisladores de las provincias involucradas han venido trabajando en la búsqueda de un acuerdo para destrabar el conflicto. Una de las soluciones que a prima facie se pretende arribar es que las provincias no avancen ni autoricen el traslado y asentamiento de emprendimientos fabriles que se encuentran radicados en otras provincia, tal como lo explicara días atrás a El Esquiú.com el Ministro de Producción, Juan José Bellón.
Mendoza presentó un recurso de amparo ante la Justicia Federal que frena el decreto 699, que prevé la prórroga para las provincias de San Juan, San Luis, La Rioja y Catamarca. Ahora la Nación apura a la provincia cuyana que, para entrar al programa de Desendeudamiento, debe dar marcha atrás al reclamo legal, pedido que el gobernador Celso Jaque no está dispuesto a aceptar.
Precisamente Jaque reconoció en medios mendocinos que prefiere resignar la inclusión de Mendoza en el convenio por el desendeudamiento, pero no sacar la demanda ante la Corte nacional que frenó la vigencia del decreto.
A la par destacan que la afirmación deja claro que el gobernador midió los riesgos y asumió que perder la batalla por la promoción industrial podría desencadenar una andanada de críticas desde el sector empresarial y desde la oposición, mientras que el costo político de no conseguir el perdón de las deudas con la Nación sería menos visible ante la consideración pública.

Comentarios

Otras Noticias