El Secretario

sábado, 21 de agosto de 2010 00:00
sábado, 21 de agosto de 2010 00:00

Por declaraciones, por anuncios, por pintadas callejeras, por los afiches, por actos públicos y hasta por operaciones, entre otros hechos, el tiempo político rumbo al 6 de marzo de 2011 se vive a pleno. Ya dimos cuenta de que Martha Grimaux, la titular del radicalismo, ha llamado al trabajo proselitista y, salvo algunos chisporroteos con el comité andalgalense, todo parece marchar sobre ruedas. Seguramente la experiencia de la actual senadora de la Capital, más la acción que siempre lleva adelante Juanita Fernández de Collantes, serán vitales para el armado de la propuesta, detrás de la cual está naturalmente Eduardo Brizuela del Moral, posible candidato a la re-reelección como primer mandatario. En el horizonte del frente gobernante no aparecen nubarrones, ni siquiera nubes pequeñas. Apenas lo de Andalgalá y alguna discusión con Valle Viejo, donde reina un opositor interno durísimo: Gustavo “El Gallo” Jalile.


Pero tal vez sea en el peronismo donde, por estas horas, hay más movimientos y jugadas cruzadas. A la venida de Luis Barrionuevo, que hizo un vuelo rasante por tierras lapaceñas y dejó más dudas que certezas (cómo se entiende que pida la unidad y castigue sin piedad al kirchnerismo), se suman otros hechos. Ramón Saadi, por ejemplo, presidía anoche un acto público en Estudiantes de La Tablada, tratando de repetir las buenas convocatorias de Chumbicha y Recreo; en tanto Figueroa Castellanos, el actual conductor del PAMI, lanza hoy, desde el barrio Los Ejidos su candidatura a intendente capitalino (¿o gobernador? ¡qué más da!). También un sector “barrionuevista”, bajo el nombre de “Respeto Peronista”, anoche se ponía en marcha en el Complejo Nino (Polcos). Como puede apreciarse, actividad política no falta, aunque nadie tiene seguridad sobre la elección interna, avalada por el Congreso partidario, que está programada para el 3l de octubre.


Donde hay quietud es en las formaciones políticas denominadas chicas, aunque también esta situación se entiende. Allí no se juegan demasiadas internas y existe la especulación de que pueden surgir alianzas, entre otras alternativas, a partir de cómo jueguen tanto el oficialismo como la atomizada oposición peronista. Para ello hay tiempo de sobra, pero, de lo que estamos seguros, es que las principales figuras ya ojean o exploran cómo viene la mano.
 

Comentarios