“Es muy importante consolidar el proyecto de la Catamarca minera”

El funcionario dijo que vislumbra un “futuro espléndido” para la actividad, pero consideró necesario que se debata “qué perfil de provincia” se quiere.
lunes, 13 de septiembre de 2010 00:00
lunes, 13 de septiembre de 2010 00:00

El presidente de YMAD y titular de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Manuel César Benítez, consideró que la minería ofrece inmejorables posibilidades para el desarrollo catamarqueño, y atribuyó a la desinformación existente la resistencia que la actividad encuentra todavía en algunos sectores, como los ambientalistas.
Aún así, aseguró que vislumbra “un futuro espléndido” para la actividad en Catamarca, y observó la necesidad de “debatir qué perfil de provincia se quiere” para superar esta instancia y “consolidar el proyecto de la Catamarca minera”.
En un extenso diálogo con El Esquiu.com, Benítez no dudó al afirmar que esta provincia se encuentra “en la vangurdia de las provincias con mayor potencial minero”, no sólo por la magnitud de las explotaciones actuales, sino por condiciones geográficas y por antecedentes históricos.
“Ya por el año 1800 en Catamarca se exportaba cobre, con un sistema de transporte precario de 20.000 mulas”, recordó Benítez, quien comparó aquellas experiencias pioneras con este presente en que la provincia ostenta en su territorio la primera y única planta de tratamiento de oro.
“La minería es esencial a la vida y lo ha sido desde el comienzo de la humanidad. La historia del hombre está emparentada con la historia de la roca y sin minería no podría haber metales a nuestra disposición: no habría progreso”, subrayó.
Reconoció pese a todo que Argentina en general y Catamarca en particular “llegaron tarde” a la gran minería, y por ello se debió aprender a medida que se presentaban los nuevos desafíos. “Ahora se debe consolidar la información actuando con responsabilidad, en particular para no confundir a la gente que desconoce la materia”, señaló.
El optimismo de Benítez en cuanto al futuro de la minería argentina en general y catamarqueña en particular, se fundamenta en una riqueza que excede las ya conocidas reservas de oro, plata y cobre.
“Todavía el oro sigue moviendo el destino de los mercados, pero hay otro metal que crece cada vez más en importancia, cotiza cada vez más alto y tiene una amplísima aplicación en la industria. Se trata del litio, que sirve para generar nuevas fuentes de energía que no dañan el medio ambiente y que podrían sustituir al petróleo. En Sudamérica se encuentran el 80 por ciento de las reservas de litio de todo el mundo, y las provincias argentinas con mayor cantidad de este metal son Jujuy, Salta y Catamarca”.
Si bien ya hay ojos puestos sobre este mineral en tanto fuente de energía alternativa, sigue siendo su uso en baterías la aplicación más extendida. Y eso es además lo que lo vuelve más cotizable, dado que “el valor como materia prima va directamente ligado al valor agregado de la industria automotriz y del mercado de notebooks y celulares, que utilizan también baterías hechas con este material”.
Consultado finalmente sobre la necesidad de modificar las leyes que definen la distribución de los recursos provenientes de la minería, Benítez no se opuso a la posibilidad, pero insistió en que debe haber una discusión previa “para que se defina todo lo que se puede mejorar, pero pensando todos juntos hacia adelante, para que esta fuente de recursos y de trabajo para miles de personas que es la minería se proyecte de la mejor manera posible y con todos los sectores de la comunidad unidos”.

Crecimiento

“El desarrollo de la minería en Argentina ha experimentado un notable crecimiento en la última década. La creciente demanda de minerales por parte de las economías emergentes y un marco normativo propicio para inversiones de alto riesgo son dos de los factores fundamentales que explican este fenómeno. La minería participaba en un 0,3 por ciento del Producto Bruto Interno, y hoy lo hace en un 4 por ciento. Los números del PBI en relación a las explotaciones de los distintos minerales muestran la evolución clara del mercado, y cómo ha crecido su impacto en las economías locales. La Industria Minera representa el sector más dinámico de varias economías provinciales, donde su participación en el PBI geográfico ha crecido notoriamente. Y en Catamarca es el sector más importante en términos absolutos”.

El milagro de Chile

“El milagro ocurrido en Copiapó es un ejemplo para mantener las actitudes perseverantes frente a los avatares de la vida. Que se haya logrado encontrar a un grupo de personas atrapadas a 700 metros de profundidad es un hecho inédito en el mundo. Y es importante destacar que se logró porque los equipos de perforación, idénticos a los que se utilizan en la Argentina, permiten alcanzar esa profundidad y tener un grado de precisión milimétrica, en este caso para ubicar a los mineros atrapados. Hay factores inmediatos a destacar: la correcta información desde el punto de vista de planimetría disponible en las minas, que permitió conocer dónde estaban los mineros atrapados; las previsiones que hicieron los dueños de la mina como los trabajadores en el lugar, a los efectos de que ante un posible accidente tuvieran todos los elementos necesarios para acudir a un rescate ordenado, y sobre todo la fortaleza del minero para atravesar situaciones de esta naturaleza. En resumen: un ejemplo de trabajo responsable y entereza humana. Se observó también el acompañamiento de las comunidades que no son mineras y que generaron un reconocimiento al esfuerzo de los trabajadores”.

La Ley de Glaciares

“La Ley de Glaciares, que el Congreso trata en estos días, es de vital trascendencia para la sociedad en su conjunto. En especial, es muy importante contar con una norma que asegure la protección de estos cuerpos contemplando el plexo normativo provincial y nacional que ya existe sobre la protección del agua. En este sentido, esta Ley no debe solamente ser la mejor y la que efectivamente asegure la protección de los glaciares, sino que no debe de manera alguna conspirar contra el desarrollo efectivo de provincias cordilleranas. No se puede caer en falsas antinomias entre actividades productivas y cuidado del medio ambiente. El proyecto de ley en discusión no sólo prohíbe la minería, sino también otras actividades igualmente fundamentales para el desarrollo de muchas regiones argentinas, tales como la construcción de caminos, el aprovechamiento de la energía hidroeléctrica y toda otra actividad industrial o de infraestructura que se plantee en la zona denominada ‘periglaciar’, de peligrosa amplitud conceptual y definición imprecisa. En síntesis, lo que la Argentina necesita es una Ley de protección de Glaciares y no una norma anti productiva o anti minera”.

Comentarios

Otras Noticias