Cristina arranca el año arriba en las encuestas

Proyectando los indecisos gana en primera vuelta. Atrás muchos puntos abajo, Alfonsín y Macri.
sábado, 1 de enero de 2011 00:00
sábado, 1 de enero de 2011 00:00

Cristina Kirchner arranca 2011, año electoral, al tope de las encuestas, lejos. La oposición, el que mejores perspectivas de progreso muestra es el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, aunque cuenta con el limitante de la falta de una fuerza con estructura nacional, que casi lo obligaría a buscar una alianza con el Peronismo Federal, además de convocar a uno de los Midachi como candidato a gobernador de Santa Fe.

El diputado Ricardo Alfonsín, que de sortear la interna radical cuanta con una estructura nacional como la de la UCR, muestra mejor imagen como dirigente que votos como aspirante a la presidencia. Los encuestadores dicen que hay una porción del electorado –de centroderecha o moderado–, opositor al Gobierno, que aún busca y todavía no encuentra dónde depositar su voto.

En un extenso informe que hoy publica Página/12, los encuestadores distinguen entre imagen e intención de voto como dos indicadores diferentes, que a veces coinciden y en otras muestran particularidades propias. La Presidenta mustra en ambos los mejores números.

Los encuestadores muestran a Cristina Kirchner invariablemente en el primer puesto de los sondeos con porcentajes que van del 32 al 44 por ciento. Proyectados los indecisos, queda al borde o directamente ganando en la primera vuelta. Muy lejos aparece el segundo ubicado, que según los sondeos puede ser Macri –en leve ascenso con porcentajes que van del 10 al 17 por ciento– o Alfonsín –con adhesiones del 6 al 10 por ciento, pero en declive–. Enrique Zuleta Puceiro, de OPSM, cree que las diferencias que hoy muestra la Presidenta no son reales porque enfrenta una oferta opositora fragmentada que cuando llegue el momento de la verdad se unirá en unas pocas opciones.

Una mirada diferente aporta Sergio Berensztein, de la consultora Poliarquía, quien prefiere no hablar de intención de voto tan lejos de las elecciones y cuando –según sus números– todavía un 40 por ciento de los argentinos que está indeciso o ni siquiera se puso a pensar en quién va a elegir. “Dicho esto, estamos viendo una corrección en los números que se habían dado luego de la muerte de Kirchner”, explica. De acuerdo con su visión, se había generado una reacción solidaria con la viudez de la Presidenta que provoca una situación ficticia porque el Gobierno nunca había tenido esos niveles de aceptación. “Volvemos de a poquito a la normalidad, con el Gobierno con un piso de apoyo fuerte pero acotado y una mayoría que está buscando”, agrega.

Fuente: Diario registrado.

Comentarios

Otras Noticias