APUNTES

KM 20/11

martes, 25 de enero de 2011 00:00
martes, 25 de enero de 2011 00:00

Voces multipartidarias anuncian sus anhelos de que la Constitución sea reformada. Apuntan directamente al artículo 49, que habilita la reelección indefinida para cualquier ciudadano y que, por segunda vez, va a utilizar el gobernador para seguir en el cargo. De esta manera se han pronunciado dirigentes de gran peso político como el auditor Horacio Pernasetti y la diputada provincial, Marita Colombo, quienes fueron artífices de la fundación del Frente Cívico y reniegan de la cláusula que, en algún momento, buscó eternizar a los Saadi en el poder. Está muy bien que ambos se recuerden de principios republicanos fundamentales, aunque en realidad queda la sensación de que lo hacen en la coyuntura de los hechos actuales. Bueno sería que mantengan el discurso y puedan empujar la reforma a la que, por ahora, dicen aspirar.
******
También el Frente para la Victoria ha proclamado, a través de algunos dirigentes, que resulta imprescindible para la salud institucional eliminar el artículo 49. Es más: han dicho que después de los comicios del 13 de marzo, se abocarán a la tarea de propiciar una reforma que, por un mínimo de lógica y coherencia, debería salir en forma unánime. Si ahora los peronistas no quieren el oprobio reeleccionista y antes fueron los radicales los que anatematizaron la cuestión, no debería haber problemas para lograr la coincidencia. Y si los hay, que los ciudadanos demanden a quienes pongan palos en la rueda.
******
Después de la hecatombe misionera de 2007, cuando el pueblo le frenó los intentos reeleccionistas al ex gobernador Rovira, en la mayoría de las provincias se anunciaron los cambios y hasta se cayeron candidaturas que estaban en marcha, como ser la de Felipe Solá en Buenos Aires. Las únicas constituciones que mantuvieron la reelección sine die fueron Santa Cruz y Catamarca y, en ambas, décadas atrás no estaba permitido más que un período de gobierno. Por ejemplo, Saadi asumió en 1983 y no pudo, porque la Constitución lo prohibía, ser candidato en 1987. De allí surgió la reforma y la cosa se fue al otro extremo: de la nada al todo.

Comentarios

Otras Noticias