Positivo balance del encuentro entre las mandatarias

Dilma y Cristina reafirman el vínculo Argentina-Brasil

lunes, 31 de enero de 2011 00:00
lunes, 31 de enero de 2011 00:00

Las presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff mantuvieron su primer encuentro como pares en la Casa Rosada, donde pusieron proa a una nueva etapa en la relación argentino-brasileña, con la firma de 15 acuerdos y bajo influjo femenino. Las jefas de Estado resolvieron profundizar la cooperación bilateral en todas las áreas, y coincidieron -como una declaración de principios- en la necesidad de que el crecimiento de ambas naciones se refleje en “el bienestar de los pueblos”.
En su primer viaje al exterior desde que asumió la presidencia el 1 de enero, Rousseff fue recibida por Cristina Kirchner, con quien mantuvo una extensa reunión privada de más de una hora y media, y luego firmaron 14 convenios de cooperación y una declaración jurada.
En sus declaraciones públicas ante la prensa, ambas jefas de Estado manifestaron coincidencias sobre el futuro de la relación bilateral y su rol en el escenario mundial de los próximos años.

Destinos

“El destino de la región está indisolublemente unido al Brasil y también el destino del Brasil indisolublemente vinculado al de la Argentina y de toda la América del Sur”, enfatizó Cristina Kirchner al hablar frente a la prensa en la Rosada. Además sostuvo que “si Brasil y Argentina estaban unidos, a partir de ahora lo estarán aún más” luego de la firma de los convenios.
Sobre esos acuerdos indicó que reafirman “un compromiso que iniciaron los ex presidentes Néstor Kirchner y Lula da Silva, dos hombres que revirtieron históricamente lo que era una permanente diferencia entre ambos países”.
Ante algunas rispideces que los dos países atravesaron en materia de intercambio bilateral, Cristina advirtió que la Argentina y Brasil “sólo van a ser protagonistas del siglo XXI si somos capaces de asociar nuestros esfuerzos, nuestras industrias, nuestros conocimientos, nuestra producción en un proceso de integración productiva, a nivel industrial, científico y tecnológico”.
En ese sentido, destacó la creación de foros empresarios de ambos países “monitoreados por los funcionarios de cada área para que precisamente muchas veces cosas que no se pueden realizar, por intereses que se traban, puedan concretarse”.
Las dos mandatarias evitaron pronunciamientos directos sobre temas más sensibles como el saldo negativo de la Argentina en el intercambio comercial con su vecino país.
Tampoco hubo comentarios sobre una eventual devaluación de la moneda brasileña, el real, que traería aparejado un impacto negativo para la Argentina en la relación comercial de ambas naciones.
En tanto, Rousseff manifestó su voluntad de que se llegue a una “cooperación completa” entre la Argentina y Brasil, y destacó la potencialidad que los dos países tienen en materia energética, considerando que los acuerdos firmados “fortalecen” a ambas naciones.
Al brindar una declaración conjunta para los periodistas en la Casa Rosada, Rousseff recordó además el rol que asumió Néstor Kirchner cuando desempeñó el cargo de secretario general de la UNASUR, ya que “le ha dado importancia al resto de los países de la región”.
Luego, en el discurso que brindó en la sede de la cancillería, donde se realizó el almuerzo de agasajo que brindó Cristina Kirchner, la mandataria brasileña volvió a hacer mención a la figura del ex presidente de la Nación, lo que generó aplausos de los ministros del gabinete argentino, gobernadores, dirigentes sociales y empresarios que asistieron a la comida. También la ex ministra de Lula Da Silva volvió a ponderar los acuerdos firmados, en especial los ligados a la construcción de viviendas “que son necesarias para nuestras poblaciones” y subrayó el papel que “han tenido y tienen” las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo en la historia argentina.
De visible buen humor, Cristina Kirchner y Rousseff se mostraron cálidas y sonrientes, e incluso compartieron un encuentro a solas de casi dos horas, que excedió ampliamente la duración que suelen tener estos encuentros protocolares.
Mientras ambas presidentas se reunían a solas en el despacho presidencial, el canciller Héctor Timerman hizo lo propio con su colega Patriota en otro salón de la sede gubernamental. A continuación, Cristina y Dilma se trasladaron al Salón de los Científicos, donde mantuvieron una reunión con integrantes de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, encabezadas por Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto. De hecho, Cristina destacó en su discurso en la Cancillería “el gesto” de recibir a esas organizaciones de derechos humanos, quienes interiorizaron a la presidenta brasileña sobre las obras que realizan en la actualidad en materia de construcción de viviendas. Luego, ambas mandatarias se dirigieron al Salón de las Mujeres Argentinas, donde se realizó una reunión ampliada con los ministros de ambos gabinetes que firmaron los acuerdos de cooperación en diversas áreas.
El único acuerdo que firmaron ambas mandatarias fue el destinado a la protección de las mujeres y la igualdad de género, cuestión que luego se coló en los discursos de ambas, quienes destacaron ser las primeras presidentas de sus respectivos países electas por el voto popular.
Tras el almuerzo, Rousseff finalizó su estadía de cinco horas en Buenos Aires y pasadas las 17:30, subió al avión que la llevó de regreso a Brasil.

Comentarios

Otras Noticias