En total hermetismo

La Justicia española decide la situación de los narcos

sábado, 8 de enero de 2011 00:00
sábado, 8 de enero de 2011 00:00

En medio de un férreo silencio, la Justicia española se prepara para resolver si mantiene en prisión a los tres argentinos detenidos en el aeropuerto de Barcelona, cuando intentaban ingresar 944 kilos de cocaína en un lujoso avión ejecutivo.
El avión, un Challenger 604 con matrícula estadounidense, estaba tripulado por Eduardo Julia, quien actuaba como piloto y Gustavo Miret que oficiaba de copiloto. El tercer arrestado era Gustavo Juliá, principal accionista de la empresa Jet Medical, que supuestamente operaba el avión.
Los hermanos Juliá son hijos de ex brigadier general José Juliá, quien lideró la Fuerza Aérea durante la presidencia de Carlos Menem. Gustavo Miret es hijo del brigadier mayor José Miret, quien fue director de Planeamiento durante la dictadura militar.
La resolución judicial podría adoptarse en las próximas horas. Los detenidos se encuentran alojados en una sede policial catalana, a la espera de un eventual traslado a una prisión.
El 2 de enero, cuando se produjeron las detenciones, había un cuarto argentino detenido pero al parecer después de ser interrogado por la Guardia Civil, que investigó si sus dichos eran veraces, fue puesto en libertad sin cargo.
La Guardia Civil subió a bordo apenas aterrizó el avión Challenger 604 de la empresa argentina Jet medical. Después de revisar la carga y comprobar que transportaba paquetes de cocaína en una cantidad que, provisionalmente, se estimo en 944 kilos, los guardias detuvieron a los cuatro argentinos que estaban en el avión.
El aparato partió del aeropuerto de Morón, provincia de Buenos Aires, y se dirigió hacia Cabo Verde, ubicado frente a las costas de Senegal. De allí voló a Barcelona, al parecer siempre detectado por los servicios antidroga y de inteligencia de la Guardia Civil.

Comentarios

Otras Noticias