Un panorama complicado para el oficialismo

Al borde de un ataque de nervios

La relación entre las fuerzas que componen el Frente Cívico siempre fue complicada, pero en las últimas semanas los roces se profundizaron. Pocas esperanzas frente a las elecciones y actos desesperados para conservar votos.
miércoles, 9 de marzo de 2011 00:00
miércoles, 9 de marzo de 2011 00:00

A sólo tres días de la elección provincial, en el Frente Cívico y Social se respira un clima de profunda tensión y nerviosismo. Según pudo confirmar este medio, cada vez son más los altos cuadros políticos que dan por perdida la contienda del próximo domingo, lo que significaría el ocaso de dos décadas de hegemonía del FCyS y de su principal dirigente y candidato, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral.
La situación de incertidumbre al interior de la fuerza reavivó incluso la interna entre renovadores y celestes, que históricamente quedaba atenuada durante las campañas. Ahora, esos roces comienzan a manifestarse con mayor claridad hacia el exterior, a medida que se acelera la cuenta regresiva del proceso electoral.
Si al comienzo de la campaña podía pensarse en alguna solución a la disconformidad por el reparto de cargos a disputar y en alguna estrategia para acomodar la imagen de cada uno de los candidatos durante la contienda, hoy el crecimiento de Lucía Corpacci en las encuestas de intención de voto borró de un plumazo cualquier expectativa que los distintos actores del FCyS pudieran poner por encima de sus propias diferencias.
Con el avispero convulsionado, Brizuela del Moral salió a dar pasos en falso en un intento desesperado por capitalizar el caudal de votos que lo posicionaría, quizás, en un virtual empate técnico ante la candidata del Frente para la Victoria.

Encuestas

La última encuesta de la consultora Ibarómetro, realizada el 2 de marzo y publicada en La Unión el sábado pasado, mostró una intención de voto del 29,9 por ciento para Brizuela del Moral y del 27,1 para Corpacci. Es decir, una diferencia de apenas 2,8 por ciento.
Ayer el mismo diario presentó un nuevo sondeo que, aparentemente, amplió la diferencia entre uno y otro candidato en más de ocho puntos: 46,4 por ciento para Brizuela y 38 para Corpacci. Según el matutino, la encuesta de la consulta cordobesa Delfos desarrolló el estudio entre el 25 y el 28 de febrero, apenas unos días antes de la de Ibarómetro.
Y decimos “aparentemente” porque este columnista pudo confirmar que el último miembro del equipo de encuestadores cordobeses se fue de Catamarca el 22 de febrero, lo que indica una distancia de diez días entre ambos sondeos. Es fácil concluir, entonces, que el estudio de Delfos es en realidad una medición que no registra el crecimiento de Corpacci. ¿Error u operación política para contrarrestar el “empate técnico”?

El bloqueo sanitario

Cualquier duda sobre la desesperación del FCyS frente al actual escenario de campaña puede despejarse si se analiza la actitud de las autoridades provinciales al impedir el ingreso de tres camiones sanitarios de Nación con ayuda para los damnificados por las inundaciones en Belén y Londres.
Interpretando que se trataba de una jugada electoral para beneficiar a Corpacci, Brizuela del Moral bloqueó el paso al Programa de Abordaje Sanitario Territorial y miles de personas se quedaron sin auxilio.
“No entendemos ni justificamos esta decisión, que lo único que provocó es dejar sin asistencia sanitaria de emergencia a personas que, ya de por sí, tienen dificultades para acceder a los servicios de salud locales”, dijo el viceministro de Salud de la Nación Eduardo Bustos Villar, como se consigna en esta misma edición.
Y tal fue la sorpresa del funcionario que para aclarar los tantos, expresó: “Nuestros equipos móviles trabajan permanentemente en todas las provincias, y jamás se ha presentado una situación de esta naturaleza”.
No hay que profundizar mucho para darse cuenta de que la desesperación en el FCyS llegó al límite.

Fernando M. López

Comentarios

Otras Noticias