Los acreedores que entraron al canje también piden que se suspenda el fallo de Griesa

Presentan hoy la petición ante el tribunal de apelaciones de Nueva York.
lunes, 26 de noviembre de 2012 00:00
lunes, 26 de noviembre de 2012 00:00

Los acreedores que aceptaron las reestructuraciones de deuda de Argentina solicitarán hoy al tribunal de apelaciones de Nueva York que suspenda temporalmente el fallo emitido la semana pasada por el juez federal Thomas Griesa, que obliga al país a pagar también a quienes rechazaron esos canjes.

"Confiamos en que el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito diga que esta decisión es un error y restituya la suspensión del fallo", dijo Sean O'Shea, el abogado del fondo Gramercy, que forma parte del 93 % de los acreedores que aceptaron las reestructuraciones de deuda argentina en 2005 y 2010. El letrado aseguró que presentarán esa petición de forma urgente esta misma mañana y que además planean interponer una apelación al fallo.

El Gobierno argentino también presenta hoy un escrito ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York contra el fallo de Griesa en favor de los fondos buitre. El planteo busca, al menos, limitar el alcance de esa sentencia que obliga a la Argentina a pagarle a los fondos Dart y NML el 100% de lo que reclaman. Y fija como plazo el 15 de diciembre , el mismo día en que Argentina debe pagar a los bonistas que aceptaron el canje unos US$ 3.500 millones por el llamado "cupón PBI", que es un título que vincula su rendimiento al nivel de crecimiento de la economía.

Entre los argumentos que expondrá, advierte que se sentará un mal antecedente para futuros canje de deuda en todo el mundo. Y que se perjudica a los acreedores que aceptaron los canjes de deuda que Argentina ofreció en 2005 y 2010 para ir dejando atrás la cesación de pagos que se declaró en 2001.

El pago a los fondos buitre de US$ 1.300 millones que ordenó el juez Griesa afectaría a los recursos disponibles para pagar los vencimientos de la nueva deuda. Esto, además, iría en contra de uno de los criterios enarbolados por el juez neoyorquino: la igualdad de derechos de los acreedores. El Gobierno dirá que la medida discrimina en contra de los bonistas y en favor de los fondos propiedad de los multimillonarios Keneth Dar y Paul Singer.

Según revelaron ayer a Clarín fuentes vinculadas a esta negociación, en un mismo escrito los abogados de la Argentina presentarán hoy tres apelaciones ante la justicia de Estados Unidos. La primera apelación es a la llamada medida de "no innovar".

Esto es, a la decisión de Griesa acerca de que Argentina debe concretar un depósito de US$ 1.330 millones en una cuenta especial de garantía y lo debe hacer, al margen de los trámites de apelación judicial que puedan estar en curso. Argentina pedirá en el escrito regresar al estatus anterior. Es decir, no desembolsar dinero hasta tanto se resuelva la apelación, que puede llevar varios meses.

Sobre este tema clave y sensible, el mismo Griesa admitió que podría haber esperado el resultado de la apelación. Pero también aclaró que decidió crear esa cuenta especial de garantía y obligar a Argentina a un pago rápido, debido a que la presidenta Cristina Kirchner y otros altos funcionarios del Gobierno habían dicho por distintos medios que no pensaban pagar.

El segundo punto se refiere a la fórmula de pago que exigió el juez. Y el tercer planteo será que no se aplique ninguna disposición sobre el Bank of New York, que es el agente financiero que recibe los pagos que realiza Argentina para los bonistas que ingresaron al canje, pero que no representa al Gobierno ni actúa en su nombre.

El monto de la deuda que no ingresó al canje ronda los US$ 11.000 millones, entre capital e intereses. Casi 70% corresponde a bonos emitidos bajo la jurisdicción de Nueva York, donde hoy se dirime la puja judicial. El resto está distribuido mayormente entre bonistas de Europa y Japón.

La apelación generó innumerables expectativas. Algunos expertos advierten que si el trámite fracasa, Argentina quedaría en "default técnico" y eso tendría impacto negativo sobre el comercio exterior, el costo del endeudamiento y el nivel de inversión. En este marco, ayer se reavivó a través de las redes sociales la versión de que el venezolano Hugo Chávez podría prestar la plata para pagar .

El abogado Eugenio Bruno opinó ayer que "es una trampa legal , ya que si el país no paga cae automáticamente en default, y si paga, se compra juicios a futurode los bonistas que ingresaron al canje pidiendo una reparación", comentó el experto consultado por este diario.

Comentarios

Otras Noticias