Detectaron en el Neuropsiquiátrico un “festival” de facturas apócrifas

Por el caso, está detenida una médica que se desempeñaba como jefa de área y que tenía bajo su supervisión el centro sanitario.
sábado, 01 de diciembre de 2012 00:00
sábado, 01 de diciembre de 2012 00:00

El Tribunal de Cuentas detectó irregularidades en el Hospital Neuropsiquiátrico de La Merced, causa que se encuentra caratulada como “Fraude en perjuicio de la Administración Pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
Cabe recordar que después de mucho tiempo sin novedades, avanzó la investigación en torno a irregularidades descubiertas en el hospital neuropsiquiátrico de La Merced (Paclín). En particular, y tras un allanamiento se descubrió la compra de más de 200 pollos en mal estado, y un sinnúmero de facturas apócrifas. El escándalo saltó en 2010, luego de una denuncia anónima a la que posteriormente se sumó mayor información brindada desde la Oficina Anticorrupción dependiente de la Fiscalía de Estado.
En ese sentido, el órgano de contralor señala que “en la mayoría de los casos que se analizaron, según las planillas de distintas firmas comerciales, los cheques fueron librados a nombre de una persona distinta del beneficiario que figura como propietario en las facturas de los diferentes comercios”. Asimismo, existen un sinnúmero de facturas que son apócrifas, específicamente de “Despensa Jorgito”.
En los comprobantes se verifica claramente que el CUIT no pertenece a Natalia Carolina Costilla, quien figura como propietaria de la despensa, sino a nombre de una mujer de apellido Castro, domiciliada en calle Las Hortensias de la localidad de El Rodeo, departamento Ambato, como contribuyente perteneciente al Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (Responsables Monotributo).
Se advierte también que en distintos Fondos Permanentes aparecen numerosos comprobantes de determinadas firmas comerciales (tal el caso de Kiosco Samuel y polirrubro) que luego no aparecen y otras que tienen un inicio de la relación con el hospital de La Merced.
Por otra parte, aseguran que “algunos de los pagos efectuados superan los importes autorizados para contrataciones directas, transgrediendo lo normado para estos casos, lo dispuesto en el Reglamento Parcial Nº2 de la ley Nº4938/98, artículos 19, 23 y 51”.
Como así también “se rinden comprobantes de la firma comercial ‘Pedro Savio Piva SRL – Ramos Generales’, en donde los revisores expresan que la Factura B Nº 0002-00002207 es diferente del resto de los comprobantes rendidos, ya que se verifica que la impresión de los datos del proveedor, como así también los datos de la imprenta que efectuó la impresión, en su tipografía son muy distintos, siendo que los mismos pertenecen al mismo lote de impresión. Además se señala que el comprobante adjunto posee un troquelado sobre el margen izquierdo, en cambio los demás poseen un troquelado en la parte superior, por lo que no se puede determinar cuál de ellos es el verdadero comprobante del proveedor”.
En esa línea, las autoridades del órgano de contralor afirman que “por estas irregularidades señaladas, sin lugar a dudas y a causa de la presunta adulteración de los comprobantes que se rinden, queda en evidencia lo poco confiable que son las rendiciones de cuentas del Área Programática Nº3 del Hospital de La Merced, presentadas ante el Tribunal de Cuentas”.
 

Comentarios

Otras Noticias