La recaudación real en 2012 no llegó a superar el dos por ciento

Esta realidad complicó las finanzas provinciales, que se agravaron con el proceso inflacionario del país.
martes, 1 de enero de 2013 00:00
martes, 1 de enero de 2013 00:00

2012 fue un año complicado para la provincia en lo económico–financiero. Cerrado el ejercicio económico, se desprende que la recaudación real del año no superó el 2% de lo que se había presupuestado, muy por debajo a casi un 25% de crecimiento interanual 2011-2012.
“Si pretendemos hacer una análisis de este ejercicio 2012, debemos concluir que sin perjuicio de haberlo sobrellevado bien desde lo presupuestario y financiero, fue un año complicado”, afirmó el subsecretario de Hacienda y Finanzas, Armando Zavaleta.
Explicó que desde lo financiero, fue un año de bajo crecimiento real del PBI, menos del 2%. Consecuentemente, las recaudaciones brutas en materia tributaria fueron casi coincidentes con los números contenidos en el presupuesto, cortándose así un largo periodo en el que las recaudaciones proyectadas resultaban subestimadas, lo que permitía la ejecución de políticas no contenidas en el presupuesto.
“Pensemos que la recaudación real en el año 2012 no llegó a superar en un 2% lo presupuestado, habiendo sido en la comparación interanual 2011-2012 de casi un 25% contra el crecimiento interanual 2010-2011, que fue del 45%. Sumado al bajo incremento del presupuesto, el cual gran parte ya estaba afectado al pago de sueldos, dejó un escaso margen para atender el resto de las necesidades”, argumentó el funcionario.
De esta manera, aseguró que la baja recaudación complicó el hecho de haber recibido un Estado con innumerables necesidades a satisfacer y fundamentalmente con grandes expectativas por parte de la gente en la resolución de los problemas. “Esto último hace que aun habiéndose hecho mucho, la gente no lo percibe así, repito, atento a las expectativas creadas. Si bien es entendible el análisis y opinión de la gente, también hay que decir que hay muchos problemas que son estructurales y cuya resolución, independientemente de la buena voluntad, demandan mucho tiempo, no resultando suficiente un año, ni dos”, explicó.
Asimismo, el contador Zavaleta consideró que la inflación, que va de la mano con el incremento en materia de recaudación, es otro factor que hace que en términos reales el presupuesto como herramienta financiera se acreciente de manera por demás leve. “Si a esto lo comparamos con el incremento en los haberes -20% en mayo-, el incremento dado por la gestión saliente y el incremento en los precios de bienes y servicios que requiere el Estado, notaremos que el margen de maniobra que le queda a la gestión de la Dra. Corpacci es escaso”, añadió.

Otros ítems

En cuanto a lo presupuestado, para el subsecretario de Finanzas, el hecho de iniciar con un programa de gobierno elaborado por una gestión saliente, que además de no ejecutarlo, claramente difería en las políticas y objetivos que tenía esta gestión, obligó a desarrollar una gran labor en materia de reestructuraciones y modificaciones, aspecto burocrático que representó demoras y atrasos en la ejecución de las políticas y consecuentemente en los resultados, “que no son otros que la satisfacción del interés de la gente”.
En cuanto a lo puramente administrativo, subrayó que cómo era de esperarse, al contar en muchos servicios administrativos con nuevos actores que, sin perjuicio de la voluntad puesta, tenían una escaza experiencia en materia administrativa, “sabíamos que necesariamente iba a redundar en falencias que afectarían la gestión, lo que se va corrigiendo con el tiempo a través de la preparación”.

Comentarios

Otras Noticias