Mons. Jorge Lozano opinó sobre la designación del padre Molina

Consideró que el sacerdote "tiene cualidades y conoce el problema de la droga".
sábado, 30 de noviembre de 2013 00:00
sábado, 30 de noviembre de 2013 00:00

La Iglesia tomó distancia de la designación del sacerdote Juan Carlos Molina al frente de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), aunque destacó "la necesidad imperiosa de ocupar ese cargo", que estaba vacante desde principio de año cuando se fue Rafael Bielsa.

Semanas atrás, en su última asamblea, el Episcopado pidió "medidas urgentes" contra el narcotráfico y ayer el gobierno nacional designó al cura, para encabezar la lucha contra la droga.

El obispo de Gualeguaychú y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, consideró esta mañana que Molina "tiene cualidades y conoce el problema de la calle".

Aunque monseñor Lozano dijo que no lo conoce, destacó que se haya designado en ese cargo a "alguien que presenta una experiencia en el trato con los adictos. Tiene sensibilidad y las cualidades de estar cerca del problema".

Al mismo tiempo, el representante del Episcopado aclaró que la Iglesia no fue consultada por el Ejecutivo para su designación.

Por su parte, el obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D'Annibale, aclaró en un comunicado que Molina asume la tarea "a título personal" y "no lo hace ni en nombre ni en representación de la Iglesia Católica".

D'Annibale relató que cuando Molina recibió el ofrecimiento, lo consultó y le pidió autorización para asumir el cargo. Incluso acordaron que mientras ejerciera la función se le retirarían las licencias para ejercer el ministerio sacerdotal. No podrá "celebrar los sacramentos ni presidir el culto público de la Iglesia".

Molina, uno de los colaboradores de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y de máxima confianza de la presidente Cristina Kirchner fue designado ayer al frente de la Sedronar.

A principio de noviembre, la Conferencia Episcopal presentó el documento "El drama de la droga y el narcotráfico", en el que advierte "con dolor y preocupación el crecimiento del narcotráfico en nuestro país". En ese texto se lamentaba la falta de un responsable en el Sedronar, la falta de radarización y la desprotección de las fronteras.

Infobae

Comentarios