Clausuraron la Municipalidad de Ancasti por falta de seguridad e higiene

En un operativo realizado por denuncia de los empleados, los inspectores constataron la carencia de elementos de protección.
jueves, 14 de febrero de 2013 00:00
jueves, 14 de febrero de 2013 00:00

En un hecho pocas veces visto, la Dirección de Inspección Laboral de la Provincia clausuró ayer el edificio de la Municipalidad de Ancasti por carecer de elementos de seguridad e higiene para el centenar de trabajadores que desempeñan allí sus tareas. La medida se concretó luego del operativo que se realizara a partir de una serie de denuncias de los empleados que reclamaban por las malas condiciones laborales.
El titular del organismo, Adolfo Castellanos, acompañado por dos inspectores, llegó ayer hasta la villa ancasteña para corroborar in situ las denuncias de trabajadores por las condiciones edilicias y también por las irregularidades en el pago de sus haberes, como contratos que no guardan legalidad o reliquidación de haberes.
Allí, explicó Castellanos, los recibió el secretario de Gobierno, Mario Sosa, ante la ausencia de la titular de la comuna, la radical Blanca Reyna. Junto con el funcionario recorrieron el edificio donde, sostuvo, pudo observar la falta de condiciones tanto de seguridad como de higiene.
“No existían matafuegos en toda la municipalidad y según nos decía el secretario de Gobierno, estaban en un depósito del que no tenía las llaves. Además de no creerle sus dichos, estos elementos no debían estar bajo llave sino ubicados al alcance por cualquier siniestro”, subrayó. A la vez, agregó que no había señalización que marque alguna salida de emergencia.
Sobre la Aseguradora de Riesgo de Trabajo (ART), Sosa le habría manifestado que sí cuentan con el servicio. “Por eso le dimos un plazo de ocho días para que nos aporte el contrato firmado con la aseguradora”, dijo.
Además comentó que observaron que contaban con un solo baño, “con lo que carecían de cualquier tipo de privacidad tanto los hombres como las mujeres”. Otras de las irregularidades es la falta de entrega de ropa y otros elementos a los trabajadores. “Un empleado nos comentó que hace 36 años que presta servicio allí y nunca había recibido ropa ni elementos de protección personal para las distintas tareas que allí realizan”, agregó.
También calificó como “altamente peligroso” un depósito ubicado frente a la plaza principal, donde había tachos con combustible y al costado había numerosas maderas que los empleados utilizaban para prender fuego para realizar su desayuno.
“En concreto, había elementos de sobra para proceder técnicamente a lo que se denomina suspensión o clausura de tareas. Nos encontramos con una situación de desprotección alarmante para el trabajador, nunca visto antes”, subrayó y agregó que el edificio permanecerá cerrado hasta que la municipalidad proceda a poner en condiciones todas las irregularidades denunciadas.
El funcionario también comentó que el secretario de Gobierno le adelantó que no cerrarán el edificio porque se encuentran trabajando en una importante obra hídrica. “Nosotros le aclaramos que ante cualquier accidente que se produzca será responsable la comuna y enviamos el acta de clausura a la Policía de la Provincia, a los fines de que verifiquen el cumplimiento de la disposición y en el caso de que esté abierta procedan a su clausura”.
 

Comentarios

Otras Noticias