Columna política

viernes, 08 de febrero de 2013 00:00
viernes, 08 de febrero de 2013 00:00

La falta de una reforma del Estado, a la larga o a la corta, va a traer aparejados problemas. En más de una oportunidad aludimos a la necesidad de hacerlo para cambiar vicios ancestrales y, aunque sea en algo, optimizar la de-sorganización que ofrece la administración pública, donde ya no queda lugar para el asombro. La carrera de empleado no existe, da lo mismo “un busca que un idóneo”; los niveles de ausentismo son notorios; las licencias pueden durar períodos interminables; en la docencia por un puesto de trabajo pueden cobrar al mismo tiempo cuatro o cinco personas; mientras la nómina de empleados supera los 40.000 y gran parte de ellos -se calcula que un 60%- está al vicio, falta personal preparado para la Policía o la Salud, como comentamos en una de las últimas entregas.

******

Ahora se vienen paritarias de los distintos sectores y van a surgir desfasajes que permanecieron en el tiempo, nadie los corrigió y generan situaciones de conflicto difíciles de superar. Por caso, los empleados del Registro de la Propiedad piden un aumento que los equipare con sus pares de Rentas y Catastro, donde se cobran adicionales por “tareas especiales” que, supuestamente, contribuyen a mejorar la recaudación. Amenazaron con medidas de fuerza en caso de no recibir buenas noticias apenas terminen los feriados del carnaval. Se trataría, obviamente, de una gran curiosidad. Deberían ir preparándolas (a las medidas) porque es muy difícil una equiparación de esta naturaleza.

*******

Al paso que vamos, más allá de los aumentos, serían varias las reparticiones que pedirían esta equiparación con quienes trabajan en los organismos de recaudación o en la Vivienda, por ejemplo. Y si no se la dan, pedirían ir a trabajar a esos “paraísos” administrativos donde existen agentes que ganan hasta dos y tres veces lo que perciben los empleados comunes. ¿Y dónde está la diferencia si la tarea de recaudar no es patrimonio de estudiantes de Harvard o Chicago? ¿O acaso nos equivocamos y sí lo es?

Comentarios

Otras Noticias