“Brizuela es un ingenuo que se cree lo que le contó Castillo”

El secretario de Gabinete, Fidel Sáenz, duro con el exgobernador.
domingo, 21 de abril de 2013 00:00
domingo, 21 de abril de 2013 00:00

El secretario de Gabinete, Fidel Sáenz, consideró que las opiniones de Eduardo Brizuela del Moral con respecto a la marcha del Gobierno provincial no pueden considerarse seriamente porque carecen de sustento y coherencia, de modo que las interpretó como simple pirotecnia verbal en el marco de las disputas internas del desmembrado radicalismo local.
“Sus declaraciones se inscriben en la necesidad que tiene Brizuela en adelantar el proceso electoral, y ello lo lleva a plantear comparaciones de gestión que por un lado no se corresponden con la realidad, y por el otro provienen de la boca de quien menos autoridad tiene para criticar la gestión, después de haber entregado la provincia devastada en todos los órdenes. El pueblo preferiría tenerlo sentado dando explicaciones por su improductivo paso por un cargo que sólo utilizó para gozar y repartir privilegios entre familiares y amigos”, recordó Sáenz.
El funcionario sostuvo sin embargo que no le sorprenden estas reacciones, y afirmó que son propias del accionar de quienes integraron el Frente Cívico y Social, ya que “lo peor que mostraron, sin duda fue y lo sigue siendo su falta de vocación democrática”.
“Todos los gobiernos radicales que nos antecedieron estuvieron marcados por la presencia de una dirigencia que mamó de la dictadura lo que después traspolaron a sus gobiernos, a tal punto que ni siquiera al día de hoy son capaces de abrir el debate interno que le reclaman las diferentes líneas de su propio partido”, apuntó Sáenz.
Ya en respuesta a las acusaciones “de quien vaticinaba que iba a permanecer en el poder sesenta años más y perdió tres elecciones en un año”, observó que sus pobres e interesados pseudoanálisis provienen de quienes “en 20 años de gobierno no dejaron nada en términos de infraestructura que sirviera para trascender el estado de postración de nuestro pueblo”.
“Se puede tomar al azar cualquier área de Gobierno y se comprueba que fue más positivo el último año de gestión que los veinte anteriores”, indicó el jefe de Gabinete, para mencionar a modo de ejemplo el rubro de la producción.
“No podemos dejar de constrastar lo que fueron para Tinogasta los subsidios a los productores que nunca se entregaron o el cambio varietal de vid cuyos vástagos terminaron secándose en las manos de un ‘senador consorte’, con la realidad actual que representa el ambicioso programa que apuntala a los productores de uva de Tinogasta y Fiambalá o los productores de membrillo de Andalgalá y Pomán”, agregó.
“Con apenas 500 días de gestión, no se dejar pasar ni una semana sin entregar o inaugurar alguna obra de las que ya son una realidad o bien se encuentran en diferentes tramos de ejecución, siempre con impacto directo en la calidad de vida de los comprovincianos”, señaló para detenerse luego en el caso de los servicios públicos.
“Los servicios públicos son un capítulo aparte, que dan muestra del fracaso de sus políticas. Mientras ellos privatizaron y concesionaron los servicios, para luego tener que aceptar su propio fracaso y así volver a recuperarlos, nosotros invertimos en mejorar la línea de distribución domiciliaria desde la EC Sapem, a la vez que invertimos en la línea de alta tensión que transportará energía desde San Martín a la Capital. Llevamos energía a sectores eternamente olvidados, eliminamos miles de conexiones clandestinas que causaban tragedias en los barrios más humildes. En materia de gas natural, después de años de estancamiento y sin que se sumara una sola boca, trajimos gas natural desde Chumbicha a la Capital con el objeto de beneficiar a todo nuestro parque industrial, al Servicio Penitenciario y a 3.000 hogares de Capital y Valle Viejo. Frente a estos temas Brizuela siempre fue un impotente, que sólo atinaba a responder que los apagones y cortes de agua eran problemas ancestrales de la naturaleza”.
“En Educación el Gobierno es revolucionario, creó 36 escuelas rurales secundarias y pronto llegarán a 50 escuelas en todo el territorio provincial. Recuperó en sólo un año al 30 por ciento de los chicos que dejaban de estudiar porque eran excluidos del sistema, y acompañó ese crecimiento con sistemas de transporte gratuito y becas para incluir a los que menos tienen. En Salud se terminó con los centenares de precarizados que Brizuela mantuvo con sueldos de miseria durante cinco, ocho y diez años, se solucionó el eterno problema del pago de guardias, y se invirtieron millones en equipamiento de los hospitales públicos y los sistemas de atención primaria y de emergencias”, enumeró.
“Se terminó de raíz con ese sistema perverso de ‘becas de trabajo’ que le pagaban a los estudiantes para que nuestros jóvenes ni estudien ni trabajen, y ahora solo tienen que estudiar, como corresponde”, subrayó.
Sáenz dijo que la insensibilidad social del gobierno del Frente Cívico fue la cuna de “todos los males sociales, laborales, culturales y políticos que ellos conocen a la perfección”.
Pero al margen de la gestión de Gobierno, Sáenz retomó el interés político que originó las declaraciones del potencial candidato y advirtió que “en realidad Brizuela es un ingenuo que se cree lo que le contó Castillo, que él es el mejor candidato del radicalismo y que si gana ahora será candidato en 2015… ahí lo veo en fotos rodeado por los enemigos que abonan esa teoría. En realidad debería responderse a sí mismo quién gana si él pierde”.
“Esta es la pregunta que habla del estado de descomposición en el que se encuentran hoy el brizuelismo y el castillismo, porque en definitiva y mientras sigan sin tallar en el marco interno las minorías, en este radicalismo Oscar es el tuerto en el país de los ciegos. En la provincia, por suerte, se vive otra realidad y llegó el tiempo de crecer”, concluyó.

Gobierno Cat.

Comentarios

Otras Noticias