OPINIÓN

Zitelli… no “jodamos” más

domingo, 21 de julio de 2013 00:00
domingo, 21 de julio de 2013 00:00

Releyendo El Ancasti de las dos últimas semanas y en coincidencia con su aniversario número 25, llegué a la conclusión que cierta prensa en lugar de esclarecer a la gente, directamente la engaña. Eso es lo que hace el señor Silvestre Zitelli con este diario que, con mucha desvergüenza, pretende convertirse en el fiscal de los catamarqueños.
Voy a referir solamente un ejemplo para probar lo que digo, siempre en base a lo que está escrito en su diario. Para El Ancasti, el intendente de Santa Rosa, señor Elpidio Guaráz, es poco menos que “un indio”, un “negrito de cuarta”, al que se lo ataca en forma permanente. Por el contrario, el exgobernador Brizuela del Moral, por su vieja amistad y “otros arreglos”, es persona distinguida del que no hay que hablar nada malo.
Esta propuesta de El Ancasti se repite con otras personas del mundo de la política. Es la forma de pensar de Zitelli. Para él no hay buenos o malos, eficientes o ineficientes. Solamente están “los amigos míos” y los que no lo son; los que me favorecen y los que me pueden desfavorecer, a los cuales hay que no sacarle nada en el diario o atacarlos.

Disparen contra Guaraz

No voy a decir en este escrito que, en base a la verdadera libertad de expresión, me permite publicar El Esquiú.com que el intendente Elpidio Guaraz es un dechado de virtudes. Seguramente en su larga vida política ha cometido errores y hasta algún exceso, pero quién puede discutir que merece el respeto de haber sido acompañado por la gente en no menos de seis elecciones. De esa forma fue concejal en varios períodos y después intendente.
Ninguno de los méritos políticos de Elpidio es reconocido por Zitelli. Para él es un patotero, autoritario, avasallador, desubicado, alguien que no merece respeto y ni siquiera tiene derecho a usar un vehículo de cierta importancia. Esta es la síntesis que yo saco de al menos 20 comentarios que leí en los últimos dos años acerca del señor Guaraz.

Defiendan a Brizuela del Moral

Para “el Clarín de Catamarca”, en cambio, el señor Brizuela del Moral es directamente intocable. Claro, se trata de un amigo privilegiado de Zitelli, tal como lo ví días pasados en una foto que se secaron dentro del hotel Ancasti. De esa manera publicaron una encuesta que lo muestra al exgobernador como un hombre rubio, alto, lindo, de ojos maravillosos y porte de galán de cine. Lo colocan como un seguro ganador de las elecciones que vienen, pero nada dicen de la gran cantidad de errores que tuvo como gobernante y de las oportunidades que hizo perder a Catamarca.

Brizuela del Moral fue cero en materia de salud. Terminó sus mandatos con la mayor precarización del sector.
Brizuela del Moral fue cero en materia de educación. Terminó sus mandatos con calidad educativa deplorable, deserción escolar nunca vista y política salarial criticada por los docentes.
Brizuela del Moral fue cero en materia de seguridad. Terminó sus mandatos envuelto en la mayor cantidad de crímenes no resueltos, muerte de menores en una alcaidía y una policía corrupta e ineficiente.
Brizuela del Moral fue cero en materia de servicios públicos. Terminó sus mandatos con Catamarca en medio de las tinieblas, sin agua en los barrios y en el centro de la ciudad y sin poder habilitar una sola conexión de gas en más de siete años.
Brizuela del Moral fue cero en creación de puestos de trabajo. Terminó sus mandatos con el récord mayor de nombramientos en la administración pública, con lo cual buscó dejarle sólo problemas al gobierno de Lucía Corpacci..
Brizuela del Moral fue cero en materia de minería. Terminó sus mandatos sin hacer nada por cambiar las reglas de juego que perjudicaban a la provincia y permitió que las ganancias de regalías se esfumaran en los gastos corrientes. El fue el principal irresponsable.
Brizuela del Moral, por último, fue el peor estadista. Dispuso como ningún otro gobernador de la democracia de verdaderas montañas de dinero y dejó pasar la oportunidad histórica de cambiar Catamarca.

Zitelli, entre Guaraz y Brizuela del Moral

Podría hacer innumerables comparaciones para demostrar la conducta de El Ancasti, otrora baluarte de la prensa libre. Por ahora, me basta con esta. Para Zitelli, Guaraz es “un negro de m…”, que sirve perfectamente para hacer creer que su diario es un fiscal implacable. Y Brizuela del Moral es el reverso de la moneda: no importa que haya prácticamente quebrado la provincia. El Ancasti puede disimularlo por los favores a “manos llenas” que recibió y los que podría recibir si se cumple el sueño imposible de que vuelva a ser gobernador.
Ah… una última: algunas obras del exgobernador las reconozco como positivas, lo mismo que su primera intendencia.
Pero el tema no es Brizuela del Moral, es Zitelli, dueño de un diario que se ha convertido en ejemplo de discriminación.
Sabemos que detrás de cualquier asimetría social, política, económica y/o cultural, está la concepción elitista de los sectores dominantes y la de sus voceros.
Zitelli, a través de su multimedio, genera juicios objetivados en apariencias físicas, intelectuales, capacidades, competencias, que tienen las personas, y no juicios políticos que tienen que ver con lo que se dice y con lo que se defiende. Me refiero al buen trato para un Brizuela del Moral presentado como profesional, académico formal, hombre correcto, y al destrato para Elpidio Guaráz, exhibido como un personaje descontrolado, periférico y escandaloso.
Con manejos tendenciosos y maniqueos de la información, y de operaciones políticas en detrimento de gobiernos circunstanciales, el único objetivo de Zitelli es conquistar nuevos privilegios económicos y políticos.
A todas luces, un ejemplo de asimetría en el tratamiento de la información.

 

Pablo Ernesto Sánchez
Diputado Provincial MC

Comentarios

Otras Noticias