Tras una campaña signada por la violencia

Elecciones en México para elegir 931 alcaldes en 14 estados

También votan 442 diputados provinciales y el gobernador de Baja California.
domingo, 7 de julio de 2013 00:00
domingo, 7 de julio de 2013 00:00

Tras una violenta campaña, los mexicanos empezaron a elegir este domingo a sus representantes locales en la mayoría de los 14 estados convocados, incluidos los más azotados por el narcotráfico, mientras que a partir de las 15 empezarán a hacerlo en Baja California (norte).

A las 8, los centros electorales de 11 estados empezaron a abrir sus puertas sin mayores incidencias y a las 14 se sumarán los estados norteños de Sinaloa y Coahuila.

A las 15, será el turno de Baja California, limítrofe con los estados norteamericanos de Arizona y California, y el único estado en el que se disputa la gobernación.

En total, se renovarán las alcaldías de 931 municipios de los 2.440 del país y cámaras legislativas en 14 de los 32 estados en una cita en la que están convocados alrededor de 32 millones de mexicanos, un tercio de los electores.

Se espera que la jornada termine a las 18, excepto en Sinaloa, Coahuila y Baja California, que culminarán una y dos horas más tarde por la diferencia horaria.

Bastión

El PRI (Partido Revolucionario Institucional), que retornó al poder con la llegada a la presidencia de Enrique Peña Nieto en diciembre, aspira a dar un golpe de autoridad haciéndose con la gobernación de Baja California, donde se encuentra la ciudad de Tijuana.

Ese estado es emblemático para el opositor PAN (Partido Acción Nacional, conservador) porque, con su triunfo en las elecciones de ese estado en 1989, logró romper con 60 años de poder hegemónico del PRI en México.

El PAN, que después alcanzó la presidencia del país con Vicente Fox (2000-2006), ha mantenido la gobernación los últimos 24 años, aunque en esta ocasión presenta una candidatura conjunta con el PRD (Partido de la Revolución Democrática, izquierda).

Además de Baja California, también están en juego las alcaldías de importantes ciudades del país como las fronterizas Tijuana y Ciudad Juárez (norte), las costeñas Veracruz (este) y Cancún (este), además de capitales estatales como Puebla (centro) y Oaxaca (sur).

Operativo de seguridad

Militares monitorean la jornada en varios estados del país y la Procuraduría (fiscalía) federal desplegó de forma inédita 1.500 agentes para resguardar unas elecciones precedidas por una de las campañas más violentas que se recuerdan en el país.

Los asesinatos, secuestros y amenazas contra candidatos han marcado el primer examen electoral de Peña Nieto, quien se ha comprometido a mejorar la seguridad del país respecto a la anterior presidencia del panista Felipe Calderón (2006-2012), cuando se cometieron más de 70.000 asesinatos vinculados con el crimen organizado.

A pesar de que el gobierno está reportando una paulatina reducción de algunos crímenes, la violencia ha vuelto a golpear con crudeza estos comicios locales que, según expertos, resultan claves para los cárteles narcotraficantes en su búsqueda de protección para sus negocios criminales.

Al menos seis candidatos y otros políticos involucrados en las campañas fueron asesinados.

"Nos encontramos ante las elecciones más violentas de la historia" mexicana, llegó a afirmar el presidente de la Comisión de seguimiento a las elecciones del Senado, José María Martínez (PAN).

Ante el clima de inseguridad, el PRD y el PAN decidieron retirar sus candidaturas en una quincena de municipios.

La oposición también lanzó numerosas denuncias sobre supuestos casos de abuso de poder con fines electorales por parte del PRI, al que pertenecen los gobernadores de 10 de los 14 estados que elegirán autoridades.

Mientras el presidente del PAN, Gustavo Madero, ha acusado al PRI de estar "tratando de hacer trampa en todos lados", el presidente del PRD, Jesús Zambrano, señaló que "hay quienes quieren que truene la elección, que se llene de miedo".

De su lado el PRI, que también sufrió el asesinato de un candidato a alcalde en el estado de Chihuahua (norte), ha rechazado la existencia de abusos y a su vez acusó al gobernador panista de Baja California de desvío de fondos para sus candidatos.

Analistas alertan que la tensión en estas elecciones pondrá a prueba el llamado Pacto por México, un inédito acuerdo alcanzado en diciembre entre gobierno y oposición para impulsar ambiciosas reformas constitucionales en una gran variedad de materias.

Fuente: Terra Noticias

Comentarios

Otras Noticias