Fue mayor a las proyecciones realizadas

La recaudación de junio fue un 46% más que en 2012

Los impuestos provinciales también crecieron un 18 por ciento.
sábado, 10 de agosto de 2013 00:00
sábado, 10 de agosto de 2013 00:00

El subsecretario de Finanzas de la provincia, Armando Zavaleta, subrayó que la recaudación del mes de julio en términos nominales y como suele ocurrir, estuvo por debajo de las recaudaciones de mayo y junio, en términos comparativos estuvo un 16.5% por encima de lo previsto en nuestras proyecciones, resultando ser además un 46% mayor a lo recaudado para idéntico mes en año 2012 –recordemos año de bajo crecimiento-.
Esta realidad, afirmó el funcionario, más allá de las discusiones en cuanto a que parte de los acrecentamientos de las recaudaciones obedecen a la inflación y cuánto al incremento en la actividad económica, en concreto permite al gobierno de la provincia nutrirlo de los recursos necesarios para continuar con las políticas públicas previstas para este año y “así lo estamos haciendo”.
En tanto, Zavaleta afirmó que en relación a los impuestos provinciales, la recaudación también evidenció un crecimiento de los recursos de un 18% por encima de lo proyectado percibir, resultando ser la recaudación un 36% por encima de lo recaudado en igual mes del año 2012.
“Sólo resultaron por debajo de lo esperado los recursos del Fondo Solidario (soja), pero apenas ya que la recaudación representó el 96% más de lo esperado. Aun así lo recaudado bajo este concepto en el periodo enero-julio de este año resulta ser un 11% mayor a lo obtenido en 2012”, puntualizó.

Respuesta

Por otra parte, el subsecretario de Finanzas también respondió al análisis realizado por el diputado Pablo Sánchez sobre ejecución presupuestaria en el ámbito de la administración provincial. “No podemos pretender analizar y juzgar la gestión de un gobierno sólo atendiendo a un cuadro de ejecución presupuestaria donde se consolidan la totalidad de las fuentes de financiamiento, los conceptos del gasto y las entidades y jurisdicciones de la administración, para concluir tan livianamente en la existencia de una subejecución e ineficiencia del gasto público”, dijo.
Y en ese sentido, afirmó que tomar la ejecución en sentido universal sin distinción de fuentes de financiamiento, de la naturaleza del gasto y de la entidad y jurisdicción de la administración, “además de ser inconcebible es inútil porque nada refleja ni aporta sobre la materia y lleva a conclusiones erradas”.

A fin de año vence el plan de desendeudamiento

Desde 2014, 17 provincias deberían comenzar a pagar intereses y capital de los pasivos reprogramados por el Gobierno nacional en 2010. En el grupo están todas las provincias del Norte Grande (NEA-NOA), menos Santiago del Estero. Según el diario Región Norte Grande, el 15 de setiembre, poco más de un mes antes de los comicios generales del 27 de octubre, el gobierno nacional deberá enviar al Congreso el proyecto de Presupuesto 2014. Como paso previo el Ministerio de Economía ya envió al Poder Ejecutivo para un análisis previo al ‘anteproyecto’ de la denominada ‘ley de leyes’ que contiene los principales lineamientos de lo que se debatirá en setiembre aún en plena campaña electoral.
Ese informe contiene una importante advertencia para los gobernadores, la cartera de Economía que conduce el ministro Hernán Lorenzino le advierte a las provincias que a fin de año vence el plazo de gracia otorgado en el Plan de Desendeudamiento Provincial y desde 2014 deberán comenzar a pagar intereses y capital de los pasivos reprogramados en 2010.
Según fuentes del ministerio de Economía, el fin de período de gracia no sería terminante. Pero tampoco serían buenas noticias para las provincias; el gobierno podría extender el plazo atento a los problemas financieros que atraviesan varios estados provinciales, pero selectivamente.
Habría dos opciones. Una sería extender de forma generalizada el período de gracia por uno o dos años más, como lo hizo en 2011 el Gobierno. Esta es la mejor opción para los gobernadores de todos los colores políticos. La más temida sería volver al PAF (Programa de Financiamiento Ordenado), donde Cristina Fernández podrá sentar a cada gobernador individualmente para analizar su caso.

Comentarios

Otras Noticias