Al menos 42 muertos y 500 heridos por dos atentados en Líbano

Las explosiones ocurrieron en rápida sucesión en la norteña ciudad de Trípoli y afectaron a templos sunnitas.
viernes, 23 de agosto de 2013 00:00
viernes, 23 de agosto de 2013 00:00

Al menos 42 personas murieron hoy y 500 resultaron heridas en dos explosiones frente a sendas mezquitas sunnitas en la norteña ciudad libanesa de Trípoli, en medio de agravadas tensiones en el Líbano por la guerra civil en la vecina Siria, informó la filial libanesa de la Cruz Roja.

Las explosiones, al parecer coordinadas y producidas con coches bomba cargados con al menos cien kilogramos de explosivos cada uno según el Ministerio del Interior, coincidieron con el horario del rezo musulmán de los viernes, por lo que las mezquitas y sus alrededores estaban muy concurridos.

El doble ataque es uno de los peores registrado en esta ciudad tras el fin de la guerra civil libanesa en 1990. Los heridos fueron trasladados a distintos hospitales de Trípoli, la ciudad más importante del norte libanés y de mayoría sunnita.

Podrían aparecer más víctimas en las próximas horas porque, aseguró a la agencia alemana DPA el líder local de la Cruz Roja, George Kettaneh, varios heridos se encuentran muy graves.

La primera explosión ocurrió en la céntrica mezquita de Al Taqwa, donde generalmente encabeza las oraciones el jeque Salem Rafei, quien días atrás llamó a sus seguidores a sumarse a la revuelta armada que desde hace más de dos años enfrenta el gobierno del presidente sirio, Bashar Al Assad.

No está claro si al momento de la explosión Rafei estaba dentro del templo, pero la agencia nacional de noticia de Líbano (ANN) informó que no fue herido.

Quien sí resultó herido en el ataque en la mezquita de Al Taqwa fue del antiguo jefe de la Policía nacional, Ashraf Rifi, quien vive cerca de ese templo, informó la Media Luna Roja.

La segunda explosión se produjo minutos después frente a la mezquita As Salam, ubicada en las inmediaciones del puerto de la ciudad.

Imágenes transmitidas por la cadena de noticias BBC mostraron gente corriendo y acarreando personas ensangrentadas, cuerpos que yacían en la calle, autos incendiados y destrozos en los edificios linderos.

La milicia chiita Hezbollah emitió de inmediato un comunicado condenando las explosiones y expresó su solidaridad con las víctimas, además de calificar el hecho como "la culminación de un esfuerzo para hundir a Líbano en el caos y la destrucción".
Los opositores políticos de Hezbollah, en tanto, pidieron a la milicia chiita que retire a los combatientes que tiene desplegados en la vecina Siria, donde desde hace más de dos años grupos rebeldes buscan derrocar al presidente Bashar Al Assad.

Los feroces ataques se producen una semana después del atentado que provocó la muerte de al menos 24 personas en un barrio del sur del Beirut, bastión de Hezbollah.

Los atentados fueron el segundo episodio de violencia en el Líbano en un mismo día: esta misma madrugada, el Ejército israelí bombardeó una zona cercana a Beirut en respuesta al lanzamiento de cuatro proyectiles ayer contra su territorio ocurrido, reivindicado por una agrupación vinculada a Al Qaeda.

El vocero de un pequeño grupo armado y nacionalista palestino, diferente del que reivindicó el ataque con cohetes a Israel, dijo que el bombardeo israelí golpeó una posición de su grupo y que no provocó víctimas ni daños.

El ataque con coches bomba de hoy es el más mortífero ocurrido en Trípoli desde que finalizó la guerra civil que tuvo lugar en Líbano entre los años 1975 y 1990, y se produce en medio de una ola de violencia que comenzó en junio pasado.

El pasado 15 de agosto hubo otro episodio de violencia cuando un coche con explosivos estalló cerca de un complejo de edificios del movimiento islamista chiita Hezbollah, en Beirut, y dejó 27 muertos y 336 heridos.

La guerra civil en la vecina Siria agravó las tensiones entre sunnitas y chiitas en el Líbano, y Trípoli en particular fue escenario de mortales enfrentamientos vinculados al conflicto sirio.

Los chiitas libaneses apoyan en general a Al Assad, mientras que los sunnitas respaldan la revuelta insurgente en su contra.

Comentarios

Otras Noticias