La gobernadora solicitó auxiliar a los menores infractores

“Los jóvenes excluidos son la peor herencia de la gestión anterior”

Daniel Barros explicó cómo trabajará el ministerio a su cargo. Además, adelantó que se hará el primer censo juvenil.
domingo, 19 de enero de 2014 00:00
domingo, 19 de enero de 2014 00:00

El ministro de Desarrollo Social Daniel Barros señaló que, al hablar de herencias de gestiones anteriores, desde su ministerio se puede afirmar que la peor que dejó el Frente Cívico y Social “es un sector de jóvenes absolutamente excluidos y desprotegidos”.
“Seguramente los economistas le dirán la deuda, otros le dirán otra cosa, pero nosotros diremos que este sector de jóvenes no tienen noción de lo que es la vida humana y tienen una conducta autodestructiva realmente preocupante”, manifestó Barros sobre los chicos en conflicto con la ley. El funcionario explicó que la situación que atraviesa la juventud catamarqueña “es una deuda” porque “se niega a hablar sobre el pasado”. “Yo me pregunto qué pasó en la sociedad de Catamarca que llegamos a estos valores”, se cuestionó el ministro.
“La despreocupación que hubo se vincula a estas consecuencias”, sentenció el funcionario y explicó que en la provincia “hay que construir y contar el relato de qué es lo que ha pasado, por qué tenemos este sector tan afectado”.
Con respecto a la soluciones que se intentarán dar desde la actual gestión, manifestó que “se trabaja fundamentalmente en dos cuestiones: la organización de los recursos humanos y la organización de los recursos financieros”. “Tenemos orden directa de nuestra gobernadora de hacer un lento giro, pero perceptible, para que los sectores sociales vulnerables accedan a nuevos niveles de organización”, reveló.
También agregó que en el corriente año se “centrará la atención en los menores”, principalmente en los niños y adolescentes infractores de la ley penal. Además, se realizará un censo que permita develar estadísticamente “qué está pensando cada joven”.

Atención integral

El ministro manifestó que la provincia “no está bien preparada desde que se cambió el sistema de tutela, el sistema jurídico antiguo, al sistema de atención integral del menor infractor de la ley”.
“Se ha sacado esta cuestión de la órbita de la Justicia y se ha transferido al área de Desarrollo Social”, recordó Barros. Y prosiguió: “Se producen los cambios pero no se transfieren recursos, por eso la organización de estos recursos nos va a permitir avanzar en varias cosas”.
Uno de los principales desafíos que planteó el funcionario a este medio es “encontrar la estructura física que hoy no se tiene”. “Sólo está el Instituto de Santa Rosa y se lo debe adecuar, porque no se diferencia a los jóvenes por edades o por lo que hicieron”.
“La demanda cada vez es mayor porque cada vez hay más menores que tienen esta conducta autodestructiva y el Estado se tiene que organizar cada vez mejor en esta problemática”, dijo.
En el mismo contexto, explicó que “se está trabajando conjuntamente con la subsecretaría de Salud Mental, dependiente del ministerio de Bienestar Social, y por otro lado con los jueces de menores”.

Sobre el censo

El responsable de la cartera estimó que en abril se estará realizando en primer censo de la juventud, en el cual pondrán a trabajar aproximadamente a 1.700 jóvenes.
“Lo haremos en toda la provincia y probablemente lo publicaremos en septiembre, que es un mes asociado a lo juvenil”, ahondó el funcionario.
Por último, explicó que, a partir de esta base de datos estadísticos, se crearán “equipos multidisciplinarios que resuelvan los problemas a largo plazo”.
“Este va a ser el circuito virtuoso que vamos a recorrer. Vamos a tratar de no dispersar tanto y focalizarnos en políticas urgentes, de consecuencia política a largo plazo, como con el tema de los jóvenes”, concluyó el ministro Barros.
 

Comentarios