“Cualquier tipo de reforma tributaria beneficia a algunos y perjudica a otros”

El contador Marcos Kon dio detalles sobre la modificación de la norma y su posible reforma que está en tratamiento.
jueves, 9 de enero de 2014 00:00
jueves, 9 de enero de 2014 00:00

A nivel nacional el Congreso analizaría la posibilidad de modificar el impuesto a los bienes personales, establecidos por Ley 23.966. En sesión extraordinaria, se trataría el plebiscito que fija varios impuestos a los ciudadanos argentinos, entre ellos los bienes personales. Dicho impuesto grava a partir de un mínimo de $305.000.
En diálogo con El Esquiú.com, el contador Marcos David Kon informó en qué consiste la ley, su modificación (en el año 2007) y su posible nueva reforma.
“Todo el sistema tributario argentino está asentado en tres manifestaciones fundamentales: si se gana dinero, se abona el impuesto a las ganancias; si se consume, se paga IVA; si se tiene patrimonio, se paga bienes personales”, explicó el profesional.
Además, expresó: “El impuesto a los bienes personales salió en el año 1991 y tuvo una sola modificación en el 2007. A partir de ahí, se subió el piso para estos bienes. Es decir, se pasó de un monto mínimo de $102.000 a $305.000”.
El principal problema sería que “pasaron varios años desde esa reforma y los valores de los bienes fueron incrementándose”. Pues, hasta el momento, se toma en cuenta el valor de compra del inmueble o el valor fiscal; y se toma el mayor.
Sin embargo, actualmente evalúan la posibilidad de computar también el precio de mercado. Así, de los tres valores, el contribuyente deberá declarar el más alto. “Por ejemplo, a los automóviles, la valuación la otorga el AFIP; en cambio, con los inmuebles, se valúan al costo de compra o a la valuación fiscal; la que sea mayor. Generalmente, se valúan con la fiscal, porque la mayoría de la gente ha comprado hace mucho sus bienes, entonces el costo de compra ha quedado desactualizado”, añadió Kon.
Sin embargo, según explicaron a este medio, no se actualizaron mucho las valuaciones fiscales. Entonces, para evitar todo ese inconveniente, desde la AFIP habrían comunicado que iba a salir una reforma de la ley. “En ésta, se analizaba si se iba a tomar el valor de compra, el valor fiscal o el valor de mercado”, manifestó el entrevistado.
“De todas formas, el principal problema que hay ahora, lo que más está valuado, son los inmuebles y los rodados”, dijo el contador. Y agregó: “El tema es que se paga bienes personales a nivel nacional e impuestos inmobiliarios a nivel provincial”.

El problema del impuesto

Para Marcos Kon, si bien la valuación del mercado es la más sincera, también es la más problemática por las alícuotas, ya que elevan mucho el impuesto.
“No tiene una alícuota progresiva. Por ejemplo, el que tiene 800 mil paga lo mismo que el que tiene un millón. Esto es una alícuota de 0.75%. Entonces, a medida que se incrementan los bienes, debería ir aumentando la alícuota; pero esto no sucede así, como sí sucede en el impuesto a las ganancias”, sentenció.
El contador comentó que “todos los profesionales de Ciencias Económicas, más aún los que trabajan en impuestos, opinan que hace falta una reforma tributaria”.
Sin embargo, son conscientes de que “cualquier reforma que se haga beneficiará a algunos y perjudicará a otros”; por lo que evidentemente siempre habrá gente contenta y otra que no tanto. “Es algo más político, digamos”, lanzó.
Finalmente, Kon aseveró que “ese tipo de reformas no siempre perjudica a los que más tienen, porque si se pone un impuesto a gente del comercio, por ejemplo, instantáneamente se suben los precios y perjudican al consumidor también”.
 

Comentarios