Columna política

Todos caminan pensando en el 2015

domingo, 9 de febrero de 2014 00:00
domingo, 9 de febrero de 2014 00:00

Si bien este 2014 no debería ser tan político ya que las próximas elecciones son el año que viene, esta teoría estaría desechada habida cuenta que los distintos espacios y/o sectores políticos partidarios están calentando los motores con fines netamente electoralistas y con la mirada fija en la elección del año que viene, y que podría ser en marzo (separada de la nación) o en octubre (conjuntamente con las nacionales).
Pasa que hay mucho en juego y el poder es muy importante, sobre todo en una provincia como la nuestra, y esto está muy claro para los popes radicales que manejaron los hilos del poder durante 20 años de manera consecutiva, y hoy ante la ausencia del manejo del mismo trabajan en la generación de estrategias que le permitan volver, por ello, apuestan no sólo a la unidad de todos los sectores del centenario partido, sino también a sumar otros adeptos bajo la consigna embustera de un Frente Cívico que contenga a la mayor cantidad de ideologías políticas posibles y que les permita recuperar el poder político y económico perdido en las elecciones del 13 de marzo del año 2011.

Oscar el armador, operador y estratega

Por supuesto que nada de ello es fácil, y quien más claro lo tiene es el perspicaz y clarividente senador nacional Oscar Castillo que es, por su condición de líder, armador, operador y estratega, quien está en el armado de dichas estrategias junto a algunos jóvenes, y otros no tanto, pero que tienen sobrada experiencia en el ejercicio y manejo del poder.
Si bien para algunos la cosa está clarita dentro del FCS y el candidato natural a gobernador debe ser el exgobernador Eduardo Brizuela del Moral por los resultados obtenidos en las pasadas elecciones de octubre, y porque consideran además que es el único elector importante que tienen.
Pero la exaltación de los boinablancas es porque además fue quien le ganó al candidato oficialista en las pasadas elecciones a diputados nacionales al desconocido (para casi la totalidad de los catamarqueños), Néstor “Chicho” Tomassi, de todas maneras, hay una parte del FCS que no está tan de acuerdo (por ahora se desconocen los argumentos) que reclaman apertura y lo estarían entusiasmando al exintendente de la ciudad Ricardo Guzmán, la verdad que hoy por hoy no se puede afirmar cuál de los dos candidatos va a ser quien le dispute al oficialismo la continuidad de conducir los destinos de la provincia, pero sí está clarísimo el destino de Oscar, la re re como senador nacional, cargo que actualmente ostenta desde hace más de una década y que tiene otro jerarca boinablanca con las mismas pretensiones: David “Coco” Quintar.

La fecha elegida

La gran incógnita de la clase política lugareña es en qué fecha van a ser las elecciones que definirán quiénes van a conducir los destinos de los catamarqueños, no sólo en la gobernación sino que además en cada una de las municipalidades (donde algunos tienen imposibilidad de ir por la re u otros por la re re) además de diputados, senadores y concejales en todo el territorio provincial.
Para ello, hay un selecto grupo comandado por un poderoso ministro del poder ejecutivo provincial que está reuniéndose con algunos pares más otros dirigentes que no superarían los seis integrantes, y que son de la idea de realizar las elecciones en marzo del año que viene, y para ello están trabajando en los pro y los contra ya que quieren llevarle un detallado informe con argumentos más que sólidos a la gobernadora Lucía Corpacci, que será quien, en definitiva, realice la convocatoria o no a elecciones provinciales para marzo u octubre respectivamente.
El apuro de este ministro es que parece que quiere extender su poderío político y tendría ganas de pelear la intendencia de su departamento, ya que el actual jefe comunal no podría presentarse para un nuevo periodo, ya fue dos veces intendente y para un tercer periodo estaría imposibilitado por la carta orgánica municipal.
De todas maneras me imagino que el oficialismo debe estar más que preocupado por ver la manera de generar acciones que les permita recuperar el crédito de los catamarqueños, ya que como todos saben, en la próxima elección se juega el poder real de la provincia y ningún frente ni partido político está con ganas de relegar la posibilidad de ejercer concretamente el poder por 4 años.

Oficialismo

Por el lado del oficialismo provincial, las chances de volver a triunfar en las elecciones venideras son muy altas habida cuenta de que la propia gobernadora Lucía Corpacci tiene una altísima imagen positiva en la consideración de la mayoría de los catamarqueños, la pregunta sería entonces si con eso solo alcanza o faltan diseñar y hasta re diseñar acciones, estrategias y comunicaciones en torno a las maneras y formas que tiene el actual oficialismo de manejar, no sólo los recursos del estado sino en la implementación de políticas de estado, y en la selección de objetivos que contribuyan en beneficios claros y concretos a la mayor cantidad de catamarqueños.
La gobernadora Corpacci, al contrario de Brizuela del Moral, no ha expresado sus ganas o sus intenciones de pelear por un nuevo periodo o de presentarse como candidata para disputar tal representación. También falta saber qué van a hacer el actual vice Dalmacio Mera, la Renovación de Jalil y Moreno y el espacio del gastronómico Luis Barrionuevo, que si bien algunos aseguran que están conversando en el marco y bajo la premisa de que cada uno a nivel nacional haga el juego que más le convenga, pero custodiando, preservando y fomentando la unidad no sólo del peronismo sino que además la continuidad de los partidos socios y de la incorporación de nuevos actores.

Sólo el tiempo determinará quiénes

La política es muy dinámica y en muy poquito tiempo puede licuar o no las oportunidades que hoy puedan ostentar algunos dirigentes políticos importantes de la provincia, y si bien hoy muchos elucubran con la posibilidad de volver a reeditar una elección parecida a la del 2011 viéndose las caras nuevamente entre Eduardo Brizuela del Moral y Lucía Corpacci, nadie puede asegurarlo y sólo el tiempo será el encargado de determinar quién y quiénes serán los elegidos.

 

Por Juan Carlos Ledesma
Columnista invitado.

Comentarios