Para los Intransigentes, se trata de un “cacerolazo disfrazado”

jueves, 10 de abril de 2014 00:00
jueves, 10 de abril de 2014 00:00

El Partido Intransigente de Catamarca calificó el paro de hoy como un “cacerolazo disfrazado de paro”. En un comunicado consideraron que la medida de fuerza “no tiene muchos motivos gremiales, ya que los sindicatos están en pleno progreso de paritarias. Inclusive, algunos acaban de acordar aumentos e igual van a la huelga”.

Es un contrasentido para los trabajadores hacerle una medida de fuerza a un gobierno al que se le pueden reclamar muchas cosas pero que desde 2003 a la fecha restituyó la vigencia de las paritarias libres, el funcionamiento del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, la recuperación del sistema jubilatorio para el sector público que había sido entregado a los especuladores financieros, la creación de más de 5 millones de puestos de trabajo, y muchos otros derechos conculcados por los gobiernos anteriores”.

Para el PI, “la cuestión no es si hay reivindicaciones insatisfechas que motiven convertir a la Argentina en un día feriado, paralizado, sino advertir que en realidad se busca golpear al gobierno con una medida de altísimo contenido simbólico: una huelga general masiva justo a un gobierno que habla orgulloso de haber reparado gran parte del desastre que dejó la oleada neoliberal de los 90”.

“El paro es una medida de fuerza cuyo único y verdadero motivo es desgastar a un Gobierno asediado permanentemente por los factores de poder internos y externos. El poder concentrado ya fue por desabastecer, a fin de crear malestar en la sociedad, lo intentaron desde el agro y la especulación. La etapa que intentan en este momento es ahogar, frenar el país, conseguir reacción de la gente en contra del gobierno usando el apoyo mediático”, dijeron.

“Claramente es ‘un cacerolazo’ citado desde centrales sindicales opositoras, que cuenta con la bendición de la Sociedad Rural, de los grupos financieros, de la Unión Industrial y de los dueños de los grandes grupos mediáticos, que quieren volver a la Argentina de la década de los 90 cuando pisotearon los derechos de los trabajadores y nos hundieron en el hambre y la desocupación”, consideró el PI.

Comentarios