Polémica por el presupuesto del Juzgado de Faltas de Valle Viejo

Los empleados sospechan que hay un plan de la intendencia para quitar recursos al organismo y transferir personal a otras áreas.
martes, 15 de abril de 2014 00:00
martes, 15 de abril de 2014 00:00

Empleados del Juzgado de Faltas de Valle Viejo se encuentran en pie de guerra a raíz de modificaciones que habría introducido el Ejecutivo municipal, a cargo de Natalia Soria, en su presupuesto y que tendrían -según sospechan- la intención de reducir y redistribuir el personal, desarticulando el funcionamiento del organismo creado por el exintendente Gustavo “Gallo” Jalile.

Por eso es que relacionaron la movida con una “persecución política” desde la intendencia, ya que el Juzgado fue cubierto con personas que trabajaron estrechamente junto al exjefe comunal radical.

De acuerdo con lo que explicaron la titular del Juzgado Mariela Musri, preparó el presupuesto para los gastos que se prevén durante 2014, el cual debería haber sido anexado al cálculo general de la comuna a tratarse en el ámbito del Concejo Deliberante.
Según denunciaron, “el Ejecutivo cambió ese presupuesto y planteó una proyección para diez empleados durante este año, cuando el Juzgado tiene 26, más la jueza de Faltas y una secretaria”.

Los trabajadores entienden que, dada la nueva estimación de gastos, se abre la puerta para una “reestructuración” o “reordenamiento” del recurso humano del Juzgado de Faltas, que debería pasar a cumplir tareas en otros organismos del municipio chacarero.

“El trasfondo es ese: reorganizar y que un empleado del Juzgado pueda ser designado para barrer la calle. Usted está acá; mañana, y más si es de distinto color político, seguro lo mandan a limpiar la lamparita del alumbrado público”, afirmaron.

Aunque la normativa impediría a la intendente Soria realizar modificaciones en la estructura del Juzgado, los agentes insistieron en que, con la no asignación de los recursos suficientes, la jefa comunal “pretende un Juzgado de Faltas con diez empleados, sin jueza ni secretaria, algo totalmente ilógico”, según opinó Mariela Musri.

Como el presupuesto todavía está en tratamiento en el Concejo Deliberante, los empleados del Juzgado mantuvieron un encuentro con algunos ediles, donde plantearon su inquietud. Éstos los tranquilizaron garantizando los puestos de trabajo.

Sin embargo, los trabajadores temen que, de seguir la medida de fuerza que actualmente hacen en el CD, eviten el tratamiento del Presupuesto 2014 con lo cual el mismo quedará automáticamente validado y, con ello, los cambios en su propio cálculo.
En medio de la polémica, la jueza Musri, junto a los empleados, lanzó cuestionamientos contra la gestión que encabeza Soria, en particular por la importante alza prevista en el presupuesto municipal (200 millones de pesos para este año contra 88 del año pasado). Asimismo, anunciaron medidas de fuerza si no atienden su reclamo.


Herencia radical

El Juzgado de Faltas chacarero comenzó a funcionar el 28 de marzo de 2011, es decir, días después de la histórica paliza electoral que le propinó el FPV al FCS. El entonces intendente Gustavo Jalile acomodó allí a estrechos colaboradores suyos y militantes radicales, incluyendo a su hijo Jair, que acababa de perder como candidato a la comuna a manos de Natalia Soria. En aquel momento se cuestionó duramente al “Gallo” por las altas categorías en las que acomodó a los agentes, a quienes también benefició con la planta permanente.

Comentarios