Estados Unidos apoyó a la Argentina en la audiencia ante la Corte por los holdouts

Por primera vez, el procurador general adjunto estadounidense, Edwin Kneedler, defendió en forma oral la posición argentina en el caso denominado "Discovery".
lunes, 21 de abril de 2014 00:00
lunes, 21 de abril de 2014 00:00

Kneedler secundó al abogado de la Argentina, Jonathen Blackman, afirmando que exigir información sobre los activos que el país tiene en el exterior viola el acta de inmunidades extranjeras.

El procurador general, que actuó como amicus curiae, recibió muchas preguntas de los jueces al igual que Blackman y el abogado de los fondos buitre Ted Olson lo cual vuelve difícil determinar para cual de las partes se están inclinando.

Entre las ironías de la dura audiencia, que duró una hora, sobresalió una del juez Breyer sobre la posibilidad de embargar "bifes argentinos".

Estuvieron presentes el secretario de Finanzas, Pablo López, y el secretario Legal y Administrativo, Federico Thea, que llegaron a la ciudad de Washington desde Buenos Aires para encabezar la comitiva argentina.

El litigio con el 7% de los acreedores que no aceptaron los canjes de 2005 y 2010 y mantienen disputas en los tribunales estadounidenses consta de varias demandas que corren en forma independiente, y a medida que se cumplen los plazos legales terminan en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

En este caso específico —denominado "Discovery"-— la Corte Suprema abordó el fallo del juez Thomas Griesa que ordenó a los bancos informar sobre los activos que Argentina tiene en el exterior, para que los acreedores puedan embargar y cobrar así sus deudas.

Las órdenes dictaminadas por el juez Griesa y ratificadas por la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de la Gran Manzana, pueden llegar a impedir que Argentina cumpla con el pago de sus compromisos a los tenedores que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

La Justicia neoyorquina dictaminó que Argentina le debe pagar alrededor de 1.300 millones de dólares a los holdouts y este escenario podría dejar al país frente a un default técnico ante la potencial incapacidad de hacer frente al pago comprometido con los bonistas.

El consejero legal de Argentina en este caso contra los fondos buitre, el ex procurador general de los Estados Unidos Paul Clement, advirtió que si la interpretación de los tribunales inferiores sobre el pari passu "se mentiene, cambiará radicalmente el balance de poder en favor de los holdouts a tal grado que pondrá en peligro las reestructuraciones de deuda soberana voluntarias".

En la causa que motivó la audiencia, el Departamento de Justicia de EEUU, a través del fiscal General, Donald Varrilli, presentó ya dos "amicus curiae" (amigos de la Corte) apoyando la posición de Argentina, en las que hacen foco en que las decisiones del juez Griesa violan la Ley de Inmunidad Soberana de los Estados Unidos.

En diciembre de 2013, Varrilli indicó que el fallo de la justicia neoyorquina que avala el pedido de información de activos de un Estado extranjero por parte de un fondo buitre es "erróneo" y previno que la resolución "plantea preocupaciones significativas de política exterior para los Estados Unidos".

En marzo de este año, el fiscal General reafirmó en un segundo texto el "interés sustancial" de Estados Unidos "en la correcta interpretación y aplicación" de la Ley de Inmunidad (FSIA, según sus siglas en inglés).

Argentina recibió asimismo el apoyo regional por parte de Brasil y México, quienes mostraron preocupación ante la posibilidad de que una decisión negativa al interés de Argentina de parte de la Corte Suprema convierta a las reestructuraciones de deuda soberana en más complicadas y costosas.

En la asamblea de primavera (boreal) del FMI y del Banco Mundial llevada adelante hace una semana en Washington, el G-24 (grupo integrado por países en desarrollo de África, América Latina y el Caribe y Asia), alertó también que "cualquier resolución que incentive un comportamiento predatorio de los holdouts podría socavar la arquitectura básica para préstamos soberanos y resolución de deuda".

Este llamado por parte de la comunidad internacional sobre los efectos que podría tener el caso de mantenerse los fallos de la justicia de Manhattan, fue hecho también por Francia, el G-77 más China e instituciones multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), organizaciones mundiales y economistas reconocidos como Jospeh Stiglitz y Nouriel Roubini.

Fuente: Minuto Uno

Comentarios

Otras Noticias