A gritar los goles...(de Ecuador)

domingo, 11 de octubre de 2015 00:00
domingo, 11 de octubre de 2015 00:00

El reloj marcaba las 20.30 del jueves en la casa del amigo Boni, con una invitada especial: su vecina Clo. Pizza casera y un par de cervecitas para que la garganta esté bien lubricada a la hora de gritar los goles de Argentina. Ambos se aprestaban a ver el partido del seleccionado con Ecuador. Todo venía bien… hasta que terminó el encuentro con la humillante derrota. Cual dos expertos en fútbol, los vecinos se trenzaron en una durísima discusión que, por suerte, no pasó a mayores.

-Clo: ¿Y, no era que a estos negritos les ganábamos fácil?
-Boni: Mejor no hable. Usted tiene menos fútbol que Rubén Manzi y Fernando Jalil juntos.
-Clo: ¡Jajaja, no me haga reír! Le dije de entrada nomás que no había que confiarse con los ecuatorianos.
-Boni: Fue una mala noche, clasificamos como por un tubo para el mundial.
-Clo: A usted no se le cae el tubo de la boca. ¿Qué hizo el Tevez ese? ¡El jugador del pueblo!
-Boni: No se meta con Carlitos. El Tata falló en la planificación.
-Clo: Sin Messi no somos nada.
-Boni: También con el petiso perdimos en varias oportunidades. Me hace acordar al condenado a muerte que está frente al pelotón de fusilamiento y le preguntan: ¿cuál es su último deseo? El tipo respondió: “Que dispare Messi”.
-Clo: No me hace ninguna gracia. ¿Y qué me dice de su Pochito Lavezzi? Un monumento a la inutilidad. No puede jugar en la selección el chistoso ese.
-Boni: Lavezzi es el protagonista de esta anécdota: un padre lleva a su hijo a ver un partido de fútbol. En medio del juego, el chico le pregunta: ¿papá, por qué todos los de la tribuna insultan a ese hombre de campera roja? El padre le responde: “Porque le tiró un naranjazo a Lavezzi”, a lo que el nene le dijo: “¡Pero si no le pegó!” El padre fue terminante: “Por eso”.
-Clo: Encima se hace el sexy, posando en paños menores. ¡Un ridículo total!
-Boni: En la próxima fecha jugamos con Paraguay, que dirige el riojano Ramón Díaz. Allí levantaremos el aplazo.
-Clo: ¡Peor todavía! Para colmo de males no juega el Kun Agüero y no está el Pipita Higuaín.
-Boni: Otro patadura el Pipita ese. Dicen las malas lenguas que cuando era joven se fue a probar a un equipo y que el entrenador le dijo: “Sos una verdadera promesa de gol”…lo habían puesto de arquero.
-Clo: Bueno, se acabó la pizza y no hay qué tomar, me voy a casa.
-Boni: ¿La acompaño?
-Clo: ¡Ni se le ocurra! Mañana voy a estar en boca de todo el barrio.
-Boni: ¿Y qué le hace una manchita más al tigre?
-Clo: ¡Oiga! Parece que le está haciendo efecto la espumosa. No le tengo miedo, porque me enteré que a usted le dicen “zancudo”: hay que matarlo para que deje de chupar. ¡Hasta mañana!
-Boni: Que descanse doña… (en paz).

Comentarios

Otras Noticias