Más diferencias que coincidencias en las discusiones

El G20 tuvo una apertura bastante complicada

La alemana Angela Merkel llegó tarde por problemas con su avión.
sábado, 01 de diciembre de 2018 00:00

La primera jornada de debates de la Cumbre de Líderes del G20 llegó a su fin sin certezas todavía sobre qué declaración saldrá hoy, en el cierre de la reunión que agrupa a los mandatarios de los países más poderosos del mundo.
Los funcionarios que participaron de los debates, resaltaron la voluntad de la Argentina de conseguir un documento con consensos a toda costa, en medio de un clima enrarecido por diferentes conflictos en materia internacional entre los países miembros del G20. 
Por eso, la presidencia argentina del foro (que hoy concluye y asumirá Japón) puso el eje en tres temas: el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y el futuro alimentario sostenible.
En esas áreas, al igual que en los debates en materia de género -que atravesaron toda la cumbre- futuro digital y educación, los consensos eran amplios.
En cambio, en materia comercial (en momentos en que Estados Unidos aumenta sus aranceles a países como China) y cambio climático (la administración de Donald Trump salió del Acuerdo de París firmado en 2015 por el resto de los mandatarios), siguen las diferencias que marcaron la última cumbre, celebrada el año pasado en Hamburgo, Alemania.
“En un mundo adverso y con multiplicidad de protagonistas, la esencia del G20 es promover el diálogo que respete las diferencias”, dijo el presidente Macri en su discurso de apertura.
Horas después conocerse que Trump canceló la reunión prevista con el presidente ruso, Vladimir Putin, en protesta por la captura por Rusia de tres barcos militares de Ucrania cerca de Crimea, una vocera del mandatario americano dijo en declaraciones a la prensa que su presidente había dialogado con Macri sobre la “actividad económica depredatoria china”, algo que puso en aprietos a la Argentina porque la pone en contra de China, y que el gobierno negó en términos muy diplomáticos.
Con ese mar de fondo, hoy la Argentina apuesta a que las coincidencias primen sobre las diferencias. Entre otras cosas, la jornada de ayer deja como anécdota que la canciller alemana, Angela Merkel, no pudo llega a tiempo para los debates por problemas en su avión, mientras que Trump se enojó por el mal mecanismo de traducción (tiró el audífono al piso) y más tarde desairó a Macri, que quedó hablándole en soledad en el escenario.

25%
Satisfacción
0%
Esperanza
58%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias