Desde la bancada periodística

Mensaje cifrado: “Hay una deuda que pagar”

sábado, 01 de diciembre de 2018 00:00
sábado, 01 de diciembre de 2018 00:00

Desde que la Argentina fue humillada en el mundial de Rusia, el pasado 30 de junio, todas las especulaciones políticas en Catamarca pasaron por una misma cuestión: la fecha de las elecciones provinciales del año 2019.
Si se preguntaba cuándo serían, se respondía con silencio o encogimiento de los hombros. 
A partir de allí surgían, según el interlocutor de turno, las conveniencias de adelantarlas a marzo o hacerlas coincidir con las nacionales del 27 de octubre.
Si los periodistas aludían a eventuales precandidaturas, invariablemente, en la mayoría de los casos, los interesados evadían con mecanismos ya clásicos como “estoy dedicado a la gestión”, “no es tiempo electoral” o “esperemos el decreto de convocatoria”.
O sea que nadie, o contaditos con los dedos de una mano, se animaban abrir el juego. Sin embargo, no nos engañemos, todos estaban pendientes de la fecha. Marzo u octubre era y es el dilema existencial de la clase política. La oposición, la principal interesada en que se devele el misterio. Sectores oficialistas, en menor medida, tampoco son indiferentes con la indefinición.

“Más leña al fuego”
Cuando las imágenes rusas del mundial del fracaso comenzaban a desdibujarse y las hojas del almanaque se acercaban a la fecha límite -27 de noviembre- para convocar, los ansiosos recibieron una trompada en el centro del mentón. 
Desde la Casa de Gobierno se puso en marcha el operativo “suspender las PASO” por razones económicas -¡vaya si existen!- y el obediente senador Solá Jais ingresó el proyecto para hacer realidad la voluntad oficial. 
Allí nomás, en el acto, lo aprobaron. Media sanción sellada y lacrada.
Saltaron entonces los vehementes reclamos opositores, apuntando fundamentalmente a la constitucionalidad de la norma. Mientras tanto, el proyecto viajaba como el tren bala hacia la otra Cámara. Ayer, en votación dividida y estrecha, la suspensión de las PASO fue aprobada con modificaciones. Horas más tarde, el Senado, definitivamente, la convirtió en Ley de la provincia.
Tanto esperar, desde el mundial hasta el 27 de noviembre, para que surja esta suspensión de las PASO que vino a sumar “leña al fuego de las incertidumbres”. 
Prácticamente, con la ley y según la mirada gubernamental, la gobernadora puede seguir deshojando la margarita casi hasta finales de enero, exactamente hasta el día 30 si quiere colocar las elecciones el domingo 31 de marzo. Puede hacerlo antes. El 3, 10, 17 ó 24 de marzo. En cada caso, se corre el decreto de convocatoria hacia atrás.

Se aprovechan de la “desorganización”
Aparte de las voces que escuchamos ayer, durante la sesión especial de la Cámara de Diputados, hubo previamente otras que sorprendieron. Por ejemplo, la del doctor Horacio Pernasetti, un verdadero ícono de la UCR.
El exdiputado nacional e hijo de un exgobernador de Catamarca fue consultado por los medios -¿por qué no lo harán con Alejandro Páez, que es el presidente del comité provincial y quien debería expresarse, orgánicamente, sobre la constitucional de la ley?- y tildó de ilegal a la suspensión de las PASO, pero, por aparte, afirmó que el gobierno se está aprovechando de la “desorganización” de su partido.
Tal vez sea cierto lo del doctor Pernasetti. 
El gobierno no ignora que las aguas opositoras se deslizan por canales paralelos y que las posibilidades de reunirlas en un solo curso son francamente difíciles.
Tampoco ignora que las PASO son como una tabla de salvación para la organización interna de la UCR -y de Cambiemos- y no tiene ninguna vocación de solucionarle el problema que se granjearon los propios radicales al adentrarse en una pelea “sin reglas de juego democrático” en la interna fallida del 2 de junio, cuando los castillistas “arrebataron” el partido y dejaron estupefactos a pesos pesados como Brizuela del Moral, Pernasetti, Acuña, Guzmán y decenas de dirigentes de todo el territorio provincial. Varios de ellos, como los diputados Monti, Rubén Herrera, Rodríguez de Calascibetta y Jorge Sosa, entre otros, estaban presentes en la sesión de la víspera y saben de qué hablamos.
Ni la Justicia primero, ni el Frente para la Victoria después, van a solucionar lo que no quiso solucionar la Junta Electoral que impuso el castillismo para la “interna que no fue”.
Esto, a la hora de opinar, lo debería saber el doctor Pernasetti. Quizá más que ningún otro. El entiende de política y economía, y sabe que el gobierno valora ambas materias conforme a sus conveniencias.
Es cierto. Hay razones económicas para suspender un instrumento electoral magnífico como las PASO. ¡Cómo no va a haber si se viene un 2019 de vacas flacas! Pero también hay argumentos políticos que el doctor Pernasetti, por haber sido uno de los integrantes de la “mesa chica” del radicalismo que gobernó por 20 años la provincia, conoce de primera mano.
Explica él, no nosotros, que la carta orgánica de la UCR indica que sus candidatos deben ser elegidos en una interna a convocarse con 30 días de antelación y, añade, que ello no se puede cumplir porque los plazos no dan ante la falta de certidumbre electoral. 
Lo decimos nosotros: no dan porque Pernasetti y compañías suponen que la convocatoria surgirá a fines de diciembre o en enero. Pero si dan en este momento. 
La UCR, si hay voluntad, podría llamar a una interna electiva ahora mismo en base a su carta orgánica, como lo hizo el peronismo en 2003, cuando independiente de la fecha que masticaba el FCS convocó para el 5 de enero.
Sinceramente, y con el mayor de los respetos, nos parece estar escuchando en boca de los radicales las quejas dolientes de los peronistas que, entre 1997 y 2011, eran objeto de burlas y maniobras fratricidas empujadas por la falta de certeza electoral que permite la Constitución de 1988. 
Los correligionarios, doctor Pernasetti, la hacían muy bien y en los tiempos que les convenía. No en los que favorecían al PJ. Por eso mismo, ahora, no deberían llorar si el gobierno se aprovecha de la falta de organización de la oposición. Es, exactamente, lo que hacía el Frente Cívico con el calendario electoral. Por ello el título de la columna sabatina: “Hay una deuda que pagar”.

Crónica anunciada
La sesión de ayer en la Cámara de Diputadas, que insumió varias horas, en realidad fue un sainete. 
La historia estaba escrita de antemano y los radicales, de todo color, cumplieron aceptablemente hasta el momento de la votación. Con el derecho que les confiere la democracia, criticaron y hasta pidieron la suspensión de la sesión, atendiendo una opinión –no fue más que eso- del juez electoral provincial, doctor Cerda. Además, en todo momento, subrayaron la inconstitucionalidad de la ley y prometieron, como seguramente harán, concurrir en queja a la Justicia.
A partir de la votación nominal que ordenó Fernando Jalil comenzó el circo. Hablaron de otros vicios formales, como votar una ley distinta por la que fueron convocados y amenazaron con impedir que sesionaran los senadores, ya alistados para finiquitar el pleito.
Pasaron las sesiones ordinarias. Hoy arranca diciembre. Se vienes las fiestas. Sigue enero y no sabemos si para entonces se votará en marzo u octubre. La Constitución del ’88 sigue vigente. ¡Que viva la incertidumbre!

El Esquiú
 

34%
Satisfacción
3%
Esperanza
50%
Bronca
3%
Tristeza
3%
Incertidumbre
3%
Indiferencia

Comentarios

02/12/2018 | 10:57
#4
Si el oficialismo dice que gana las elecciones caminando con su lider Lucia Corpacci, porque está tan preocupada por la oposicion. O será que contaron los porotos y no alcanzan?. Que necesidad tiene Corpacci de exponerse al papelón del viernes, si el proyecto estaba desde agosto en el senado?. Que en octubre no por Macri?, muchachos peronistas no son Uds los que dicen que no llega a fin de año?. Gran señal de debilidad de un gobierno de soberbios. Y si prueban con ensuciarse los zapatos y salen a caminar en lugar de colgarse de las arcas del Estado para hacer politica.
01/12/2018 | 09:55
#3
Muy clara editorial escrita por el Jopo Macedo!!
01/12/2018 | 09:37
#2
La Marcha Peronista lo expresa claramente: TODOS UNIDOS TRIUNFAREMOS. Pero el peronismo tiene ahora TRES PATAS. El Corpachismocomo se dice aubque es el Luciismo; La Renovación Peronista que a decir verdad tiene a sus soldados velando sus armas y El Jalilismo de Raúl que en el Valle Central es muy fuerte. Muchos creen que no, que no tiene aparato pero...su Aparato es el Pueblo los que han visto y disfrutan las obras que ha hecho esta GESTIÓN MUNICIPAL y que la conducen dos buenos equipos: EL CONCEJO DELIBERANTE Y EL EJECUTIVO MUNICIPAL. ¿ Pulsearán en Marzo? Sería bueno. Pero si pierde el oficialismo ...¿ terminarán el mandato? El temor sob los 6500 de Brizuela...que el Ministro Veliz seguro se infarta...
01/12/2018 | 09:25
#1
Los radicales son como los hinchas de River: siempre estan listos. No les importa nada más que la divisa partidaria y si van en Alianza...¡ cumplen!

Otras Noticias