Apuntes del Secretario

jueves, 06 de diciembre de 2018 00:00
jueves, 06 de diciembre de 2018 00:00

La venida del diputado nacional y exgobernador de Buenos Aires por dos períodos distintos, Felipe Solá, fue adelanto exclusivo de esta columna el pasado martes. El hecho se producirá hoy y, conforme a los partes oficiales, será recibido por la presidente del PJ y gobernadora de la provincia, Lucía Corpacci. Precisamente en la sede partidaria, el creador y miembro del interbloque “Red por Argentina” –la integran una decena de legisladores nacionales, el Movimiento Evita y organizaciones sindicales- habrá de presentar, a partir de las 19 horas, el libro de su autoría “Peronismo, Pampa y Peligro”. Más allá de la agenda que combinó con autoridades locales, el encuentro Solá-Corpacci no pasará desapercibido para las usinas de la política nacional y provincial. Es que justo cuando desde Buenos Aires, a través de los medios de comunicación, se estuvo anunciando el interés de Alternativa Federal por sumar a la mandataria catamarqueña, surge esta minicumbre política que la acerca a un presidenciable como el bonaerense que, en estos momentos, juega lejos de los llamados “federales”.

Con la visita de Solá, la gobernadora completará una semana de intensa actividad política. Recordemos que el lunes estuvo en Belén, donde instó a la militancia peronista a recuperar el gobierno municipal; hizo declaraciones sobre la fecha de elecciones –no dio precisiones y aclaró, con contundencia, “nosotros trabajamos todos los días”- y en la presente jornada se junta con uno de los presidenciables más firmes, con el que coincidiría en varios de los planes proselitistas con miras a 2019. Naturalmente, aunque va a recibir a todos los dirigentes que vengan a Catamarca, queda claro que las fotos de hoy la alejan de Alternativa Federal, el espacio que intenta construir la tripleta Massa-Urtubey-Pichetto y que tiene como representante excluyente en la provincia al senador nacional Dalmacio Mera.

Cada vez parecen ser mayores las coincidencias entre la Jefa de Estado y el intendente de la Capital, a quienes se vio juntos en la inauguración de la remodelación de la plaza “Virgen del Valle” y los actos políticos-institucionales de Belén. En ambos se “tiraron con flores” y valoraron el trabajo coordinado que llevaron adelante durante los últimos siete años de mandato, los que se cumplirán el lunes venidero. Aunque les resta conciliar posiciones en cuanto a las precandidaturas para 2019, Jalil no descartó nada. Mantiene su gran ilusión es gobernar la provincia, pero ya acepta públicamente que puede ser el compañero de fórmula de Lucía si esa situación sirve “para mantener el gobierno”. Aparte de ratificar su sentido de pertenencia al peronismo, le envió un mensaje a la oposición local, parte de la cual (el castillismo, concretamente) lo quería incorporar a sus filas. El jefe comunal fue demasiado explícito en este sentido: “No gasten energías. Trabajen como si (las elecciones) fueran en marzo u octubre. Es exactamente lo mismo, la gente va a decidir”.

El diputado Augusto Barros en el recinto y Marcelo Rivera desde el ministerio de Gobierno, no dudaron en contraponer un argumento elemental respecto a las quejas opositoras por la aprobación de la ley que, para el supuesto que las elecciones provinciales sean en marzo, suspende “por única vez” las PASO o internas primarias de los partidos políticos. Señalaron que, de haberse aprobado la necesidad de la reforma de la Constitución, en 2016, se habrían superado las dudas sobre la fecha de elecciones, lo cual es harto probable ya que uno de los puntos que iba a integrar el núcleo de coincidencias básicas era el de eliminar el artículo que otorga poder al gobernador/a para determinar, a discreción o conveniencia, el adelanto de las provinciales. Al debate se sumó, con la misma postura, el intendente capitalino, mientras que el secretario de Desarrollo y Participación Ciudadana, Hernán Colombo, enfatizó que con aquella reforma que fracasó “la elección no sería hoy tema de discusión”. Al mismo tiempo, este funcionario que supo ser vicegobernador y ministro de varias carteras en la década del 90, pide que en las sesiones extraordinarias se apruebe la creación del Consejo Político, Económico y Social. “Este proyecto es una política a largo plazo, tan necesario como la reforma de la Constitución”. Más allá de las explicaciones y críticas de los sectores opositores a la eventual suspensión de las PASO, queda claro que el radicalismo (mejor dicho legisladores castillitas y brizuelistas) cometió un grave error político al no permitir la reforma. Hoy, con altísimos intereses, se lo están cobrando con toda la fuerza de la realidad.

Conviene repetir, en relación al tema del bloque anterior, que si se materializa el adelantamiento de las elecciones para marzo (la nueva fecha límite para convocar sería el 30 de enero) la alianza Cambiemos tendría serios problemas para armonizar una lista de consenso. Independiente de los cargos de gobernador-vice e intendentes, imaginemos cómo sería el reparto en la Cámara de Diputados. De acuerdo a las especulaciones de café, el presidente del comité provincial, Alejandro Páez, por no tener reelección en Andalgalá, se anotaría para un casillero expectable. Lo mismo ocurriría con Roberto Gómez, presidente del comité Capital, en caso que no logre otro tipo de postulación. El castillismo buscaría imponer a “Petu” Castillo y algún otro que esté en lista de espera, cuando no un representante de la juventud. Brizuela del Moral podría pedir por su hijo o por la reelección de Rodríguez Calascibetta, por ejemplo. Otros sectores, como los de Ricardo Guzmán o “Chichí” Sosa, también irían por una banca, con lo cual estamos indicando unos ocho o nueve postulantes en lugares expectables. Y no contamos a la Coalición Cívica, que pretendería una porción y que la diputada nacional Orieta Vera logre la reelección con una banca provincial, que bien puede ser objetivo similar de Mariano Manzi, tras su paso por la regional de Trabajo. Tampoco el PRO, el partido del presidente Macri, reducirá su aspiración de mantener al menos dos espacios. Como puede apreciarse, alcanzar acuerdos con este panorama, resultará más que problemático. A no ser que la alianza programe una interna por su propia cuenta y deje en offside al oficialismo. ¿Por qué no?

El exdiputado nacional Miguel Ángel Marcolli, de larga y proficua trayectoria en el mundillo de la política, hace rato que no tiene figuración pública por comprensibles razones de salud, las cuales se habrían agravado en los últimos tiempos. De hecho, en un sanatorio céntrico de la ciudad, acaba de ser internado en procura de su recuperación, por la cual ciertamente abogamos. Marcolli, cabe recordarlo, fue diputado provincial y director de Industria de la provincia antes de llegar al Congreso de la Nación.

El cierre de Alpargatas, la fábrica textil que fuera orgullo de Catamarca por más de tres décadas, fue el último dolor de cabeza para el gobierno y el ministerio de Producción que, bien de cerca, palpan como la caída de la economía argentina carcome los cimientos de la industria y amenaza con traer otras malas noticias, atendiendo al presupuesto de ajuste que, para el año 2019, se aprobó en octubre pasado. A lo de Alpargatas le siguió Tileye SA y antes se bajaron las persianas de, al menos, diez emprendimientos y entidades comerciales, alguna de ellas de renombre. Como no puede ser de otra manera en una provincia donde directamente no existen las alternativas laborales, los despedidos terminaron pidiendo clemencia en el Estado, cuyas soluciones no pueden ser más que precarias. Para peor, algunos patrones que tienen poder económico, como es el caso de Alpargatas, habrían podado parte de la indemnización que le corresponde a cada despedido. De esta manera, se cumplen las agoreras predicciones de los gremialistas textiles que, ante el inminente cierre, señalaron que únicamente peleaban para que se cumplan las obligaciones de ley. Si este es el futuro, desempleo e indemnizaciones recortadas, ¡pobres trabajadores!

RECUERDOS. Como lo hacemos habitualmente, comentamos los acontecimientos del pasado en el último bloque de los “Apuntes”.
El 2 de diciembre de 1993 se producía un hecho cuyas repercusiones llegan hasta la actualidad. El fiscal general de Colombia, a través de un comunicado oficial, confirmaba que las fuerzas militares habían matado a Pablo Escobar Gaviría, el líder del Cartel de Medellín. Se trataba del zar de la droga y líder de la guerrilla colombiana, cuya mítica figura creció con el paso del tiempo. Es que, en vida, el hombre se convirtió, desde las sombras, en figura política de Colombia y de la gente pobre, a la cual ayudaba. De su vida, como se sabe, se hicieron series televisivas como “El patrón del mal”, una gran cantidad de libros, cientos de miles de artículos en todo el mundo y varias películas.

A su vez, en Catamarca, para la misma época, había fallecido una figura señera de la cultura y de las letras. Nos referimos a Alfonso de la Vega, quien terminó su pasaje terrenal a los 86 años. Había nacido el 15 de septiembre de 1907 y, con apenas 20 años, en 1927, fundó la peña literaria “Tito Libio” junto a Juan Oscar Ponferrada. Al gran quehacer cultural que llevó adelante durante toda su vida, le sumó ser un docente que reconocieron varios generaciones y, además, estudió Derecho en la Universidad Nacional de Córdoba. Sin dudas, fue uno de los catamarqueños de mayor prestigio durante el siglo pasado.

El Esquiú.com

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios

06/12/2018 | 14:47
#2
radio pasillo o especulaciones de café entre contertulios está bien. ¿O quieren que digan el nombre que les sopló que el Gordo Brizuela quiere dejar a su hijo en un cargo electivo dentro de la sábana, que Oscar estará feliz si Petu logra currar en la Legislatura (provincia o Nación) que los de Movilización quieren tener dos o tres más para vivir de UPA
06/12/2018 | 13:30
#1
De acuerdo a las especulaciones de café... Que manera de robar estos muchachos del diario, por dio.