Apuntes del Secretario

jueves, 24 de octubre de 2019 00:09
jueves, 24 de octubre de 2019 00:09

Tras una agotadora campaña –para este Secretario comenzó a fines de diciembre de 2017, cuando se aprobó la ley que cambió la fórmula para pagar las jubilaciones-, finalmente esta noche se termina el tiempo proselitista. Las expresiones públicas y las consignas propagandísticas, que han terminado por cansar a la ciudadanía, se llamarán a silencio y las alianzas que competirán el domingo se dedicarán de lleno a la logística que, fundamentalmente, importa asegurar la fiscalización, poner en funcionamiento los centros de cómputo y garantizar la movilidad para el traslado de votantes. Salvo los graves incidentes de Belén y algunas escaramuzas en Valle Viejo, por lo menos hasta hoy, podemos decir que el proceso catamarqueño se viene desarrollando en paz y abogamos para que esas características se mantengan hasta el final de la jornada dominical cuando, entre muchas definiciones, ya tengamos gobernador electo.

****
El final del proselitismo, por otra parte, servirá para que se terminen varias discusiones y planteos vacíos que no conducen a las soluciones de fondo que, precisamente, no surgen de los alegatos políticos. Uno de ellos tiene que ver con la proliferación de la droga, el avance del narcotráfico y la (des)atención de los adictos. Se trata, evidentemente, de una problemática que excede a la provincia y que merecería un debate serio entre los diferentes actores sociales. No haberlo denunciado nunca y hacerlo en la campaña es, claramente, aprovechamiento político. Defenderse de los ataques, por perversos que sean, sin mostrar qué se ha hecho efectivamente en la materia, tiene que ver con responsabilidades concretas. Por todo ello, sería bueno que desde el martes se junten candidatos y no candidatos, electos y no electos, autoridades provinciales y de los partidos políticos, junto a referentes sociales de toda laya y comiencen a abordar la lucha contra la droga como corresponde. ¡Con seriedad!

****
Toda la actuación del dirigente gastronómico José Luis Barrionuevo, en el presente proceso electoral, estuvo marcada por su absoluta falta de seriedad. Arrancó, siendo “nadie”, como decisor de las candidaturas del peronismo local. Después amenazó con presentarse como postulante a gobernador si Lucía Corpacci iba por un tercer mandato. Posteriormente mostró disgusto con Raúl Jalil por aceptar una fórmula conjunta con el corpacismo y, finalmente, se anotó como precandidato a diputado nacional por Consenso Federal, una alianza que no tiene que ver con el peronismo lugareño. En forma paralela, siempre con anuncios rimbombantes, señaló que recorrería en campaña, tras haber estado ausente en todo el proceso previo a las PASO, cada metro cuadrado de la provincia. En una de sus últimas mise scene, señaló que van a ganar la Cámara de Diputados de la provincia (¿…?) y la última es el afiche que mandó a pegar en las paredes catamarqueñas. Aparece la fórmula nacional Lavagna-Urtubey y a su lado la segunda candidata local a diputado nacional, Roxana Díaz. En ninguna parte de la pieza gráfica, estampada como publicidad, está Barrionuevo. ¿Por qué coloca a su compañera de fórmula, que no tiene ninguna posibilidad de ser electa, en lugar de dar la cara él que, supuestamente, se come los chicos crudos? ¡Un bochorno!

****
Luego de internas por doquier para los cargos de concejales de circuito de la Capital (hubo casi un centenar de precandidatos), tanto en el peronismo como en el radicalismo, se espera con ansiedad ver cómo sigue la historia electoral. El antecedente más fresco de esta situación se remonta  a 2017 cuando el peronismo, en la PASO, sacó una ventaja notoria que se cayó en la general, donde se produjo un virtual empate técnico. En aquella ocasión, el entonces Frente Cívico propuso una interna de solo dos listas, contra siete u ocho de sus rivales, y digamos que salió favorecido a la hora de contar los votos que valen. Si esa situación se repitiera el domingo, no caben dudas que se podría modificar el resultado de la Capital. La cuestión es que, esta vez, también la oposición tuvo primarias en la mayoría de los circuitos. Más allá de estas especulaciones, el caso es que en seis  circuitos hay candidatos que van por la reelección (Nicolas Zavaleta en el 1-2; Daniel Zelaya en el 3; Diego Villafáñez en el 4; Fernando Arias en el 6; José Omar Vega en el 7 y Carlos Alvarez en el 8-9) y solamente en uno, el 5, la lucha será entre la totalidad de nuevos postulantes. Ellos son Miguel Angel Rasjido (Frente de Todos), Dante Espinosa (Juntos por el Cambio), Nélida Yrusta (GEM), José Sanduay (Consenso Federal) y Enzo Véliz (Frente de Izquierda).

****
Aparte de Andalgalá, Valle Viejo, Recreo, Belén, Tapso y Pozo de Piedra, donde se esperan duras batallas por la intendencia, existe incertidumbre sobre lo que pueda pasar en Paclín, donde Orlando Savio va por la re-reelección. El dirigente castillista, que aparecía como una fija, patinó en las PASO y fue superado por Eduardo Menecier por cifras que, en una jurisdicción chica, pueden resultar decisivas. Hablamos de unos 400 votos. Por si fuera poco, el concejal René “Toti” Noriega (GEM), reunió una cantidad importante de votos que, ya es casi seguro, intentará acrecentar dentro de 72 horas. Durante la semana, como se sabe, ha renovado las críticas contra Savio, al que considera “falto de ingenio, vocación y ganas” durante los mandatos que le tocó cumplir, tres en total. Hizo especial hincapié en el descuido que tuvo con el turismo, al punto de decir que en ocho años no hizo nada por Balcozna y La Higuera. Por las críticas que llegan desde esos lugares, no queda más remedio que darle la razón a Noriega. Esos hermosos lugares, hoy por hoy, son pueblos abandonados a la voluntad de Dios, a punto tal que piden independizarse del control mercedino.

****
Otra elección que atrapa atención es la de Fiambalá, en el norte tinogasteño. Roxana Paulón, una profesional seria llegada de Medanitos, va por la reelección ante Bernardo Quintar, el exsenador departamental que es presentado por Juntos por el Cambio como “el hijo de Coco”, el caudillo de la zona que murió en 2016 y supo ser legislador e intendente por muchos años, inclusive los de la dictadura militar. El intríngulis aquí es que el radicalismo logró una buena performance en agosto, pero producto de la suma de los votos de Quintar y Rosana Quinteros, que le disputó la primaria. Si el primero consigue retener los votos de su rival (aproximadamente 1.000) en la PASO podría llegar a desplazar a Paulón que, individualmente, viene de ser la más votada. Tuvo casi 2.000 adhesiones y acaba de indicar que su rival del próximo domingo “no es ni siquiera la sombra de Coco”. Ya veremos si es cierto.

****
Días pasados, en nuestros informes exclusivos sobre minería y el reciente acuerdo alcanzado entre YMAD y las empresas mineras (Yamana, Glencore y Newmont) para que Agua Rica utilice, en el futuro, las instalaciones de Alumbrera, afirmamos que se produjo un adelanto de un cinco millones de dólares que el organismo interestadual utilizará para equilibrar sus cuentas y asegurar la fuente de trabajo que, con 500 familias, representa Farallón Negro. A raíz de esto hubo una confusión. Mucha gente nos preguntó si este era el monto total que recibiría Catamarca por la concesión. Nada que ver. Se trata de una parte del alquiler del mineralducto –pertenece a Catamarca, el gobierno nacional, la Universidad de Tucumán y minera Alumbrera- y no tiene que ver con las utilidades. Estas, durante un lapso de 25 años, por parte baja, beneficiarían  a Catamarca en unos 1.300 millones de dólares. Según la producción y el tiempo de explotación podrían llegar a los 2 mil millones, lo que da dimensión del negocio. Es que una cifra de esta naturaleza es la que piden algunas naciones como préstamo internacional. Por lo tanto, bien empleadas, podrían ser la panacea para Catamarca. Y eso se puede lograr rindiendo “cuentas claras” al pueblo, a través de los organismos de control y la prensa.

****
RECUERDOS. Como lo hacemos cada martes, jueves y domingo, el último bloque incluye los acontecimientos del pasado. Con el aval de unas 1.800 firmas, en octubre de 1994, los vecinos de Andalgalá presentaban un proyecto de Ley, por iniciativa popular, para que lo tratara la Legislatura provincial. Por el mismo, se pedía la renegociación de los contratos entre YMAD y las empresas Musto Exploratium y MIM que habían formado una UTE para explotar el Bajo la Alumbrera. Entre los puntos a considerar que solicitaban los andalgalenses -se habían declarado en Asamblea Permanente- figuraba la rehabilitación de la línea férrea Andalgalá-Rosario; la construcción de la línea eléctrica El Bracho-Alumbrera; el mejoramiento de la ruta 40;un camino de 56 kilómetros por la Quebrada de Amanao y la concentración del mineral, aparte de un campamento para 1.500 personas. Cuando han pasado 25 años, puede decirse que prácticamente nada de esto se ha cumplido. Apenas podría hablarse del mejoramiento de la ruta 40, que se hizo en los últimos años, o de la línea eléctrica que, desde la Alumbrera, abastecerá de energía a los pueblos del norte de Belén.

****
Para tener en cuenta los intereses económicos y políticos que se jugaban hace cuarto de siglo –bastante parecidos a los que se discuten en la actualidad con Agua Rica-, puede recordarse una declaración del exgobernador Arnoldo Castillo del 24 de octubre de 1994. Decía el viejo caudillo, en tono amenazante, “si no hay arreglo, otra empresa podrá explotar la mina”. A pesar de la aparente firmeza, todo marchaba a un arreglo con las mineras llevado a cabo por el menemismo, no por el gobierno de Catamarca, que cedió los derechos de negociar su joya más preciada a cambio de apoyo político.
 

40%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
60%
Indiferencia

Comentarios