33 de mano

Taki Ongoy​​​​​​​ ¿Qué hubiéramos sido si hubiéramos podido ser?

miércoles, 09 de octubre de 2019 00:21
miércoles, 09 de octubre de 2019 00:21

El próximo viernes se van a cumplir 33 años del estreno de una magnífica obra: Taki Ongoy (Movimiento milenarista, político-religioso -1560/1572- contra la aculturación española). Fue precisamente un sábado  11 de octubre de 1986 cuando Víctor Heredia puso en escena en el Luna Park de Buenos Aires ante una multitud lo que muchos consideran su máxima creación conceptual desde el punto de vista literario-musical. También es considerada como la verdadera historia de la conquista española o la creación que aborda la conquista de América desde la mirada de los pueblos originarios. De niños, nos enseñaron que el 12 de octubre se celebra el Descubrimiento de América o el Día de la Raza. Eso dice la historia oficial.  Quien escribe estas líneas –“herediano” de la primera hora- estuvo presente esa noche en el mítico estadio porteño junto a un querido y recordado amigo que inició el viaje sin retorno, ex legislador y hombre de férreas convicciones políticas y personales: el ingeniero Julio Rueda. Recordamos que la obra fue mal recibida por la Iglesia Católica (en el tema “Potosí”, que el autor canta con Juan Carlos Baglietto, señala que “lejos de Dios, es la tragedia una miseria, un evangelio de promiscuidad”). El obispo de Lomas de Zamora por aquellos años, Desiderio Collino, pidió la excomunión del artista (Heredia es confeso ateo). Por su parte, el embajador español ante la Argentina había sugerido al gobierno de Raúl Alfonsín que prohibiera el espectáculo y hasta hubo algunas manifestaciones callejeras en su contra. Heredia se pregunta: “¿Qué hubiéramos sido si hubiéramos podido ser en toda nuestra plenitud? Podemos todavía, sin embargo, tratar de reconstruir desde las tinieblas las historias de los pueblos de los que ni siquiera sus huesos fueron respetados”. En el pròlogo de Taki Ongoy, Heredia sostiene: “Quienes suponen que la historia pude ser contada desde una sola posición, desde un solo punto de vista, se equivocan. Esta es la versión de los vencidos, o por lo menos de los que aparentemente han sido derrotados. El reverso de la moneda que hasta hoy nos han mostrado los supuestos vencedores”.

   /////////////

  El intérprete de Paso del Rey, aclara en Taki Ongoy: “No intento hacer aquí anti-hispanismo. Únicamente quiero contribuir a conformar un todo agregando la parte que faltaba”. Sostiene luego Heredia: “Una abuela india y un abuelo español transitan por mi sangre. Para que naveguen felices quiero darles un curso firme apoyado en el respeto y el amor por mi propia cultura, tratando de entender por qué festejo todavía fechas que representan la muerte y el aniquilamiento de bellísimas expresiones artísticas que son parte del patrimonio cultural universal y de sus creadores, que fueron justamente mis antepasados. Si no comprendemos que ya somos libres, jamás alcanzaremos la verdadera independencia”. En el tema “Un pedazo de mi sangre”, Heredia canta junto a Jorge Fandermole: “Sueño con cantar en paz, pero ya no puedo más…sólo pienso en liberar a Andalgalà”. Los recuerdos de aquella inolvidable noche en el Luna Park nos llevan a agradecer los buenos oficios de Fernando Iborra, inseparable representante del creador de “Todavía cantamos”, por permitirnos saludar y charlar un rato con Heredia en su camarín, minutos antes de salir al imponente escenario. El relato en off (locución de Héctor Tealdi), mientras esperaban para cantar Heredia, Mercedes Sosa (“Aya Marcay Quilla”), Juan Carlos Baglietto y Jorge Fandermole, se hacía escuchar como una interpelación: “Bajaron de sus barcos de hierro. Sus cuerpos envueltos por todas partes y sus caras blancas; y el cabello amarillo, la ambición, el engaño, la traición y nuestro dolor de siglos reflejados en sus ojos inquietos. Nada quedó en pie. Todo lo arrasaron, lo quemaron, lo aplastaron, lo torturaron, lo mataron. Cincuenta y seis millones de hermanos indios esperan desde su oscura muerte, desde su espantoso genocidio, que la pequeña luz que aún arde como ejemplo de lo que fueron algunas de las más grandes culturas del mundo, se propague y arda en una llama enorme y alumbre por fin nuestra verdadera identidad. Y, de ser así, que se sepa la verdad. La terrible verdad de cómo mataron y esclavizaron a un continente entero para saquear la plata, el oro, la tierra. De cómo nos quitaron hasta las lenguas, el idioma.” Adentro en el Luna Park, el público disfrutaba de un show fantástico y aturdían los aplausos de la gente de pie. Heredia y los suyos estaban felices. Afuera, un grupo protestaba. No había lugar para escucharlos. Solo había oídos para la otra historia del llamado “Día de la Raza”.

16%
Satisfacción
83%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

09/10/2019 | 22:11
#0
solo pienso en liberar...... Andalgalá.....

Otras Noticias