Columna de opinión de Germán Vittore

“Llegaron, (des) gobernaron y se van”

El legado, una gran lección.
domingo, 08 de diciembre de 2019 00:59
domingo, 08 de diciembre de 2019 00:59

A dos días de que concluya un nuevo proceso neoliberal en nuestro país (similar al que sufrimos tanto en dictadura con Videla y Martínez de Hoz o en democracia con Menem, Cavallo y De La Rúa), tengo que confesar que, conociendo de antemano las nefastas consecuencias de lo todo realizado, me era difícil pensar que esta segunda experiencia aliancista de nuestra historia llegara a concluir su mandato.
Me encuentro en realidad sorprendido, no sólo por lo monumental del desastre socioeconómico y financiero realizado en tan corto tiempo, sino también por la capacidad de resistencia (algunos dirían de “anestesia”) del gran pueblo argentino.

Sucintamente
 Llegaron mintiendo, (des) gobernaron mintiendo y se van mintiendo.
 Llegaron con “Cepo Cambiario”, (des) gobernaron desregulando, devaluando (nuestra moneda un ¡538 %!), “timbeando”, endeudando y fugando (el 90 % de lo tomado) y se van con “Cepo Cambiario”.
    Llegaron prometiendo “Pobreza Cero”, (des) gobernaron distribuyendo el ingreso nacional a favor de ciertos poderes económicos y financieros y se van con el 40,8 % de pobreza (¡duplicándola!).
    Llegaron con un país desendeudado (que refinanció, pagó y dejó una deuda del 40 % s/P.B.I.) y sin el F.M.I., (des) gobernaron pagando mal y rápido a los “fondos buitres”, tomando deuda de manera desaforada y hasta en 100 años, regresándonos a las fauces del F.M.I. y se van con ¡un país quebrado! (en “default”, con una deuda del 100 % s/ P.B.I.).
    Llegaron prometiendo que “volveríamos al mundo”, (des) gobernaron realizando una apertura de importaciones indiscriminada y se van con una industria nacional diezmada.
    Llegaron prometiendo una “inflación” de menos de un dígito, (des) gobernaron dolarizando precios internos de alimentos y recursos naturales (petróleo/combustibles y gas), aplicando exorbitantes “tarifazos” (del 1.500 % promedio), eliminando y disminuyendo subsidios y retenciones a las exportaciones y se van con una inflación acumulada del 300 % (anual del 55 %, ¡duplicándola!).
    Llegaron prometiendo que crearían millones de puestos de trabajo, (des) gobernaron elevando las tasas de interés a la estratósfera fomentando una obscena “timba financiera” (“carry trade”, Lebac, Leliq), demoliendo la inversión productiva y el consumo, provocando el cierre de decenas de miles de empresas de todos los tamaños y se van dejando en la calle a cientos de miles de trabajadores (el “índice de desocupación” pasó del 5,9 % a casi el 11 % ¡casi duplicándolo!).
    Llegaron con un país estable y en crecimiento (el P.B.I. en 2015 había crecido un 2,5 %), (des) gobernaron menoscabando el “salario real” de la población (que en promedio perdió un 20 % de su poder adquisitivo), destruyendo el consumo interno (que cayó casi ininterrumpidamente) y se van con una cruenta recesión económica (el P.B.I. per cápita caerá un 8,8 %) y con ¡un país en emergencia alimentaria!
    Llegaron autoproclamándose los paladines de la honestidad y de la democracia, (des) gobernaron coaptando parte del poder judicial, implementando nefastas reformas Previsional e Impositiva, estafando a los tomadores de créditos U.V.A., distrayendo los “Panamá Papers” y la causa “Correo Argentino”, permitiendo el “blanqueo” de las fortunas mal habidas de familiares y amigos, poniendo presos a políticos y empresarios opositores, hundiendo el ARA San Juan, asesinando a Santiago Maldonado, reprimiendo a los jubilados, etc., etc., etc., y se van diciendo que lo único que lograron es lo abstracto de “dejar un mejor país” (cinismo en estado puro).
    Llegaron con 20 promesas electorales, (des) gobernaron en 18 y se van cumpliendo sólo dos (las más nimias).
    Y muchísimos etcéteras más…
¡No me digan que no es sorprendente que hayan logrado cumplimentar su mandato!

“Una gran lección” 

Pero nos preguntemos: ¿algo bueno habrán dejado Cambiemos y su proyecto de concentración y exclusión? Sólo una cosa: ¡una gran lección!
La lección es que más allá de cualquier cuestión partidaria o ideológica que podamos tener, debemos aprender a votar con la razón, con frialdad y en pos del bienestar general (la meritocracia es una farsa) y debemos defender los derechos e intereses comunes (como colectivo, como Nación inclusiva y soberana) y no hacer como propios los contrarios intereses de unos pocos (por más que tengan todo el aparato mediático para carcomernos el intelecto, ¡hay que espabilar y estar atentos!).
Los poderes que representó Cambiemos han demostrado ser muy hábiles e ingeniosos (grandes expertos) y han dejado bien en claro que pueden engañar, manipular, estafar, “distraer” y “anestesiar” a la mayoría de los argentinos, con base en descaradas mentiras, falsas promesas, slogans vacíos y maquiavélicas operaciones mediáticas, judiciales y de marketing político. Les ha dejado claro que, una vez más, los pueden ultrajar, saquear, postergar, empobrecer y hambrear (sin escrúpulo alguno) con tal de lograr sus beneficios y privilegios (los cuales defenderán como “gato panza arriba”, y volverán a atacar sin piedad al nuevo gobierno de los Fernández cuando quieran desandar este nefasto camino neoliberal).

“Debe quedar claro (de una vez y para siempre)”

Nos debe quedar claro de una vez y para siempre lo que ocurre cuando se ausenta y achica el Estado y el país “por sus propios dueños” es administrado, cuando se pone “al zorro a cuidar al gallinero”, cuando se defienden intereses cipayos y ajenos, cuando se pone “de los dos lados del mostrador a los Ceos”, cuando NO se gobierna en pos del bien ¡de todos de los argentinos!
Cuando eso ocurre, como tantas otras veces en nuestra historia y muy evidentemente en estos últimos cuatro años, se realiza una gran redistribución regresiva del ingreso nacional, se rifan nuestros recursos naturales, hacen fortunas siderales las petroleras, el complejo agroexportador concentrado, las multinacionales, el sistema financiero local e internacional, las empresas generadoras y distribuidoras de energía y gas, los grandes importadores (los “amigos” y “hermanos del alma”), etc., y se le deja “tierra arrasada” al resto de la población. 
¡Hay que aprender la lección!
Me despido rogando memoria, lucidez y repitiendo ¡hay que aprender la lección de una vez y para siempre! 

20%
Satisfacción
0%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
60%
Indiferencia

Comentarios