33 de mano

Candidatos: no se olviden de los pobres

miércoles, 22 de mayo de 2019 00:00
miércoles, 22 de mayo de 2019 00:00

Los hay para todos los gustos y de todos los colores. Son muchos los que pretender ser gobernador, diputado nacional, jefe comunal de la Capital, intendente departamental, concejal, diputador o senador. En algunos casos las candidaturas nos remontan a la época de la niñez, más precisamente al apasionante juego de las figuritas de jugadores de fútbol para ganarse una pelota número 5: la tapa del álbum de cada año venía siempre renovada, pero por dentro las caritas eran las mismas. En cada elección, al menos en Catamarca, se repiten las figuritas de los conocidos “eternos candidatos”, aquellos que tiene la suerte de recibir la “bendición” del jefe/a partidario de turno. En esto, los catamarqueños estamos empalagados hasta la indigestión. Todos quieren ser, muchos no pueden ser. Ni siquiera por aproximación. Ocurre que el periodismo local es demasiado respetuoso a la hora de entrevistar a los candidatos que se lanzan  a la arena con pretensiones de nadar: evitan hacer la preguntar de rigor: “¿Admite que usted no tiene ninguna posibilidad de ganar ni de alcanzar el cargo, al menos que ocurra un milagro?”. Resulta duro pero es la realidad. Todos están en campaña y sacan a relucir sus armas, canalizando sus estrategias a través de las redes sociales preferentemente. Algunas grotescas, otras risueñas y otras disparatadas inadmisibles. Veamos: “Hola compañeros y compañeras. Necesitamos que todos me voten como diputado nacional. Hay que hacer clic en las caras. Voten también a Maxi”. Ajà. Bueno, quedamos así. ¿Y? ¿Alguna propuesta? La verdad, suena a chico caprichoso y de aprendiz de político. Por ahí, otro candidato a gobernador de la oposición promete una gestión “transparente”. ¡Corten, corten! “¡No, no! Eso no se promete. Se es honesto y se actúa en consecuencia. ¡El deber ser, carajo!”, diría un furioso director de cine. Diario El Esquiù, jueves 9 de mayo de 2019, página 3, un día después de la primera sesión ordinaria de la Cámara de Diputados de Catamarca. Textual de una legisladora fanática de las re-re-re, al concluir un debate-pelea: “Hoy dimos lástima”. Bueno, nos vamos. ¿No se olvidan nada? El último que apague la luz.

   ////////

A todo esto, lejos de los absurdos que harían bramar al mismísimo Quico (“¡cállate, cállate que me desespeeeeeeras!”), hay una dolorosa realidad: la pobreza que avanza y avanza sin piedad para atacar de manera impiadosa a los miles y miles de pobres en la provincia. En el comedor comunitario “La Luciérnaga”, en el Norte de la Capital, la solidaridad extendió sus brazos del almuerzo hasta dar  la cena a casi 300 personas  Los chicos –y también los padres- tenían mucho hambre. Imposible mirar para otro lado y así lo entendió Soledad Fresco y su equipo de voluntarios. Ayer, en este mismo diario, se daba cuenta que a otro comedor comunitario, el  “Gauchito Gil” –que comenzó como merendero-, le cortaron la luz hace más de un mes por una deuda de 24 mil pesos. María Rivero, la responsable del comedor y dueña de la vivienda donde funciona (Norte de la Capital), no dudó: prefirió darle un plato de comida a más de 100 niños y aguantar el corte de luz. “No vamos a bajar los brazos”, dijo desafiante. Atención: al momento de escribir estas líneas, recibimos en la víspera alrededor de media mañana un mensaje de María (con imágenes) a través del cual se nos informa que por orden de la gobernadora Lucía Corpacci el comedor recuperó el servicio de energía. Nos preguntamos: ¿el concejal del sector desconocía esta situación que afectó tanto tiempo a una vivienda que presta un servicio comunitario? ¿Tampoco lo sabían los tradicionales punteros políticos? Estamos en año de elecciones y es normal que se hablen de candidaturas. Lo anormal y doloroso es que en la agenda de los candidatos no figuren los pobres, la pobreza y el hambre.  Armando Torres Arrabal, un argentino que publicó una carta hace pocos días en un diario de tirada nacional, dice: “A veces, nos sobra algún pedazo de pan después de las comidas y al día siguiente decimos que ese pan está duro. Les dejo una reflexión: el pan no está duro; lo duro es no tener pan”. Y eso está pasando en muchísimos hogares catamarqueños: falta el pan nuestro de cada día. Esperamos que los candidatos se den por enterados y dejen de hablar  boludeces. Aquellos que hablan cosas sensatas, que se queden en el molde. Esperamos alguna reacción. Con 33 de mano.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

22/05/2019 | 08:57
#1
siempre lo mismo no al voto a politicos que pelean por sus derechos propios no sotros tenemos que ver en los votos
22/05/2019 | 08:18
#0
Ahhh todos los politicos son malos ahora porque lo dicen uds los del diario!! Y solamente la buenita es la Gobernadora!!! Ma changos cuanto estaran facturando Uds para chupar las medias a Lucia!

Otras Noticias