Apuntes del Secretario

domingo, 16 de junio de 2019 00:31
domingo, 16 de junio de 2019 00:31

Desde hoy y hasta el sábado próximo, cuando deban presentarse la totalidad de las precandidaturas (las PASO definen las candidaturas y quienes quedan eliminados para la elección general del 27 de octubre), habrá intensas negociaciones y de sus resultados pueden comenzar a sopesarse seriamente las posibilidades de las dos principales fuerzas políticas que se disputarán el poder, lo que no significa despreciar a otras alianzas que buscarán saltar a los primeros planos, pero ciertamente no están en condiciones de dinamitar la polarización que ejecutan, desde hace 36 años, las alianzas que encabezan peronistas y radicales. Hasta la fecha, definiciones no hay. Empero, si se puede asegurar que la primaria abierta, simultánea y obligatoria (PASO) va a funcionar a pleno el día 11 de agosto. Los datos que surgen desde los distintos mentideros no hablan de otra cosa y no solamente habría reñidas disputas en la oposición, que viene dividida desde hace rato, sino el propio oficialismo puede convertirse en un hervidero con resultados inciertos.

****
Para algunos es sorpresa, para nosotros no. Desde hace tiempo venimos sosteniendo, a través de anuncios y declaraciones, que las aguas no bajan calmas en el oficialismo. No solamente hay una gran incógnita en torno a la precandidatura a gobernador, donde el oficialismo tiene dos postulantes excluyentes: Lucía Corpacci y Raúl Jalil. Sin dudas, se trata de dos gobernantes de eficiencia durante los últimos ochos años, a los que la oposición no tiene cómo entrarles en términos de crítica certera y palpable. Sin embargo, por fuera del Frente con Todos que, a nivel nacional, encabeza la fórmula Fernández-Fernández, podrían anotarse por el premio mayor Luis Barrionuevo y Dalmacio Mera, que se cobijarían en la alianza nacional Consenso Federal. En el caso de Lucía y Raúl será uno de los dos y no habrá competencia entre ellos. Las posiciones de Luis y Dalmacio podrían ser en forma conjunta o cada uno por su lado para pelear voto a voto. Bajando uno o varios escalones, la oferta peronista puede ser multicolor. Independiente de los objetivos barrionuevistas, la definición de las precandidaturas capitalinas –intendente y concejales- promovería una primaria de “hacha y tiza”. En el caso de la intendencia es firme candidato Gustavo Saadi, pero Saenz, Brumec y Figueroa Castellanos tienen iguales pretensiones y, por lo menos los dos últimos, no estarían dispuestos a resignar posiciones. Lo mismo ocurre en la porfía por la banca de diputado nacional y la lista de legisladores provinciales. En fin. Faltan pocos días para las grandes definiciones, pero las dudas son muchas y se multiplican día a día.

****
En el interior de la provincia el panorama no es diferente. Dirigentes como Raúl Chico, Daniel Polti o Néstor Tomassi promovían en los últimos días reuniones destinadas a un eventual armado de listas paralelas, lo que preanuncia lo que afirmamos al principio. Se viene la discusión final y de fondo que, en territorios oficiales, no será tan sencilla como en elecciones más recientes. Si permanecemos en el interior, podemos hablar de la interna peronista de Andalgalá como ejemplo. Allí hay varios aspirantes para suceder a Páez y ninguno quiere bajarse. Tenemos así los nombres de Sebastián Almada, Miguel Morales, Miguel Gutiérrez, Guillermo Haddad y hasta el veterano José Perea que, al menos hasta la fecha, se mantienen en carrera. La única ventaja de esta diáspora es que el oficialismo departamental soporta sus sus propios dilemas. José “El Mono” Cativa, el gran sponsor político de Alejandro Páez, no será candidato único. Deberá superar uno o dos escollos en la primaria. Para ello debe ir pensando en Ivanna Flores –viejo anuncio de El Esquiú-, la esposa del actual intendente, o Eduardo Córdoba, otro funcionario que no se quiere quedar en el camino. “Coco” Olaz, por su parte, entraría en el mismo desafío o podría ir al margen de la PASO de “Juntos por el Cambio”, exCambiemos. Si esto solo no cobra la dimensión de lo que estamos planteando, un representante barriouevista –el médico Gustavo Aguirre- también se plantaría como precandidato.

****
A Luis Barrionuevo, desde esta columna, le ponderamos muchas veces su gran trayectoria sindical y a las alturas que le tocó llegar. De igual manera, enfáticamente y como único medio, proclamamos que en 2003 fue proscripto y le quitaron la gobernación que tenía en el bolsillo. Hoy tenemos que decir que, habiendo pasado los 77 años, está mintiendo. Dijo días pasados, en un pasaje rasante que realizó por la provincia natal, que su grupo político trabajó por el retorno del peronismo al poder y que, de esa manera, se pudo terminar con la corrupción del exFrente Cívico. Se trata de una falacia tan grande que no la podemos dejar pasar por alto sin explicaciones de por medio. El triunfo del peronismo en 2011, que cortó veinte años de radicalismo, fue obra de Lucía Corpacci y Cristina Fernández de Kirchner, a quien Barrionuevo le profesa un odio casi enfermizo. El gastronómico, en realidad, trabajó en contra del peronismo catamarqueño y su hermana, Liliana, fue candidata a gobernador en aquella oportunidad. En el discurso final, en instalaciones de Villa Cubas, Barrionuevo cerró la campaña afirmando “preferimos la corrupción del Frente Cívico antes de entregarle el gobierno al ‘bombón’ Mercado”. Para suerte de los peronistas, sus anhelos no se cumplieron. La fórmula Corpacci-Mera consiguió 88.620 votos, contra 79.123 de Brizuela del Moral-Ricardo Guzmán. Liliana, acompañada por Gastón del Pino, en aquella oportunidad, solamente recogió 4.003 adhesiones. Claramente fue víctima de la polarización. Más allá de eso, el dato sirve para desmentir oficialmente a Barrionuevo cuando se adjudica méritos ajenos a su persona. La última del dirigente gastronómico: tiene diálogo permanente con su amigo “Coti” Nosiglia y, por esta vía, con Oscar Castillo, con el cual coincidirían en muchas cosas. De ese trípode, por ejemplo, podría surgir la precandidatura a intendente de su sobrino, el concejal Maxi Mascherano.

****
Dejemos de lado el oficialismo y pasemos a analizar los movimientos opositores. Allí la situación es mucho más compleja, pero la solución aparentemente sería más simple. Como no existen coincidencias mínimas para estructurar una oferta de unidad, lo más probable es que haya dos listas completas compitiendo en las PASO del mes de agosto. Por el lado de la orgánica partidaria, se afirma la eventual postulación de Roberto Gómez como precandidato a gobernador y de Flavio Fama a intendente. A partir de allí, el dedo castillista diagramaría las nóminas de legisladores y concejales capitalinos, dejando para los jefes de distrito o intendentes la conformación de la propuesta electoral en el interior. En este marco, se habla con insistencia de la posibilidad cierta que Alejandro Páez, titular del comité provincial, encabece la lista de diputados o sea el candidato a senador de Andalgalá. Se trataría de una devolución de favores del castillismo, aunque todo está por verse. Por el lado de la oposición interna de la UCR influiría grandemente el exgobernador Brizuela del Moral, quien tiene como preferido para la intendencia capitalina al concejal Simón Hernández y a nadie extrañaría que el postulante a gobernador sea Ricardo Guzmán. Claro que también habría que dejar lugar para algunos aliados del PRO y la Coalición Cívica, entre los cuales se incluye nada menos que Rubén Manzi, uno que busca la gobernación con importantes apoyos nacionales. En este punto, vale aclararlo, interesa saber cómo será el manejo de los recursos de campaña. Si hay una interna de punta a punta de una boleta electoral, ¿a quién ayudará la Casa Rosada? Se trata de otra discusión que puede definir el armado definitivo.

****
El empresario Hugo Diamante pretendía la precandidatura a diputado nacional. Detrás de ese objetivo, el pasado miércoles, presentó una alianza en la justicia federal. Uno de los partidos que la integraba era “Vamos Juntos”, la sigla que pertenece al precandidato vicepresidencial Miguel Picheto. A pesar de algunas objeciones, la solicitud fue aceptada, pero finalmente Diamante habría declinado de participar de la elección por serias desavenencias con la representación local del macrismo. Así se lo adelantó a Pablo Sánchez en el programa político que éste último tiene diariamente en Radio Provincia. Adelantó allí que la diferencia entre Lucía Corpacci y los postulantes locales de “Juntos por el Cambio” es realmente abrumadora.

****
RECUERDOS. Como lo hacemos habitualmente, cerramos los “Apuntes” del domingo con el repaso de acontecimientos del pasado. En la primera quincena de junio de 1994, el tema saliente de la agenda política de Catamarca era la transferencia de la Caja de Jubilaciones a la Nación. De hecho, la mayoría radical -con apoyo de varios peronistas- de la Cámara de Senadores aprobaba un proyecto para que el Poder Ejecutivo continuara negociando la transferencia con el súper ministro de la época, Domingo Felipe Cavallo. Fue el pasaporte final para la entrega, a la que se oponían todas las asociaciones de jubilados de la época, una de las cuales tenía como asesor al entonces ministro de Economía de la provincia, doctor Aldo César Hugo Nieva. Precisamente, Nieva fue noticia aquella quincena. Frente a la decisión del Senado, que significaba autorizar la destrucción del IPPP, le presentó en forma indeclinable su renuncia -9 de junio de 1994- a don Arnoldo Castillo. En los días previos, el exsenador nacional Mario Fadel había hablado de la inviabilidad de mantener el sistema previsional en la provincia. “En el caso que las propuestas provinciales no alcancen a solucionar el problema, la transferencia a la Nación será inevitable”, fue la señal inequívoca de que la decisión estaba tomada.
 

22%
Satisfacción
0%
Esperanza
11%
Bronca
0%
Tristeza
11%
Incertidumbre
55%
Indiferencia

Comentarios

16/06/2019 | 09:24
#0
Completa, con datos de buena fuente. Algo.para aportar: TODOS DEBEMOS OEDIR QUE LA LEGISLATURA DE CATAMARCA SEA UNICAMERAL. 16 provincias lo son y solo 8 mantienen Senados provinciales. Para tener 16 SENADORES gastamos miles de millones de pesos en los 4 años de Gobierno. Y algunos se eternizan y hasta RESUCITAN después de jubilarse. Basta de mantener a 16 INNECESARIOS SENADORES. ¡ Cómo será que andan al vicio que Raúl Chico quiere irse y hace política a diario!

Otras Noticias