El 44% de los argentinos perciben ingresos del Estado

En dos décadas, creció 221% la gente que depende del Estado.
lunes, 22 de julio de 2019 14:07
lunes, 22 de julio de 2019 14:07

Todos los meses, el Estado deposita dinero en las cuentas de casi 20 millones de argentinos, convirtiéndose, en la mayoría de los casos, en sostén principal de esas personas.

La cifra es 221 por ciento más alta respecto de 2001, año de inflexión en la historia económica de la Argentina. En ese entonces, eran 6,23 millones de argentinos los que recibían ingresos económicos del Estado.

Desde entonces, y por diferentes razones –sociales, económicas, culturales y electorales–, esa cuenta no ha parado de crecer, al punto de demandar un gasto público que hoy tiene un tamaño gigantesco, equivalente a 42 por ciento del producto interno bruto de la Argentina. Eso significa que de cada 100 pesos que produce genuinamente el sector privado, el Estado gasta 42. El grueso de ese dinero lo obtiene cobrando impuestos y, cuando eso no es suficiente, emite o toma deuda.

La cuenta incluye a quienes son empleados del Estado, en sus tres niveles, y a los que reciben algún beneficio de la seguridad social, sea en forma de jubilación o pensión o como plan social.

Eso implica que, sobre una población de 44,7 millones de habitantes, el 44,5 por ciento depende total o parcialmente del Estado para sobrevivir.

De esos 19,99 millones de personas con ingresos del fisco, los empleados son el segmento más numeroso: cuatro millones de asalariados.

Esa cifra creció 70 por ciento, aunque a ritmo dispar: los municipios, con 703.437 empleados, tienen el doble de trabajadores que tenían en 2001. Las provincias también incrementaron su planta 73 por ciento: pasaron de 1,36 millones a 2,35 millones. Y la Nación creció 59 por ciento, con 198.836 empleados actualizados en 2019.

A esa cuenta hay que agregarle otros 744 mil empleados más, que son los que están en las empresas estatales, los entes autárquicos, los poderes judicial y legislativo. Ese grupo creció 47 por ciento en dos décadas.

En el mismo período, los asalariados privados registrados pasaron de 8,42 millones a 11,68 millones: un alza del 38 por ciento, la mitad que el empleo público.

No obstante, pese al crecimiento del empleo estatal, la participación en el total de beneficiarios del fisco bajó del 38 por ciento al 12 por ciento en casi dos décadas. Esto es porque se agregaron millones de beneficios que antes no existían.

Los que se agregaron

El más importante fue el de jubilaciones vía moratoria, sin aportes: de no existir en 2001 a tener hoy 3,73 millones de beneficiarios, el 18,7 por ciento del total. Este, en términos de impacto fiscal, fue el más significativo, porque representa el 40 por ciento del gasto previsional de Anses.

sas moratorias se reemplazaron (con excepción de una para mujeres) por la Pensión Universal del Adulto Mayor (Puam), que equivale al 80 por ciento de una mínima. Hay 102.952 con Puam.

La Asignación Universal por Hijo tampoco existía en 2001: en la actualidad hay 4,02 millones de niños y niñas que perciben 2.250 pesos mensuales, hijos de madres que no tienen trabajo o lo tienen en negro.

Y otro ítem que registró un aumento fenomenal es el de las pensiones no contributivas, que pasaron de 332 mil en 2001 a 1,46 millones ahora: es una suba del 342 por ciento. El 80 por ciento corresponde a pensiones por invalidez.

En tanto, hay un crecimiento del 1.334 por ciento en la categoría de planes sociales, que pasaron de 250.442 a 3,59 millones en el período.

Ahí están los planes de desarrollo alimentario, de protección social, de primera infancia, las becas Progresar, los expresos políticos, el programa Hacemos futuro, el Jóvenes con más y mejor trabajo, proyectos productivos y monotributistas sociales. “Y ahí paré la cuenta porque me cansé de contar”, ironiza el economista Roberto Cachanosky, fuente del conteo de los planes.

23%
Satisfacción
0%
Esperanza
61%
Bronca
7%
Tristeza
7%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

23/07/2019 | 20:28
#3
Lo bueno sería que al menos los que reciben algo del estado, paguen un monotributo y que hagan una contraprestación y sé que lo que voy a decir a muchos les molestará, quitar todo beneficio a los extranjeros,no podemos seguir siendo acción social de América del sur,xq los demás países te cobran hasta el papel higiénico, sino empezamos a corregir ésto,sea el gobierno que venga,no salimos más
22/07/2019 | 22:12
#2
Pagan los planes con plata de los que aportaron y a los que aportaron no les pagan la jubilacion.
22/07/2019 | 21:24
#1
Lo malo es que el Estado no es el gobierno, los que mantenemos a esos 20 millones somos los poquitos 8 millones que ademas de mantener a nuestra familia, tenemos que mantener cada uno a dos empleados publicos, planeros, jubilados, vagos , ñoquis y etc varios
22/07/2019 | 20:06
#0
Y está mal??? Este tipo de publicaciones intencionadas y canallas, ya tienen antecedentes en los años 90, cuando se redujo la participación del estado -todos nosotros- en la economía... quienes se beneficiaron??? Las corporaciones privadas que hicieron negocios de todo tipo con la educación, la salud, las jubilaciones, etc. y pusieron a la población en una paupérrima calidad de vida, se robaron todo. Quien más que el estado -nosotros- puede ayudarnos a nosotros como población? Nosotros, o el estado.

Otras Noticias