Apuntes del Secretario

jueves, 04 de julio de 2019 00:00
jueves, 04 de julio de 2019 00:00

La precandidata a intendenta de Andalgalá colocó el dedo en la llaga cuando, la semana pasada, habló de minería y más concretamente del proyecto Agua Rica, al que consideró inviable por razones ambientales, judiciales e institucionales. Ivana Flores, esposa del intendente Alejandro Páez, se arrogó de esta manera el pensamiento del conjunto de la población que, de seguro, piensa de otra manera. Sin aludir a su persona, de alguna forma, el secretario de Minería de la provincia, Rodolfo Micone, con datos concluyentes, le respondió en sentido contrario. En relación a las condiciones ambientales destacó que todos los estudios que se llevaron a cabo otorgan luz verde a la explotación de la minería, lo que quedó demostrado durante los 20 años de actividad en el Bajo de la Alumbrera, al término de los cuales se registraron menos casos de cáncer que en otros lugares de la provincia que no tienen minería.

Desde lo político, además, hay que tener en cuenta que en el proyecto de las multinacionales Yamana y Glencore –en porcentajes distintos participaron del proyecto Alumbrera- existió el apoyo expreso del actual presidente de la Nación, Mauricio Macri, supuesto aliado político de la concejal Flores y de su marido, presidente de la UCR local. Aparte, y quizá lo más importante, el funcionario provincial ha enfatizado que “el paradigma de la minería ha cambiado” a partir de políticas implementada por la “gestión Corpacci” y la experiencia que dejó la Alumbrera. Sobre este punto, añadió, “con Agua Rica no pasará lo mismo”. Referencia obvia para destacar que, a diferencia de la década del 90, hoy existen reglas de juego claras y control efectivo de ganancias y regalías que, por sentido común, no pueden dilapidarse en gastos corrientes que impidan el progreso de los pueblos.

El cierre de listas para las elecciones PASO y la general, aun hoy, genera ruidos diversos. Todavía existen presentaciones que debe resolver la Justicia Electoral y, más allá de las cuestiones formales, hay que concluir que se ha batido récord de reelecciones. Prácticamente todos los intendentes buscarán seguir en sus cargos y los concejales no se quedan atrás, por lo cual solo habrá variantes en las cámaras legislativas. En Diputados, permanecerán hasta 2023 Cecilia Guerrero, Augusto Barros, Armando López Rodríguez y Paola Fedelli, a los que podría acoplarse Jorge Andersch si el peronismo hace una gran elección. Los radicales anotaron por un nuevo período a Juana Fernández y al hiper castillista Luis Lobo Vergara. También podría continuar ocupando una banca Analía Brizuela, pero en la lista oficialista, en razón que fue expulsada de la UCR por haber votado a favor del proyecto de aumentar el número de los ministros de la Corte de Justicia. Como se sabe, el castillismo luchó siempre para mantener solo tres jueces, con dos de ellos intocables: Cáceres y Sesto de Leiva, dos cortesanos jubilados hace más de 20 años que están llegado a los 80.

En la Cámara de Senadores, que reúne a las 16 representaciones de los departamentos, podría decirse que hubo menos reelecciones que en otras categorías. Sobre 8 bancas que se ponen en juego, 5 miembros van por la reelección y 3 se alejan del cuerpo, lo que en realidad representa en 40 por ciento. Los que pretenden seguir son Héctor Fernández (Pomán), Jorge Omar Solá Jais (Belén), Oscar Vera (Fray Mamerto Esquiú), Ramón Edgardo Seco (Ambato) y Jorge Malnis (Valle Viejo), mientras que dejaron sus lugares Jorge Moreno (Capital), Juan Carlos Espinoza (Andalgalá) y Julio Ernesto Maza (Santa Rosa). Este último, con posibilidades ciertas, pretenderá arrebatarle la intendencia de la jurisdicción santarroseña al inoxidable Elpidio Guaraz. En relación a las proporciones interpartidos, viene al caso destacar que el peronismo se juega bastante en esta categoría: arriesga siete de las ocho bancas que ganó en 2015. El radicalismo una, la del viejovallense Jorge Malnis.

¿Quién podría imaginar hace unos años una alianza entre José Luis Barrionuevo y Margarita Stolbizer, la propietaria del sello GEN? El primero es cacique reconocido del mundo sindical y no se ha caracterizado, precisamente, por resaltar la ética y la moral, como si lo hizo la exdiputada bonaerense, una exaliada de Lilita Carrió con la cual supo exaltar la necesidad de establecer bases republicanas. Sin embargo, están juntos en el proyecto Lavagna-Urtubey, aunque por estas horas tengan un crudo enfrentamiento por las listas de la ciudad de Buenos Aires. Allí confluyeron presentando una lista con el radical Miguel Ponce como precandidato a intendente, y los veteranos Carlos Campolongo (a diputado) y Julio Bárbaro (a senador), los que deberían enfrentar en una primaria al economista Matías Tombolini, Ramiro Marra y Marcos Lavagna. Sin embargo, Lavagna padre vetó la propuesta Barrionuevo-Stolbizer y nadie sabe, salvo la juez electoral, cómo termina esta historia. Para algunos medios podría hacer explotar el espacio Consenso Federal, por el que trabaja a full Luis Barrionuevo, siempre lejos de Catamarca donde dejó una lista de precandidatos, pero no los acompaña con presencia física.

En Valle Viejo, el peronismo no quiere que Gustavo Roque Jalile llegue a los 40 años de permanencia en el poder departamental (en diciembre cumple 36 y pretende quedarse hasta 2023). Empero, tendrá enormes problemas para hacerlo. Todo porque mantiene una feroz interna entre cuatro aspirantes a la intendencia los que, el 11 de agosto, dirimirán por la candidatura. Ellos son Alberto “Abeto” Barrionuevo, Ángel Olivera, Susana Zenteno y Rubén Ariel Gil. Conforme a algunos registros de opinión pública, llevarían las de ganar Barrionuevo y Zenteno, los que son apadrinados por sectores distintos del gobierno provincial. A tanto llega el tema que, por ahora, nadie apuesta un céntimo para que se vaya a lograr una unidad verdadera que permita doblegar a Jalile.

Era previsible. La gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, formó parte del grupo de gobernadores peronistas que proclamó su apoyo a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner del “Frente de Todos”. Ayer estuvo en la Capital Federal para hacer la fotografía e intercambiar pautas de campaña con el precandidato presidencial, quien prometió instaurar un federalismo no solamente de declamación y, paralelamente, estimó que necesitará del apoyo de los mandatarios para poder gobernar. Así las cosas, Lucía ratifica su pertenencia al kirchnerismo, con el cual alcanzó la gobernación en 2011 y repitió en 2015, venciendo en ambas ocasiones a Eduardo Brizuela del Moral. El dato de color es que por el viaje a la Capital Federal de la futura diputada nacional, el intendente Jalil –precandidato a sucederla- presidió la inauguración de una ruta provincial en Santa María. Lo hizo junto al intendente Juan Pablo Sánchez y el titular de Vialidad provincial, Hugo Naranjo. Como que, Raúl y Lucía, comenzaron a ejercer sus nuevos roles.

El titular del SOEM, Walter Arévalo, firme con su compromiso de defender el bolsillo de sus representados –más de 3.000 municipales-, mantiene su propósito de luchar contra el delictivo cobro del llamado plus médico. Tras declarar que los controles de la OSEP, en los centros asistenciales privados, resultan insuficientes, anunció un paro de actividades por tiempo indeterminado a partir del próximo miércoles, el que puede incluir alguna movilización. El intrépido gremialista, tal cual lo expresa, no se banca que se haya promovido una ley antiplus que, al menos con los municipales, no se cumple. Por ello amenaza con convertir la ciudad en un verdadero caos y levantar la medida a cambio de que se cumpla lo establecido legalmente. Más allá de quienes intervengan en el conflicto que se viene, Arévalo podría pedir a sus afiliados que denuncien a los profesionales que cobran orden y plus al mismo tiempo. Con unos cuanto que sean puestos en vereda, entendemos que esta práctica de estafar a la gente puede, poco a poco, ir desapareciendo.

RECUERDOS. Como todos los jueves, domingos y martes, reservamos el último bloque para comentar hechos ocurridos hace 25 años.
“Así como debe haber un medio para seleccionar a los mejores jueces, debe hacerse también más expeditivo al Jury de Enjuiciamiento para expulsar de la Justicia a los jueces que no sirven”. La frase fue expresada en junio de 1994 por el ministro de la Corte de Justicia, José Ricardo Cáceres, quien permanece en el cargo hasta nuestros días. La severidad que solicitaba en aquellas épocas, al parecer, no se compadece con sus propias conductas. No hablemos de sus fallos, generalmente emparentados con sus simpatías políticas, sino de sus acciones. Recordemos que renunció al cargo de ministro de la Corte para acogerse al plan de jubilados de “pantalones cortos” (lograron el beneficio sin tener los 65 años que, para todos por igual, establece la ley) y volvió a jurar en el mismo cargo nombrado por la misma persona, el exgobernador Castillo. También fue beneficiario de controvertidos fallos para burlar la letra de otro artículo de la Constitución, por lo cual tiene pendiente de resolución un pedido de juicio político que se tratará en los próximos tiempos.


El Esquiú.com

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias