Opinión

“Algo olía y sigue oliendo mal… en la Justicia”

jueves, 2 de julio de 2020 01:24

Por José Alberto Furque

Parafraseando la célebre tragedia de Shakespeare, bien podríamos decir que algo olía y huele mal en la Justicia de Catamarca. Y este olor putrefacto es lo que virtualmente estalló por un video y se difundió exponencialmente a través de las redes, poniendo en el tapete de la consideración pública el nivel de descomposición de la Justicia al que llegamos, en un camino ya sin retorno, porque el mismo Poder Judicial toleró y admitió, al convalidar corporativamente una maniobra pseudolegal, por la cual dos Ministros y el Procurador de la Corte con jubilaciones acordadas, y para violar la Constitución Provincial sortearon el escollo del art. 195,  permitiendo que continuaran indefinidamente en el cargo, y de ese modo, pudieran seguir gozando de las prebendas, y de los inmerecidos abultados sueldos que vienen percibiendo ilegítimamente, con un claro y grosero enriquecimiento indebido. Así también, y esto lo percibe nuestra sociedad, les permitió seguir maniobrando a favor de amigos personales, acomodando parientes y allegados en el Poder Judicial y fallando sistemáticamente en beneficio de ciertos amigos y factores de poder, con total desprecio de la Constitución y de la ley, a tal punto de legalizar confiscaciones y perversas persecuciones, por antipatías personales, como cuando esa “Jueza del más alto Tribunal de la Provincia”  que hizo instalar un ascensor para llegar a la planta alta donde funciona la Corte, sin el menor decoro, preguntó, con motivo de un amparo, a unos de sus amanuenses: “Qué abogado interviene…” Y al responderle, señalando el apellido del Letrado, respondió: “Voto en contra, preparen el voto”, expidiéndose así en disidencia y en abierta contradicción con otro pronunciamiento, en un caso idéntico, que había firmado un tiempo antes.


Esta inquietante línea ética y jurídica configura una corrupción más grave y preocupante para una sociedad democrática y para la república, que las coimas y exacciones ilegales de Magistrados y Funcionarios Públicos, porque hipócritamente engañan con la apariencia de legalidad, cuando en realidad se están pervirtiendo de una manera solapada, continua y permanente las bases del propio sistema, amparándose en la aparente legalidad que proclaman defender.


Lo que trascendió a través del video que se viralizó es una insignificancia frente al daño a la ética pública y a la auténtica legalidad y honestidad en el ejercicio de la más alta Magistratura, que provocó y siguen provocando conductas funcionales, como la de los Sres. José Ricardo Cáceres y Amelia Sesto de Leiva, quienes no pueden seguir siendo Ministros de la Corte.
 Ese grandioso espíritu que fue Henrik Ibsen, en el inolvidable drama “El Enemigo del Pueblo”, pone en boca de su personaje central, el célebre Dr. Stockmann: “Nunca debes creer en los falsos Pilatos, que dicen defender la honestidad, pero que hacen ‘negocio’ con ella, pervirtiendo y socavando la legalidad del sistema en el que viven, usufructuando en forma innoble e hipócrita del mismo”.
 

63%
Satisfacción
0%
Esperanza
25%
Bronca
8%
Tristeza
0%
Incertidumbre
2%
Indiferencia

Comentarios

2/7/2020 | 12:13
#2
No sè cuàl es la sorpresa. ¿Acaso quieren hacer creer a la sociedad que la Justicia es impoluta..?
2/7/2020 | 08:29
#1
SIGAN AGUANTANDO UDS. A CACERES Y CIA.; SON LOS UNICOS RESPONSABLES QUE LA JUSTICIA ESTE ASI.
2/7/2020 | 05:51
#0
ahora se acordo este personaje de todos los que antes eran sus socios del fcys! son todos iguales Son malas personas, tienen mala entraña y no cambian mas... a volver al ostracismo.

Otras Noticias