OPINIÓN

La integración vertical de sectores estratégicos

No se puede pensar un modelo de desarrollo que no incluya un proceso de reindustrialización.
jueves, 6 de agosto de 2020 01:58
jueves, 6 de agosto de 2020 01:58

Claramente, la actividad económica mundial está atravesando un momento muy delicado por los efectos desastrosos que generó la aparición de este nuevo virus. Pero en nuestro país la dificultad es aun mayor, ya que nos encontrábamos con un país en recesión (el PBI del año 2019 disminuyó un 2,1%) y se proyectaba otra caída para este año, que indiscutiblemente se agravará fuertemente, no solo en Argentina sino en el mundo entero, por este cisne negro de gran impacto socioeconómico.
Ante esta fuerte crisis mundial, donde además debe advertirse que casi todos los componentes de la demanda agregada mundial (consumo, inversión, importaciones y exportaciones) están en caída libre, los Estados se han aferrado a incrementar el gasto público para salvar sus economías. Para ello, la mayoría de los países han decidido aplicar políticas monetarias expansivas contracíclicas que les permitan morigerar el efecto negativo que genera esta pandemia. Nuestro país no ha sido la excepción y las decisiones económicas que adoptó buscan evitar que las consecuencias del impacto sean menos nocivas de lo que podrían ser.


Estamos obligados a pensar en la pospandemia y repensar nuestro modelo productivo nacional, necesitamos trabajar fuertemente en la federalización productiva en su conjunto, con las particularidades de cada región y sus respectivas economías regionales. Para ello, las mesas sectoriales regionales planteadas en esta nueva agenda de trabajo deben implementarse rápidamente y ser efectivas en su concreción, ya que pueden ser un instrumento de valor para potenciar nuestras ventajas competitivas. Es decir, identificación de los sectores estratégicos que generen valor agregado para desarrollar la integración vertical con un efectivo apoyo de los gobiernos nacional y provincial.


No sabemos en qué grado van a cambiar las relaciones económicas, pero sí que va a ser un contexto menos globalizado, habrá un cambio profundo en las cadenas de valor mundiales, con relocalización de empresas y una clara tendencia a la regionalización e internacionalización de los procesos productivos. Es ahí donde se pueden observar oportunidades en la identificación de proyectos que generen esa integración vertical de la cadena de valor entre los sectores primarios, secundarios y terciarios de la economía. Para ello es menester orientar el conjunto de herramientas o instrumentos al desarrollo de estas áreas estratégicas y su consecuente efecto multiplicador para el resto de los sectores, donde pensamos a las pequeñas y medianas empresas como los actores centrales en este entramado nacional.


Para llevar a cabo el desarrollo de este modelo nacional, los incentivos serán claves para fortalecer la producción y dinamizar la generación de empleo genuino. Es por ello que las medidas económicas nacionales que se anunciarán, pensando en esta “regionalización productiva”, los incentivos fiscales, laborales y crediticios -anunciados en nuestra provincia- y estímulos futuros que permitan avanzar con estos objetivos, sumado a una constante y efectiva sinergia con el sector privado, serán indudablemente esenciales para este proceso de desarrollo productivo.


Así también, es imperioso el rol del Estado promotor de la actividad productiva a través de un compre nacional inteligente, que no solamente proteja a la industria nacional, sino que, a cambio, controle el cumplimiento de pautas de aumento de productividad y de crecimiento tecnológico. En ese sentido, la asociación estratégica entre la economía productiva y del conocimiento consiste en la construcción de un modelo industrial integrando las cadenas de valor con la incorporación de tecnologías competitivas y capacitación de los recursos humanos para dotar a los factores productivos integrados de un salto de productividad.


Dicha integración vertical de nuestra cadena productiva servirá claramente para resolver uno de los problemas estructurales que tiene la economía argentina, la restricción externa; es decir, la escasez de divisas de nuestro país para satisfacer la constante e importante demanda de diferentes actores económicos para su desarrollo y crecimiento sostenible.


Por consiguiente, a la necesidad de dólares para la producción industrial (importación de insumos y máquinas que no se producen en Argentina) debemos resolverla tanto por la vía de la sustitución de importaciones -logrando que esos bienes finales puedan producirse localmente- como por la generación de valor agregado a nuestra producción primaria, enfocándonos en el desarrollo de nuestra industria de la mano de la ciencia y la tecnología, para que el sector secundario o industrial incremente su participación como generador de esos dólares, exportando productos terminados con valor agregado nacional.


Frente a un escenario como el que estamos atravesando, Argentina no puede esperar un cambio favorable de la economía mundial, por lo tanto, no se puede pensar un modelo de desarrollo que no incluya un proceso de reindustrialización. El desafío es poder avanzar en un esquema de desarrollo de estos clústers estratégicos por sector productivo - industrial e integrarlos verticalmente. Esto supone un Estado capaz de elegir correctamente esos sectores, de intervenir haciendo las inversiones necesarias que generen externalidades positivas para desarrollarlos y estimular por diferentes vías al sector privado para su efectiva realización.
 

Lic. Lisandro Álvarez
Ministro de Industria,
Comercio y Empleo

77%
Satisfacción
0%
Esperanza
11%
Bronca
0%
Tristeza
5%
Incertidumbre
5%
Indiferencia

Comentarios

6/8/2020 | 16:51
#8
muy bueno Lisandro... desde el sector privado apoyamos el esfuerzo y dedicacion que le estas pioniendo a la gestion
6/8/2020 | 11:28
#7
apoyemos señores las ideas de la nueva generacion.. si ya fracasamos como provinicia hace mucho tiempo.. escuchemos lo que nos vienen a traer esta nueva camada por favor
6/8/2020 | 11:24
#6
No entiendo al Suricata, aunque si entiendo el nombre por lo que dice el Licenciado Álvarez sobre la integración vertical, posición en la cual se encuentra esta mangosta africana. No entiendo la integración vertical que sugiere, pero supongo que será industrializar lo que sembramos, cosechamos o extraemos del suelo y le damos valor agregado. La energía que NUNCA PRODUJO EL FRENTE CÍVICO Y SOCIAL y sólo inició el COLGARSE DE LA LÍNEA DE LA RIOJA el ex Gobernador BdM, la continuó Lucía pero la conectó Raúl Jalil en sus primeros meses de gobierno provincial. Ya funciona un Parque de Energía Solar -licitados y construidos durante el macrismo- y ya se vienen los campos de ese tipo en Antofagasta de la Sierra. Otra cosa por ahora, no hay. Pero estoy seguro que si lo habrá al final de este período de 4 años.
6/8/2020 | 10:23
#5
Bueno, para una provincia que hace gala de regalar sus recursos minerales, a precio de escándalo. Que dilapida su riqueza, a cambio de unos pasivos ambientales, incalculables. Que no logra definir su destino colectivo. Que a pesar de su abundancia en recursos renovables, tiene que mendigar, la energía en Buenos Aires, pienso que el ministro le ha descubierto el agujero a la rueda.
6/8/2020 | 10:21
#4
ministro ud sabe que cuenta con nuestro total apoyo como sindicato y creemos en ud por las soluciones que nos dio
6/8/2020 | 10:04
#3
Coincido totalmente, de esa manera sustituiremos importaciones y generaremos mas empleo en nuestra provincia.. hay que cambiar de fondo estas cosas.. muy bueno
6/8/2020 | 09:01
#2
Clarito como el agua.. por lo menos destinemos los recursos a priorizar este plan y veamos como nos va
6/8/2020 | 08:44
#1
El problema central de porque no arranca la provincia es por los energumenos y mamamrrachos que pone jalil en las areas claves. Politiqueria barata pagando favores a los sectores politicos. Hace falta gente que entienda
6/8/2020 | 08:43
#0
Te pagan para hablar y hacer pronosticos desacertados?? No expreses semejante zonzera

Otras Noticias