¿Pueden embargar las cuentas de Bacchiani si él no da las claves?

jueves, 26 de mayo de 2022 01:26
jueves, 26 de mayo de 2022 01:26

En el marco del proceso iniciado por las presuntas estafas de las financieras catamarqueñas, que dejaron un tendal de miles de damnificados, la Justicia de Tucumán ordenó el embargo de todas las cuentas en la billetera para criptomonedas Binance a nombre de Edgar Adhemar Bacchiani, fundador y propietario de Adhemar Capital SRL.

La disposición judicial fue adoptada por la jueza María del Rosario Arias Gómez, a cargo del Juzgado Civil en Documentos y Locaciones I de la ciudad de Tucumán, dando lugar a una medida cautelar de embargo preventivo, y abarca tanto las cuentas que tenga el demandado, como los fondos actuales y futuros que se liquiden.

La medida generó expectativas porque, al margen de la investigación que busca determinar si Bacchiani cometió o no un delito, quienes invirtieron en su empresa lo que quieren es recuperar el dinero, y hasta ahora los fondos no aparecen.

Pero más allá de la decisión, ¿qué tanto puede avanzar la Justicia sobre estas cuentas?

Existen plataformas, como por ejemplo Binance (la más conocida), que se dedica al intercambio de criptomonedas, y allí puede haber registros, así como en cuentas declaradas ante el Banco Central de la República Argentina.

El BCRA tiene un Registro de Billeteras Digitales Interoperables, pero es para quienes operen con ese método a través de bancos.
Muchos tenedores de criptomonedas no están bancarizados en ninguna forma, porque precisamente el gran atractivo de las criptomonedas es que se pueden operar en forma anónima, desregularizada y descentralizada.

En ese caso, por muchos dictámenes judiciales que se emitan, nunca se podría acceder a las cuentas y menos incautarlas, a menos que su propio titular las entregue.

El embargo sobre Bacchiani es el primero que se concreta en el país sobre criptocuentas, y en el mundo hay muy pocos antecedentes, de los cuales pocos prosperaron.

Avanzar sobre criptomonedas es sumamente difícil y, para algunos expertos, imposible. No obstante, a veces sucedió.
En junio de 2017 en Estados Unidos le incautaron más de 30 millones de dólares en criptomonedas a un ciberdelincuente que vendía datos de cuentas de Netflix, HBO, Uber y otras empresas.

En agosto de 2020, el Departamento de Justicia de Estados Unidos confiscó millones de dólares en criptocuentas usadas por organizaciones extremistas, incluso Al Qaeda y el Estado Islámico, para financiar sus operaciones. Se informó que se incautaron millones de dólares, más de 300 cuentas de criptomonedas y cuatro portales. El dinero confiscado fue entregado a un fondo para víctimas de ataques terroristas.

En Enero de este año el Ministerio de Defensa de Israel confiscó 30 billeteras de criptomonedas relacionadas con el ala militar de Hamas, un grupo militante que gobierna la Franja de Gaza. Las billeteras criptográficas están conectadas a 12 cuentas relacionadas con el intercambio que se utiliza para financiar al grupo terrorista. El ala militar de Hamas tenía problemas de dinero en 2019 y solicitó donaciones de Bitcoin. Hamas es considerado un grupo terrorista por la Unión Europea, EE. UU. e Israel.
En febrero 2022, grupos antivacunas de Canadá pedía donaciones en Bitcoin y el Gobierno avanzó con el bloqueo de las billeteras de varias criptomonedas a través de las que hacían los aportes. La Policía Provincial de Ontario y la Real Policía Montada de Canadá en colaboración con el Centro de Análisis de Transacciones e Informes Financieros de Canadá (Fintrac), investigaron las donaciones de criptomonedas que apoyaban las protestas. Se indicó después que sólo habían podido bloquear un mínimo importe.

El mes pasado, Binance comenzó el proceso de bloqueo de las cuentas de los usuarios rusos y congeló varias cuentas criptográficas cuyos propietarios están asociados con el gobierno ruso, en respuesta al ataque a Ucrania.
Pero se vuelve al problema original: no todas las cuentas cripto pasan por Binance o los bancos. Si Edgar Bacchini o cualquier otra persona posee criptomonedas, sólo él tendrá posibilidad de acceder a ese dinero virtual; que nació precisamente para eludir bancos y controles.

Esa característica puede tener fines nobles (como protegerse de una corrida bancaria o crisis como la del 2001), o innobles, como evadir impuestos o incursionar en actividades ilegales.

Comentarios

26/5/2022 | 12:21
#2
El manual de procedimientos que debe adoptar la justicia, para recuperar lo que se pueda, es el seguido por los fiscales del caso Maddoff en Nueva York, la mayor estafa piramidal del mundo.
26/5/2022 | 11:54
#1
Con el permiso domiciliario que le dieron terminó de encriptar y esfumar todo. Preso dos años y después vida de magnate en algún paraíso. Obra maestra de un genio moderno del mal.
26/5/2022 | 03:20
#0
se los digo clarito en dos palabras: IM-POSIBLE

Otras Noticias