En la última semana, 205 nuevos pacientes con coronavirus necesitaron terapia

Córdoba: para conseguir cama de terapia intensiva, ambulancias esperan hasta cinco horas

El riesgo está pasando de naranja a rojo, según referentes de la salud. Hay pacientes que recurren a la Justicia para conseguir internación.
lunes, 12 de octubre de 2020 11:07
lunes, 12 de octubre de 2020 11:07

La demanda de internaciones en la provincia de Córdoba a raíz de la suba exponencial de casos positivos de Covid-19 golpea directamente al sistema de salud y las ambulancias esperan cinco horas en promedio para encontrar una cama de terapia intensiva.

Según consigna La Voz, aunque el mayor porcentaje de ocupación se da en el sector privado, los públicos también sienten la “embestida” de casos. Sucede que la mayoría de los agentes de salud trabajan en ambos lugares. Y el nivel de ausentismo por contagios o por ser contactos estrechos ronda el 30 por ciento en casi todas las instituciones.

El sábado de la semana pasada, un hombre recurrió a la Justicia para conseguir una cama de terapia intensiva. El juez de Control y Faltas número 8, Carlos Romero, ordenó al Ministerio de Salud provincial que ubique en forma urgente al paciente, que había sufrido una descompensación y fiebre después de una operación. Apelando al artículo 6 de la Carta al Ciudadano, Romero recibió la denuncia realizada por un servicio de emergencias privado, durante la madrugada del sábado. Horas después, el paciente –que tenía obra social– fue admitido en el hospital San Roque.

Este apuro viven a diario la mayoría de las ambulancias, con demoras de entre cuatro y seis horas que se prolongan durante la noche. La información fue confirmada por Guido Rausber, miembro de la Cámara de Servicios de Emergencias de Córdoba: “Las ambulancias permanecen paradas mucho tiempo fuera de la clínica, esperando que la cama se libere o que se produzca un alta. En varias ocasiones, hemos tenido que asistir a esos móviles y recargar sus tubos de oxígeno, porque en la espera habían agotado sus reservas”.

La situación hoy se encuentra en un alerta anaranjado, en vías de convertirse en rojo, informó el miembro de la Cámara. Aunque con demoras, los pacientes están siendo ubicados. Pero el problema son los próximos días. El promedio de estadía de un paciente con Covid-19 llega hasta a triplicarse, en comparación con otras patologías. Por eso el riesgo de saturación es mayor en pandemia.

Más bajas por contagios

El ritmo de ocupación de camas críticas sigue creciendo en forma exponencial, a expensas de los pacientes con coronavirus. Hasta el domingo pasado, el total de internados con coronavirus en terapias ascendió a 1332. La cifra representa un aumento del 18 por ciento en relación a la semana anterior, cuando se registraban 1127 internados. Y de un 236 por ciento, en comparación con el mes anterior, cuando había 396 personas en camas críticas con diagnóstico positivo. 

En siete días, 205 nuevos pacientes con Sars-Cov-2 requirieron una cama de terapia. Y en un mes, el incremento fue de 936 personas. 

Con las bajas por contagios o contactos estrechos entre agentes de salud, el porcentaje de ocupación de camas críticas es una cifra cada vez más imprecisa. Es que, como asegura Néstor Jaimovich –propietario de la Clínica Vélez Sársfield–, “vos podés tener muchas camas, pero necesitás recurso humano para atenderlos. Hoy el nivel de ausentismo en el sector salud ronda el 30 por ciento. Por eso muchas unidades permanecen inoperativas”.

En la misma línea, Rausber indicó que los servicios de emergencias no tienen hoy problemas de flota ni demoras en la atención domiciliaria. Pero sí a la hora de ubicar un “código rojo” o de completar los staffs, ya que los agentes se contagian como cualquier ciudadano. Y puso un ejemplo: “No puedo tener a una persona intubada en una ambulancia durante seis horas, porque los móviles están diseñados para contener y en 20 minutos, máximo una hora, derivar a una guardia o internado, que cuentan con más tecnología”.

El porcentaje de ocupación es mayor en clínicas y sanatorios privado, pero también los hospitales públicos hacen malabares para aceptar nuevos ingresos. Según del Ministerio de Salud provincial, el lunes 5 de octubre, había 833 internados graves con coronavirus en el sector privado. Un 88 por ciento de la ocupación, en el mejor de los escenarios, contando las 948 unidades intensivas, intermedias y coronarias que tiene ese sector. Estas últimas, aunque están destinadas a patologías cardíacas, eventualmente pueden usarse para atender pacientes con Sars-Cov-2.

Pero como explican los referentes, cada vez son más las bajas de agentes sanitarios. Y por lo tanto, mayor el número de camas que permanecen inoperativas. “Si hay 10 camas pero 20 enfermos, no se puede hacer magia”, ejemplifica Juan Gras, presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de Córdoba (Aclisa).

Gras aclara que –debido a la alta demanda– los protocolos de aislamiento están bajando sus niveles de seguridad. Por ejemplo, un agente de salud que ha sido contacto estrecho permanece aislado durante 10 días en lugar de 14. Y regresa si no tiene síntomas, previo hisopado negativo. Y los pacientes sospechosos pueden ubicarse en camas contiguas y no con una de por medio, como exigía la disposición anterior. “Nosotros aún no lo implementamos, pero nos estamos preparando”, indicó el referente.

La mayoría de las cirugías programadas en adultos se pospusieron.

Con información de La Voz.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
75%
Tristeza
25%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

12/10/2020 | 17:28
#0
Pero en Córdoba estamos demostrando que somos machos y nos bancamos el Coronavirus....

Otras Noticias