SALTA

Escándalo en un convento de Salta: No dejaban salir a una monja y tuvo que ser rescatada

La policía de Salta rescató a la mujer, oriunda de Mendoza, que manifestó su deseo de retirarse y fue trasladada a un lugar seguro.
jueves, 22 de diciembre de 2022 12:29
jueves, 22 de diciembre de 2022 12:29

Tras una denuncia por privación ilegítima de la libertad en el convento San Bernardo de la ciudad de Salta, el fiscal penal 2, Ramiro Ramos Ossorio, ordenó el allanamiento e ingreso al predio para retirar del lugar a la mujer damnificada.

Las actuaciones se iniciaron a partir de la iniciativa de una monja perteneciente al claustro, quien manifestó a sus familiares, oriundos de Mendoza, que, por problemas de salud, quería abandonar el Convento, pero se le rechazaba el pedido.

Según consta en las actuaciones, a inicios de diciembre y en un primer acercamiento, las autoridades religiosas manifestaron que debían disponer de la autorización proveniente del Vaticano, sin embargo, cuando esta documentación estuvo disponible, le siguieron negando la posibilidad de retirarse.

La situación llegó al punto tal en el que desde la institución se le prohibió además el contacto con los familiares de la mujer.

Ante tal situación, el martes de esta semana, desde la Fiscalía se dio la directiva a la Policía de entrevistarse con las autoridades del Convento, pero no fueron recibidos. Esto motivó que el fiscal Ramos Ossorio enviara el miércoles a auxiliares fiscales a intentar el cometido, pero también fue rechazado, sin posibilidad de ingreso al lugar para notificación.

Con los elementos de convicción reunidos, el fiscal solicitó al Juzgado de Garantías en turno, orden de allanamiento para el predio. Con la intervención de la fuerza pública y la colaboración de Bomberos, se logró ingresar al edificio sin forzar el acceso.

Una vez en el interior, se pudo entrevistar a la mujer damnificada, quien ratificó su intención de retirarse del lugar, por lo que fue trasladada a un lugar seguro.

El Fiscal explicó que las actuaciones continúan su trámite y que dispuso el cumplimiento de numerosas medidas tendientes al esclarecimiento del hecho denunciado.

Grave denuncia

La denuncia por lo ocurrido con una monja que está desde 1991 en el Convento San Bernardo es grave. Se investigan delitos de coacción, reducción a la servidumbre y privación ilegítima de la libertad. El lunes, Sandra Díaz, hermana de la monja damnificada, hizo la denuncia.

Sandra llegó desde Mendoza el 2 del corriente mes y hasta ayer desde el Convento le decían que su hermana saldría en cualquier momento. Eso nunca ocurrió hasta la intervención de la Justicia.

De acuerdo a la información que publicó el medio local Cuarto Poder, la ex monja de clausura tomó dicha decisión a raíz de una grave enfermedad que la está aquejando.

Comentarios