tucumán

Insólito: asaltaron a un ciclista, lo auxiliaron y luego le ofrecieron recuperar su celular

sábado, 5 de septiembre de 2020 10:41
sábado, 5 de septiembre de 2020 10:41

"No sólo recibí el apoyo de otros bikers, sino de distintos sectores porque es evidente que todos están sufriendo la inseguridad por igual. Acá no se trata de un determinado grupo, se trata de que no estamos protegidos”, señaló Sergio Jaime, productor de seguros que sufrió un insólito hecho. Él envió a diferentes grupos audios contando la experiencia que había vivido. Los mensajes fueron rápidamente viralizados por WhatsApp generaron preocupación entre los que practican este deporte.

- ¿Cómo fue su caso?

- El jueves, cerca de las 14, transitaba en bicicleta por la ruta que conduce a San Javier. Antes de llegar al puente del río Muerto, dos personas que iban en moto, se pusieron a la par y me empujaron. Caí pesadamente al suelo y sufrí algunos golpes. Mientras trataba de reincorporarme, uno de ellos se bajó del rodado y me sacó el celular que llevaba en el bolsillo de la remera. No pude hacer nada porque estaba muy golpeado.

- ¿Le llevaron la bicicleta?

- No. Pero creo que no lo hicieron porque por el golpe se quebró el manubrio de carbono y la llanta del mismo material.

- ¿Qué pasó después?

- Después de quedarse con mi teléfono escaparon a toda velocidad. Me quedé parado sin saber qué hacer. De pronto aparecieron dos chicos en una moto más pequeña y ofrecieron ayudarme. Uno se quedó en el lugar y me llevaron en la moto hasta mi casa. Nunca pensé lo que ocurriría después.

- ¿Qué sucedió?

- Me cambié y fui a comprarme otro celular porque por mi trabajo es vital. Solucioné ese problema y volví a casa. Cuando llegué, me encontré con el chico que me había llevado a casa. No entendía nada.

- ¿Con qué intenciones?

- Me dijo que una tía había comprado un celular a unos chicos en la Plaza Vieja. Que cuando él se enteró y lo vio se había dado cuenta que era el que me había robado. Me dijo que él lo traía para devolvérmelo, que sólo pretendía que le pagara los $2.000 que había gastado su pariente.

- ¿Y qué hizo?

- Le dije que no porque acababa de comprarme otro. Después me puse a pensar que él sabía dónde vivía y que realmente era un peligro.

- ¿Realizó la denuncia en la Policía?

- No. ¿Para qué? Consideré que sería una pérdida de tiempo. Es lamentable, pero todo el mundo piensa lo mismo. Además, temo por las represalias que puede sufrir toda mi familia. Si, aparentemente, los delincuentes saben dónde vivo.

- ¿Cuál es su sensación con todo lo que está pasando?

- Que este tipo de casos se están dando a lo largo y a lo ancho de la provincia. Que no son sólo los ciclistas, sino los trabajadores, los que esperan un colectivo o los que andan en la calle tratando de ganarse la vida.

- ¿Cómo se siente?

- Mal, muy mal. Una persona de bien tiene muchísimos problemas para circular, y los que roban, andan como si nada por cualquier parte de la provincia.

7%
Satisfacción
5%
Esperanza
77%
Bronca
10%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias